Centenario Joselito

lunes, 24 de mayo de 2021

VISTALEGRE: AGGIORNAMENTO SIN ÉPICA

Escasos espectadores, poquísimos aficionados, toros del montón, faenas de sentimiento, altos precios, cuidada escenografía, cómodos asientos y accesos, gélido ambiente, ruina económica, sensación de fracaso. Motivos todos de reflexión que deberían ser analizados por quien corresponda y que indican que las corridas del futuro inmediato, no van a ser continuidad del ambiente pre pandemia.

Diego Urdiales recibió de capote a su primero con una templada
y continuada serie de, nada menos que, 9 verónicas rematadas con dos medias,
empezó junto a tablas y acabó en la boca de riego
Torería clásica

Como aficionado, señalar que el toreo de sentimiento se ha apoderado del escenario, los momentos de Urdiales, Aguado, Ortega y Morante han acaparado los comentarios y parabienes, los toros han sido prácticamente intercambiables unas corridas por otras, todos bien presentados, desprovistos de poder, adheridos al monopuyazo, bien lidiados, de los que se han aprovechado sus nobles embestidas y despreciado las complicadas. Salvan las crónicas, derretidas de almíbar a Ureña y Luque, y puedo dar fe de Román con los de Adolfo Martín. Tragar el paquetón de la embestida corta y el tornillazo final, aguantar los pies quietos y sacar los pases que el toro no quiere entregar, obligándole a someterse a la decisión del matador, lo hizo Román, pero la feria se recordará por los detalles del toreo de gusto del que alcancé a ver a Urdiales soberbio en su recibo al primer toro y entregado en una serie de derechazos dando el pecho a su segundo, dentro de una actuación de serenidad, belleza y clasicismo.

Román intentó torcer la voluntad del toro y solucionar sus problemas,
para meterlo en la muleta y sacar meritorias faenas

El camino de la lírica, del toreo rematado, jugando la cintura, las muñecas, de vertical compostura y naturalidad exquisita, que por momentos han protagonizado Ortega, Aguado, Morante y Urdiales, ha copado los titulares, al tiempo que las noticias han hecho abstracción de los toros, pues se necesita un toro más colaborador que fiero para estas faenas, que instaladas en el asombro excluyen el arrebato. Se buscan los momentos de inspiración y el toro que los permita, ensalzando esa calidad que solo posibilita la colaboración del animal. Colaboración, no se equivoque nadie, que no excluye el riesgo. Si me permito recordar el 30 aniversario del gran año de César Rincón, creo que se entenderá mejor la diferencia entre la lírica que tanto se ha cantado en esta feria, con la épica que llenaba el sentimiento a borbotones de las faenas de Rincón en Las Ventas.

Juan Ortega torea con sentimiento,
quiebra la cintura, lleva al toro detrás de la cadera, juega la muñeca

Planteada al estilo de una feria de capital de provincia con gran profusión de figuras, toros de ganaderías de “garantía” aunque cinqueños, los carteles han atraído a un público escaso y a un pequeño grupo de aficionados, cosechando no sólo lo que parece una ruina económica, sino una mala imagen del apego por la corrida de toros.

Pablo Aguado, la gracia que derrama la naturalidad

Las innegables mejoras de comodidad y puesta al día, un tímido aggiornamento, que han sustituido las apreturas venteñas y las tumultuosas tertulias de la salida, por espaciosas terrazas y rápidas vueltas a casa, no han convocado interesadas minorías, ni masivos públicos, con la señalada excepción de Roca Rey, que aún así no ha llenado los menguados tendidos. La pandemia ha tenido su parte, igual que los altos precios, pero se necesita algo más que unos carteles de figuras para llenar las plazas. Es imprescindible, para la supervivencia del negocio, para el mantenimiento de la industria taurina, para la subsistencia de los profesionales, enraizar los toros en la sociedad y eso, más pronto que tarde, lo tendrá que hacer el sector taurino en su conjunto y no por medio de guerrillas individuales, y sería bueno que los aficionados tuviéramos voz en ese cambio, pues los aficionados que disfrutamos con la lírica, sabemos que la grandeza de la corrida de toros está en la épica y que es la unión de las dos la que posibilita la aparición de la belleza, única justificación de la supervivencia de la corrida de toros en esta sociedad, que se pretende moderna y camina hacia la anodina uniformidad.

Paco Ureña toreando al natural con exposición

Derechazo de Diego Urdiales con la pierna contraria adelantada

El majestuoso toro de Vistalegre

Fotos de Andrew Moore

miércoles, 7 de abril de 2021

ERNESTO PASTOR, LA GRANDEZA DE LO IMPOSIBLE

 La historia del toreo está llena de héroes románticos, a menudo olvidados entre los éxitos y las tragedias de sus protagonistas principales. Una historia de anhelos incumplidos, sueños fracasados y muertes prematuras, que engrandecen la visión heroica del toreo.

Ernesto Pastor fue un torero nacido en Puerto Rico, cuando aún era territorio de España y que se formó taurinamente en México, en la escuela del célebre Saturnino Frutos “Ojitos”, por la que también pasaron los grandes Fermín Espinosa “Armillita” y Rodolfo Gaona.

Vino a España en la edad de oro del toreo, donde despuntó como novillero y llegó a tomar la alternativa de José Gómez Ortega “Gallito” en 1919, en la plaza de toros de Oviedo.

Al año siguiente, estando todavía en sus primeros pasos como matador, el toro Bellotero del  Marqués de Villagodio, en la plaza de Madrid, dio al traste con su incipiente carrera y con su vida.

Portada del libro de Rafael Gómez y Juan Salazar

Rafael Gómez, aficionado cordobés residente en Puerto Rico y el estudioso Juan Salazar, recopilador de historias de la tauromaquia, han editado el interesante libro “La grandeza de lo imposible” donde a través del rescate de la memoria de Ernesto Pastor, despliegan un fresco donde muestran la vertiente más romántica y apasionada de la fiesta de los toros.

Un video cuenta en primera persona, la experiencia y la vida del torero a través de diferentes fotos de la época, que permiten fijar la imagen de su historia a través del sepia de las instantáneas.

https://youtu.be/DgmiTyrUYp0

miércoles, 27 de enero de 2021

LXIV CICLO DE CONFERENCIAS DE LA PEÑA TAURINA "LOS DE JOSÉ Y JUAN"

 

CARTA DEL PRESIDENTE

Queridos todos

La Peña Taurina “Los de Jose y Juan” organiza este año 2021 su LXIV Ciclo de Conferencias. Lo hacemos, porque a pesar de las dificultades y complicaciones de todo tipo que el maldito coronavirus nos ha impuesto, creemos que los aficionados debemos mantener nuestra defensa de las corridas de toros como parte importante e inseparable de nuestra cultura.

Hemos aprovechado los condicionantes que la pandemia nos genera para reinventar nuestro formato de conferencias. Ampliamos nuestro abanico de ponentes y asistentes que estaba restringido a quienes pudieran asistir en las mañanas de los sábados a la sala Antonio Bienvenida, en nuestra querida Plaza de toros de Las Ventas, a todo el planeta taurino, a los ocho países de la tauromaquia y a los aficionados de todo el mundo.

Para ello las conferencias se realizarán telemáticamente, a través de Zoom para que todos se puedan conectar desde cualquier parte, y tendrán lugar todos los lunes de febrero a las 19,00 horas (hora de Madrid), que es un horario compatible con los aficionados europeos y americanos. El video se colgará posteriormente en el blog de la Peña.

El formato de las conferencias será el de mesas redondas, acerca de un aspecto concreto del papel de los aficionados, con cuatro participantes, uno de los cuales hará de coordinador. Las intervenciones serán breves para dar paso al coloquio, en el que podrán participar los aficionados que estén conectados. Habrá ponentes de España, Francia, Portugal, México, Perú, Venezuela y Puerto Rico, cuya participación habría sido prácticamente imposible con el formato tradicional.

El papel que los aficionados jugamos en la defensa y difusión de la tauromaquia, nuestros motivos, anhelos y esperanzas, nuestros derechos frente a las tentativas prohibicionistas y nuestras opiniones acerca de la organización, interés y brillantez del espectáculo, serán los temas que se traten. Prácticamente los mismos, que estaban en discusión hace cien años, cuando Juan Belmonte ocupaba la cúspide del toreo que había dejado Joselito tras su muerte en Talavera de la Reina. Aunque los grandes temas sean los mismos, las situaciones concretas son bien diferentes y piden reflexiones y respuestas distintas. 

Os convoco a todos a esta participación, en el convencimiento de que la tauromaquia tiene valores universales positivos, que debe difundir para contribuir a la mejora de la sociedad de nuestros días.

Andrés de Miguel

Presidente

martes, 24 de noviembre de 2020

EDITORIAL DEL NÚMERO EXTRA DE LA REVISTA TOROS DEDICADO AL CENTENARIO JOSELITO

 

La revista TOROS editada en Nîmes, decana internacional de la prensa taurina, ha dedicado su número extra de noviembre al Centenario Joselito.

Quiero agradecer a la revista TOROS y especialmente a los amigos Francis Fabre, director de la revista y Joel Bartolotti, director anterior y autor de una biografía de Gallito, la amabilidad de cederme el editorial de este número, que he tenido la enorme satisfacción y honor de escribir y que transcribo a continuación.

Revista TOROS nº 2.131-2.132 
Extra de noviembre 2020 dedicado a Gallito
Portada de Luis Francisco Esplá


CENTENARIO JOSELITO, UNA CONMEMORACIÓN NECESARIA

La conmemoración del centenario de la muerte de José Gómez Ortega, “Gallito” en los carteles y Joselito en la sociedad y la prensa de la época, ha estado marcada, como tantas otras actividades sociales, por la crisis del maldito coronavirus, que no ha permitido desarrollar muchas de las iniciativas previstas, aunque su lanzamiento hacía prever una gran aceptación en el ámbito taurino y se entrevió la posibilidad cierta de traspasar, el cada vez más reducido mundo de los toros.

Un grupo de autodenominados gallistas, nos lanzamos, el pasado verano, a difundir el centenario, cuya presentación se realizó en los coloquios que el Club Cocherito de Bilbao realiza durante la Semana Grande. La idea funcionó a modo de bola de nieve y fue recogiendo aportaciones de numerosos aficionados, que en muchos casos mantenían el recuerdo de quien fue llamado “el rey de los toreros”, además de encontrar una gran receptividad en empresas taurinas, instituciones públicas que en muchos casos tenían prevista la realización de algún tipo de actos e incluso toreros y ganaderos siempre dispuestos a participar en actos de aficionados. Los medios de comunicación taurinos acogieron el centenario como propio y se multiplicaron los artículos, reseñas y programas en prensa escrita, radio y TV, tanto en la televisión pública de España (Tendido Cero) como en el canal privado Toros.

El objetivo de la conmemoración era tanto el recuerdo y homenaje al gran torero que protagonizó junto con Juan Belmonte la llamada Edad de oro del toreo, como la búsqueda de espacios para la tauromaquia en la sociedad actual, a través de la recuperación del orgullo de quien, además de ser un gran renovador de las formas y estructuras del toreo, fue un personaje de gran relevancia social. Recuperar la memoria de Joselito, era en gran medida recuperar el orgullo de pertenecer al mundo de los toros. Un mundo plagado de virtudes y vicios, pero que en esencia defiende una concepción de la relación entre la naturaleza y la cultura, que es respetuosa con el medio ambiente, con los animales y su función social y que lleva al hombre a poner en riesgo su integridad para la realización de un espectáculo que, en sus expresiones más nobles, deviene en rito laico y creación artística.



Páginas de la revista TOROS
 con el editorial escrito en español y francés 
y el logo del Centenario Joselito realizado por Jerome Pradet

La iniciativa del Centenario caló en aficionados de todo el mundo taurino y cristalizó con la creación del bello logo que diseñó el gran artista francés Jerome Pradet y que, con gran generosidad, puso a disposición de quienes quisieran utilizarlo como signo de su adhesión al recuerdo de Gallito.

La presentación de la Agenda Taurina 2020 con cinco enjundiosos artículos dedicados a Joselito removió el interés y el LXIII Ciclo de conferencias de la Peña Taurina “Los de José y Juan”, con primeros espadas, entre ellos el anterior director de esta revista Joel Bartolotti, grandes conocedores y tratadistas de la historia, la técnica, el recuerdo e incluso la personalidad de Joselito, tuvo una gran repercusión.

Ahí, bruscamente se cortó la conmemoración. Los carteles de las primeras corridas de Madrid y de las Fallas de Valencia se editaron con el logo del Centenario, pero las corridas no llegaron a celebrarse. Actos, coloquios, presentaciones de revistas, numerosas corridas anunciadas con el logo, se suspendieron. Solo Valdemorillo en el mes de febrero celebró la feria en cuyo anuncio figuraba.

Numerosas publicaciones han centrado, como tenían previsto, sus artículos en el centenario, recogiendo interesantes análisis y numerosos hechos biográficos, empezando por TOROS que dedica este número al Centenario, tras abrir el fuego con el editorial del número de enero dando la bienvenida a L’Année Gallito. Se ha reeditado la magnífica biografía  de Paco Aguado. El año próximo, probablemente, se recuperarán los actos oficiales programados, tanto en Sevilla por la Hermandad de la Macarena que levantará una estatua de Joselito en Sevilla, como en Madrid con las exposiciones en Las Ventas. Más difícil será culminar el movimiento de lo que empezó a ser una “ola gallista”, que buscaba contribuir a recuperar socialmente la satisfacción de ser aficionado a través del recuerdo de la figura de Joselito.

El mundo de la tauromaquia, como el resto de la sociedad, se ha encontrado con un gran obstáculo de dimensiones desconocidas y de final incierto, en este año que se conmemoraba el centenario de la muerte de Joselito. Sería interesante y necesario que se utilizara este momento de crisis y parón, para repensar la deficiente organización y la menguante proyección de la tauromaquia actual.

El cierre del centenario de Joselito, que soñábamos que fuera una gran fiesta en la que nos felicitáramos por su repercusión social, debía ser un resumen de actos y recuerdos, pero lejos de lamentarnos, debemos convertirlo en un acto de esperanza en el futuro. Un futuro en el que la necesaria reorganización de los espectáculos taurinos y su proyección social, no se base solamente en las opiniones de los profesionales, sino tenga en cuenta también, las opiniones de los aficionados, “profesionales de la taquilla” a la que acudimos con harta frecuencia.

La figura histórica de Joselito puede ser una gran referencia, tanto por su trayectoria en los ruedos, tan diferente de las actuales, su compromiso con su profesión, a la que dedicó toda su vida y sus energías y sus aportaciones para la renovación y desarrollo del espectáculo y su difusión social. El ejemplo y análisis de su trayectoria vital y profesional y no la mera necrología, era el objetivo de la conmemoración y, por tanto, sigue vigente.

VIVA GALLITO.

 

Andrés de Miguel

Presidente de la Peña Taurina “Los de José y Juan”

jueves, 9 de julio de 2020

RIAZA EN LA REVISTA TOROS (NIMES)

Mi amigo Didier Claisse, ha publicado en el número 2.123 correspondiente al mes de julio de la revista TOROS, editada en Nimes y decana internacional de la prensa taurina, un artículo dedicado a Riaza, dentro de una serie dedicada a las ciudades taurinas.

La traducción es mía y sobre ella debe caer la culpa de los posibles errores.

Portada del nº 2.123 de la revista TOROS
Fotografía de Carmen Baudín
 

 

RIAZA

Didier Claisse

 

La historia que se cuenta a continuación no es banal y merece la pena darla a conocer. Es la de una recuperación, de una aventura llevada a cabo entre 2015 y 2019 que ha conseguido la mutación de una feria hacia la seriedad del ganado, la búsqueda de la casta y el respeto del tercio de varas.

Riaza es un pueblo de 2.100 habitantes en el este de la provincia de Segovia, una veintena de kilómetros después de pasar el puerto de Somosierra yendo desde Madrid. A una altura de 1.200 metros en el piedemonte de la Sierra de Ayllón, Riaza es desde hace tiempo, un pueblo de veraneo frecuentado por los madrileños. Nacida durante la reconquista, nació del repoblamiento de tierras conquistadas a los musulmanes al principio del siglo XII. La explotación forestal, la ganadería y un yacimiento de hierro favorecieron el desarrollo del enclave. En 1139, está integrado en el dominio eclesiástico por donación real y adquiere rápidamente el título de “villa”. En 1430, pasa a manos de la nobleza y finalmente la Constitución de Cádiz (“La Pepa” de 1812)  la hará dominio público.

Como es habitual en Castilla, la afición local está profundamente arraigada desde hace tiempo. Entre los vecinos hay numerosos corredores de encierros, algunos de ellos habituales en Pamplona. El recordado Víctor Barrio nació en Grajera a quince kilómetros de Riaza y fue una referencia en las actividades taurinas locales y habitual de los carteles de su feria. Las fiestas se celebran en septiembre, bajo la advocación de Nuestra Señora del Manto, patrona del pueblo (el día 8) y de la Virgen de Hontanares los dos domingos siguientes. Los toros ocupan toda la semana entre estos dos domingos. En una feria tipo (como la de 2019), se celebraron un festejo del Concurso Nacional de Recortadores, una novillada de rejones, clases prácticas para becerristas de las escuelas taurinas de Madrid y Salamanca, una becerrada para la peñas locales, abiertas a la participación foránea y finalmente el plato fuerte de las fiestas con la novillada picada y la corrida de toros que cierra el ciclo de fiestas. Todo con lleno en los tendidos. Es preciso añadir que los novillos y toros de las corridas son conducidos al corral en sendos encierros por las calles del pueblo. Estos encierros han sido declarados “Espectáculo Taurino Tradicional de Castilla y León” en 2008.


El artículo y las fotografías publicadas en la revista

Al igual que en Chinchón, desde hace decenios, los espectáculos tienen lugar en la Plaza Mayor, de forma oval, rodeada de casas con soportales, con el Ayuntamiento situado al oeste, cuyo balcón principal sirve de palco presidencial. Aún se pueden ver los hoyos destinados al montaje de la antigua plaza portátil, aunque la farola existente en el mismo centro de la plaza y que complicaba un poco la lidia desapareció en 1960. En 1994 fue inaugurada una nueva plaza portátil hecha a medida y con capacidad para 2.500 espectadores, propiedad del Ayuntamiento.

Hasta 2014, las cosas estaban en la línea habitual de la organización de la tauromaquia, gestionadas por la alcaldía, que delegaba en un organizador externo. El problema sobrevino en 2012 cuando este empresario desapareció con la caja en mitad de la feria, dejando una montaña de impagados y obligando al ayuntamiento a improvisar y contratar toreros distintos de los anunciados. El año siguiente, la feria estuvo a punto de suspenderse, porque los toreros anunciados se declararon en huelga exigiendo el pago de las deudas antes del paseíllo. En 2014, la calma previa a la tormenta, pues estas peripecias provocaron una sana reacción. No hubo un mago milagroso, solamente hombres y mujeres de buena voluntad y especialmente la conjunción de varias energías. La primera, la “Peña Taurina de Riaza” formada por aficionados serios con la infatigable actividad de su presidente José Miguel Gil, presidente también de los veterinarios taurinos de Segovia. La segunda, nuestro amigo Andrés de Miguel, actual presidente de la peña madrileña “Los de José y Juan” y socio de la de Riaza donde tiene una segunda residencia. A partir de 2015, subirá varias veces al palco como asesor presidencial y dará a conocer esta historia a través de su blog. Finalmente, la última pero no la menos importante, la alcaldesa Andrea Rico Berzal (PSOE) elegida en 2015, gran aficionada y de firme carácter. Estas tres voluntades confluyeron al tiempo que se creaba una nueva asociación “Toro de los mozos” para los espectáculos de aficionados.

En 2015 se forma un grupo presidido por la alcaldesa que va a elegir toros y novillos al Campo Charro (Torrealba). El resultado no fue extraordinario a pesar de la técnica desplegada por Juan del Álamo y el compromiso de Joselito Adame y Víctor Barrio quienes salieron a hombros. Pero en 2016 cambian las tornas con una soberbia corrida de José Escolar (Aguilar, Lamelas, Román) y una novillada de Baltasar Ibán (lidiada en homenaje a Víctor Barrio muerto en Julio en la plaza de toros de Teruel). De manera inhabitual, los doce bichos reseñados en el campo en mayo, fueron los lidiados en septiembre. Además, una reunión previa a las corridas con los matadores y sus cuadrillas, de Andrés de Miguel y el presidente de las corridas, contribuyó a recuperar la seriedad y la emoción del tercio de varas. Para 2017, repetición de la novillada de Baltasar Ibán y corrida de Cebada Gago (Chacón, Vicente, Moral). En 2018, novillada de La Quinta y corrida de José Escolar (Bolívar, Cortés, Leal). En 2019 las elecciones municipales devolvieron a la alcaldía al anterior regidor Benjamín Cerezo Hernández (PP) y la cuestión estribaba en saber si se seguiría la línea iniciada. Así fue con La Quinta que repitió en la novillada y Valdellán para la corrida.

He aquí como cuatro años de gestión sana y motivada han conseguido hacer de Riaza una referencia en el mapa de la tauromaquia seria y torista. No me queda espacio para seguir hablando de las jornadas y conferencias de la peña, de las once varas en un sola tarde (en plaza de 3ª categoría) o de la riqueza del patrimonio del lugar. ¡Id a Riaza!


jueves, 18 de junio de 2020

EL CLUB TAURINO OF LONDON CON EL CENTENARIO DE JOSELITO

El Club Taurino of London ha dedicado el nº 254 de su revista LA DIVISA, la más importante publicación periódica taurina en inglés, a un homenaje a José Gómez Ortega “Gallito” en los carteles y “Joselito” en la sociedad y la prensa de su época.

Este año 2020 que iba a estar cuajado de conmemoraciones de Joselito, ha quedado truncado por el maldito coronavirus, pero los aficionados siguen, seguimos, manteniendo el recuerdo del homenaje al rey de los toreros. Los aficionados británicos han participado con esta espléndida publicación, en la que han tenido la gentileza de publicar un artículo mío, con los motivos de dicha conmemoración.

Magnífica foto para la portada del número de abril-mayo 2020 de LA DIVISA,
recuperada de la revista NUEVO MUNDO de 21 de mayo de 1920

También sobre Joselito hay artículos de Bill Lyon, Roy Gittings, un recuerdo de Pepe Alameda, Joe Ortiz, editor de LA DIVISA, Tristan Wood y una magnífica selección gráfica de Jacob Plieth, se unen a los artículos y fotografías sobre temas de actualidad o recuerdos de Mark Rayner, presidente del Club, Andrew Moore, Jim Verner, Ivan Moseley, Peter Bell, Richard Gilroy, Félix Sánchez del Río y el mentado Jacob Plieth.

En estos difíciles momentos para la tauromaquia, la presencia y participación de los aficionados británicos con esta publicación de alta calidad, da motivos de esperanza para el futuro, en la universalidad de la corrida de toros.



Copia del artículo de LA DIVISA,
traducido por Joe Ortiz




sábado, 16 de mayo de 2020

EL TORERO CLÁSICO

El día que se cumple el centenario de la muerte ne Talvera de la Reina de José Gómez Ortega "Gallito", recupero un artículo publicado en mi columna diaria, durante la feria de San Isidro en los años 90, en el periódico DIARIO 16, en homenaje y recuerdo a Joselito el 16 de mayo de 1996.
Logotipo creado para la conmemoración del 
CENTENARIO JOSELITO, por Jerome Pradet

EL TORERO CLÁSICO

Impresionante el silencio, ese minuto corto, con la plaza puesta en pie para recordar el 76 aniversario de la muerte en Talavera de José Gómez Ortega, Gallito V, que pasó a la historia como Joselito, a quien se recuerda como el torero más completo, origen y justificación de la fiesta. Hay bastante testimonio gráfico y cinematográfico del toreo de Joselito en el que se ve la inspiración de su arte, siempre haciendo girar el toro a su alrededor, para romperle. Más difícil que entender su toreo parece que sería comprender cómo eran los toros que se toreaban en la época. No es fácil calibrar desde la perspectiva de los años 90 y el toro actual, la frase de Joselito: "Al toro hay que darle leña desde que sale de chiqueros".
Ahora que parecen dominar quienes quieren hacemos creer que el toro debe ser un dócil colaborador al que hay que molestar lo menos posible, no es fácil entender en los videos la casta de los toros de antes del peto en los caballos y la necesidad de ir rompiendo al toro para acortar las distancias con él y doblegarlo para conseguir meter la espada.
En fin, historias de diferente interpretación según el gusto y criterio de la época. Como bien dice el profesor Fontana, la historia se suele escribir para justificar el presente, no para entender el pasado. Miguel Rodríguez se unió al homenaje a Joselito el Gallo, llevando al toro hasta el caballo galleando. Precisamente a un toro de la estirpe de Graciliano Pérez Tabernero, que ha pasado a la pequeña historia de los toros como la vacada de 'Corchaito', el toro al que se le hizo la primera faena propiamente moderna, en la que Chicuelo le dio en el centro del anillo de la plaza de la calle de Alcalá hasta treinta y cinco naturales en varias series con la mano izquierda. De Joselito hasta la faena a 'Corchaito' el toreo pasó del clasicismo a la modernidad.

Artículo publicado en DIARIO 16, el 17 de mayo de 1996

Recorte con la columna original de DIARIO 16