lunes, 28 de octubre de 2019

LA GESTIÓN DE PLAZA 1 EN LAS VENTAS, MARCA UNA EVOLUCIÓN. NACHO LLORET EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Para Nacho Lloret, gerente de Plaza 1, el adjetivo más adecuado para definir las tres temporadas al frente de la plaza de toros de Las Ventas, es Evolución. Dice ser consciente de las dudas planteadas en amplios sectores de la afición y del propio negocio de la tauromaquia, cuando Simon Casas gana el concurso de adjudicación de la gestión de Las Ventas y cree que en estas tres temporadas se ha afianzado una evolución, respetuosa con lo anterior y diferente respecto a ello.
Nacho Lloret, gerente de Plaza 1 en la Tertulia de Jordán

El bombo de los sorteos para la feria de San Isidro fue una manera que, aunque paradójicamente pueda parecer una dejación de responsabilidades dejando a un relativo azar la confección de los carteles, sirvió para poder realizar unas combinaciones alejadas de las presiones y costumbres del negocio habitual de la tauromaquia. Lo describe como un experimento arriesgado que puedo haber generado conflictos, que finalmente no fueron tales, debido tanto a la aceptación de numerosos toreros que tienen el interés de la afición de Madrid, como al éxito de una feria y una temporada interesante y brillante.
Su charla que es reposada,
deja traslucir firmeza en sus ideas

Aunque no considera que el bombo total sea una opción realista, no descarta seguir estudiando fórmulas que lo incluyan, para la realización de los carteles de la próxima feria de San Isidro.
Hombre de hablar pausado y tranquilo, deja ver su carácter firme, siempre atento a la conversación aunque no deje de controlar los numerosos mensajes que le llegan por el teléfono y el reloj. Aficionado que perteneció a la directiva de la Asociación El Toro de Madrid, conoce el mundo y los gustos y opiniones de los aficionados, lo que quizá le sirva para huir de los conflictos y buscar vías de arreglo más que de enfrentamientos.
En el burladero de Las Ventas,
la pasada feria de San Isidro

No pone en cuestión la estructura actual de la tauromaquia, aunque afirma los problemas que genera que con el caché actual, las corridas con figuras en Madrid tienen pérdidas. Una de las consecuencias de esas relativas dificultades resulta que el apoderamiento de toreros sea interesante para los empresarios, pues representa una vía de ingresos menos arriesgada.
Afirma que la estructura accionarial de Plaza 1 se mantiene, a pesar de los recurrentes rumores que afirman haber dado entrada en la misma a diferentes personas.
Plaza 1 incluyó el bombo para los carteles de feria

Demuestra una satisfacción con la labor de Plaza 1 y especialmente con la temporada de este año que empezó con numerosas incertidumbres, incluidas las políticas, y que ha acabado con éxito. Resalta los problemas de adecuación a la seguridad del edificio de Las Ventas, que además de las incomodidades ciertas, pueden ser un arma en contra de las corridas de toros, como ya lo son en contra de la posible utilización para espectáculos diversos incluidos en las cuentas de explotación.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Abonos, publicidad, organización del sector, edad media de los asistentes, ocio alrededor de las corridas de toros, posibles cambios de horarios y fechas de las corridas, son ideas que va desgranando sin conclusiones ciertas, más como muestra del trabajo que realizan, que como primicias de futuras noticias, en lo que fue una conversación tranquila y enjundiosa, que tan necesaria resulta en estos momentos de incertidumbres varias y cambios ciertos.
Ki-ki-ri-kí de Joselito en Sevilla. 
Foto de Serrano, editada por Manuel Durán

Por último se habló del centenario de la muerte de Joselito en Talavera de la Reina, que se cumple el próximo año y del interés de  conmemorarlo, más que con un sentido meramente necrológico, como una posibilidad de difusión de los valores de la tauromaquia en la sociedad actual, a cuya iniciativa se mostró receptivo.

Fotos de Andrew Moore

jueves, 3 de octubre de 2019

A CURRO SOLO TE SALÍA DECIRLE OLE. GONZALITO EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Gonzalo Sánchez Conde, “Gonzalito”, quien fuera mozo de espadas de Curro Romero y apoderado de numerosos novilleros, de los que presume de haber llevado a la alternativa a más de veinte, es una memoria viva de la fiesta.
Una cabeza clara, acompañada de numerosas fotos y notas personales le sirve para retratar una imagen del toreo que va desde los años 50, cuando él mismo quiso ser torero, hasta la actualidad, pues fue apoderado del sobrino nieto de Curro Romero, José Ruiz Muñoz, hasta una fecha muy reciente.
Gonzalito en la Tertulia de Jordán,
que ahora se ha trasladado a la taurina Casa Salvador

Hombre de hablar pausado pero expresiones vehementes, afirma que el problema actual de las corridas de toros no es de toros ni de toreros, sino de la falta de buenos aficionados que definan y defiendan lo bueno y lo malo del arte de torear.
No hay apoderados que hagan buenos toreros, dice con contundencia, sino que son los toreros los que hacen a los apoderados buenos, con lo que explica que es la calidad y entrega del torero la que permite su buena gestión. Lo debe saber bien pues ha sido apoderado, “gestor de contratación” dice que se denominaba para evitar problemas con Hacienda, de numerosos novilleros entre los que destaca a Victor Mendes, también lo fue de El Cid, aunque su selectiva memoria no le lleva a hacer referencias suyas.
Gonzalito es memoria viva de la fiesta taurina,
que relata con viveza y alarde de memoria

Curro Romero se lleva una parte importante de la conversación, pues fue su mozo de espadas desde el año 67, al final de la temporada en la que se negó a matar un toro en la plaza de Las Ventas, a consecuencia de lo cual pasó esa noche en los calabozos de la Dirección General de Seguridad. Aquella noche, Gonzalito estuvo ayudando a Curro y a final de la temporada empezó a trabajar con él hasta su sorpresiva retirada en 1999. Muchos años, haciendo de mozo de espadas, asistente personal y confidente. “Curro es el torero que mejor se preparaba, muy despacito, como su toreo”. Era de costumbres fijas y sólo estrenaba vestido de torear en Sevilla.
Esta foto, guardada por Gonzalito, nos muestra a un joven
Curro Romero con Rafael "Gallo"

Compartían las noches de jarana que empalmaban con el día al son de bulerías, fandangos y otros cantes en los que Gonzalito destacaba. Me gustan todos los palos excepto la seguiriya, dice, a la vez que se ufana de conocer los inusuales cantes de trilla y afirmar rotundo que con los años cada vez canta mejor. Presume de que Concha Piquer con 80 años, le cantó en una fiesta.
Conocer a los toreros por dentro es complicado de contar sin perder la discreción que le caracteriza, aunque tiene la facultad de definir a las personas con un solo adjetivo que le permite recorrer una gran parte de los personajes del mundo del toro.
Gonzalito acudió con numerosas fotos
que avivan y garantizan sus recuerdos

Comenta que Curro nunca fue amigo de entrenar en el campo, aunque en sus últimos años lo hiciera con alguna frecuencia, pero tenía que estar solo en la plaza sin compartir con otros toreros la tienta, siempre en búsqueda de tranquilidad. Sabe ver bien los toros como corresponde a un apoderado de jóvenes novilleros a los que hay que ayudar a formarse dándoles consejos desde la barrera. ¿A Curro le decía cosas desde la barrera?, le preguntamos: “A Curro sólo te salía decirle OLE” contesta con la viveza que mantiene a sus bien llevados ochenta y tantos años.
Testigo y superviviente de un mundo taurino que ya no existe, que tendemos a imaginarnos como una época menos reglada y más cercana a la picaresca, responde con una frase rotunda que vale por un repaso de la historia: “Cuando hay más picaresca es ahora”

lunes, 16 de septiembre de 2019

CONTINUIDAD DEL ESFUERZO TORISTA EN RIAZA


La feria de 2019, que abre un nuevo ciclo de gestión de las corridas de toros y novilladas de la feria, representa, sin duda, una continuidad del esfuerzo hecho los últimos años por poner a Riaza en el mapa de la geografía taurina, gracias a la adecuada selección de ganaderías y toreros.
Además de los interesantes encierros y las capeas populares y de las peñas, las corridas de toros y novilladas han estado marcadas por el denominador de la casta brava, que es la garantía de futuro para la supervivencia de la tauromaquia, sobre la que se ciernen tantas amenazas.
Víctor Barrio y Joselito Adame a hombros de las peñas en 2015

La corrida de Valdellán, ganadería muy apreciada desde que lidió al bravo toro Navarro en Las Ventas, en el desafío ganadero con Saltillo en septiembre de 2018, y que ha refrendado su calidad con la corrida completa de San Isidro, así como la novillada de La Quinta, que es siempre una garantía de casta, mantienen la imagen de seriedad en la elección del ganado de los últimos años, al igual que los matadores que las van a lidiar. Juan del Álamo es un torero que ha triunfado en Madrid y Rubén Pinar y Gómez del Pilar no es aventurado decir que lo harán en breve. 

Román recibiendo de capote a Coreano I-28 de José Escolar en 2016
Foto de Andrew Moore

Han pasado estos años por Riaza los matadores de toros Juan del Álamo y Joselito Adame, acompañando al recordado Víctor Barrio, así como Román, Octavio Chacón, Pepe Moral, Javier Cortés y Juan Leal, toreros que han refrendado su buen momento con triunfos en Madrid. También la nómina de novilleros ha recogido y recoge este año a interesantes figuras del escalafón. La propaganda en la feria de San Isidro de los toros y novillos reseñados para las corridas, ha sido una importante publicidad de la feria para singularizarla y darle imagen propia, que este año no se ha realizado, quizá por imperativos del calendario electoral. 
Folleto repartido por la Peña Taurina de Riaza
en San Isidro 2018, con los toros y novillos reseñados para la feria

La buena imagen de la plaza, además de la adecuada elección de toros y toreros, se consigue por la magnífica actuación del público, que ha sido una constante en Riaza, y por tratar de conseguir que la lidia se lleve a cabo con respeto tanto al público, como a las buenas reglas del arte.
La suerte de varas es fundamental para las corridas de toros. Gracias a la persuasión con los matadores y picadores, se ha conseguido que el tercio de varas en Riaza, en estos últimos años, no haya sido un trámite, sino una suerte más de la lidia y que para ello los picadores no apuraran al toro en un monopuyazo sangriento, sino que le castigaran adecuadamente con las veces que fuera necesario ponerle al caballo. Prueba de ello ha sido el número de varas que se han dado a las cuatro últimas corridas con 8, 10, 11 y 11 entradas al caballo de picar, lo que ha contribuido a dar mayor contenido y belleza al espectáculo. El bravo Manchador de José Escolar, que fue premiado con la vuelta al ruedo, lidiado por Javier Cortés, llegó a entrar tres veces al caballo demostrando su bravura.
Esquivel, de la cuadrilla de Octavio Chacón,
puso dos buenas y bellas varas a Puntero-32, de Cebada Gago en 2017
Foto de Eduardo de la Cruz

Defender la tauromaquia como parte integral e inseparable de las fiestas, hacer bandera de la seriedad en la elección de ganaderías y toreros, intentar que las corridas se desarrollen con el debido respeto a las normas del arte, que son la mayor muestra de respeto al público, es el camino para lograr que la tauromaquia mantenga su importancia como parte de nuestras costumbres, nuestras fiestas y, en definitiva, de nuestra vida.
Encierro con los toros de José Escolar en 2016
Foto de Andrew Moore


jueves, 12 de septiembre de 2019

LA CASTA ES LA GARANTÍA DE FUTURO. LA CORRIDA DE PALHA EN ARLES DA UN GRAN ESPECTÁCULO


La corrida de Palha en Arles en la pasada Feria du Riz, en contraste con la festiva goyesca del día anterior, ilustra perfectamente la dicotomía en la que se mueven las corridas de toros en la actualidad.
Una corrida seria de presentación, recorriendo todos los matices de la casta y nunca exenta de agresividad. Planteada como una corrida concurso en la ejecución de la suerte de varas, fijando un espacio a contraquerencia de toriles para el caballo y un gran óvalo truncado formado por la raya habitual de los picadores en cuyo interior se colocaba a los toros. Ningún toro defraudó en las 16 varas que tomaron con prontitud y codicia.
Formoso-352 se arrancó tres veces desde larga distancia 
al caballo de Francisco Romero, quien obtuvo el premio al mejor picador de la corrida

Un toro bravísimo, Formoso-352, que después de acudir tres veces al caballo galopando y perseguir a los banderilleros, regaló no menos de 30 embestidas a un Pepe Moral que nunca le perdió la cara y se gustó con él, fue el broche de la corrida que tras la vuelta al ruedo del toro, acabó con la vuelta al ruedo del matador acompañado por el mayoral de la ganadería y el propio ganadero.
Pepe Moral toreó con gusto y exposición a Formoso-352

El tercero y quinto fueron bravos, sirvieron para que Pepe Moral mostrara su buen momento y Octavio Chacón el suyo malo, el segundo muy agresivo para un Chacón con pocas ideas y el lote de López Chaves mostró el oficio, valor y aguante del matador. La casta en toda su variedad que propicia un gran espectáculo para aficionados.
Pepe Moral, el mayoral de Palha y el ganadero Joao Folque 
dan la vuelta al ruedo tras la muerte del sexto toro

Aficionados éramos los que cubríamos la mitad del aforo del singular anfiteatro, que el día anterior se había llenado a rebosar en una vistosísima corrida goyesca con la despedida de Juan Bautista. Una feria tan pequeña como la de Arles mostró de manera ejemplar en sus dos corridas, la dicotomía actual de la fiesta de los toros.
Cartel original de la Feria du Riz 2019
Enrique Ponce sustituyó a Roca Rey 
y el tercer torero elegido para la corrida de Palha fue López Chaves

Por un lado un gran lleno de público para una corrida festiva, organizada como un bello espectáculo con gran dignidad, respetuoso con la liturgia de la corrida y presentado con la necesaria integridad. Por otro media plaza llena de aficionados para disfrutar con la esencia de la corrida de toros, el espectáculo de la casta, la belleza del dominio del animal bravo que es sometido gracias al conocimiento y la asunción de riesgos de los toreros, con bellas maneras si el animal lo permite.
No sólo prefiero esta corrida de la verdad, el riesgo y la belleza que ejemplificó la corrida de Palha, frente a la del espectáculo festivo, incluso con la gran dignidad que tuvo la despedida de Juan Bautista, sino que creo que el único camino para la supervivencia de la corrida de toros en este futuro inquietante, es aquel en el que la belleza del espectáculo venga del dominio de la casta y no del amaneramiento de formas ante toros sin apenas sensación de riesgo.
Antes de la corrida se realizó un homenaje al toreo portugués
en la figura del matador Victor Mendes y del ganadero Joao Folque.
Victor Mendes recoge los aplausos de los aficionados


jueves, 29 de agosto de 2019

ANDREW MOORE EN LA REVISTA (T)ORO


La revista (T)ORO editada por Plaza 1, empresa gestora de Las Ventas, ha dedicado en su número de agosto, la sección protagonizada por los fotógrafos taurinos a Andrew Moore.
Andrew habla de su afición taurina, su trayectoria profesional fuera de los toros y su reciente dedicación al estudio y la práctica de la fotografía taurina, en la que consigue captar la atención de numerosos aficionados taurinos, así como de profesionales de la fotografía, al mostrar con una imagen el carácter de los toros que indica su comportamiento, además de retratar diversas situaciones vitales que enriquecen la comprensión de la tauromaquia y que van más allá de la usual repetición de gestos y pases.
Esta entrevista representa un homenaje a su trabajo, absolutamente altruista, en la sección dirigida por Manuel Durán, el referente de la fotografía taurina en la historia. Autor, junto con su compañero Juan Miguel Sánchez Vigil, de la imprescindible “Historia de la fotografía taurina”.
Acompaño fotos de las páginas de la entrevista que todavía no está colgada en la web de Las Ventas.





martes, 20 de agosto de 2019

DANIEL LUQUE EN LA CORRIDA GOYESCA DE BAYONA, VISTO POR FRANÇOIS ZUMBIEHL

¡Déjalo morir, se lo merece!”
por François Zumbiehl


Bayona, Francia. Corrida goyesca del 14 de agosto de 2019

De azul se vistió el ruedo de la plaza de Bayona, en homenaje a Miró, y de azul celeste y azabache fue el traje de Daniel Luque en su encerrona con seis toros de Torrestrella, Pedraza de Yeltes y Pedro de San Lorenzo. En esa tarde el torero de Gerena, en la plenitud de su arte, dio todo un recital de maestría, de valor y de torería, una auténtica lección magistral que el público acogió con silencio respetuoso en los primeros pases y luego con clamor, poniéndose de pie. Supo aguantar la casta de los dos Torrestrella, encontrar el hilo para resolver las dudas planteadas por el primer Pedraza haciendo una faena lo suficiente lucida para que sonara la guitarra en lo alto, imantar con dulzura al tercero del Puerto y despachar con decoro al último, sobrero de la Ventana del Puerto.  Cuatro orejas y rabo.
Tomada de La Voz de Galicia, donde destacan 
la tormenta política por la presencia de 
dos ministros del Gobierno de Francia en la corrida

Pero lo inefable llegó con Mironcillo de Pedraza, imponente. El toro se arrancó de largo al caballo, tomó tres puyazos empujando y derribando. El público otra vez puesto de pie dedicó una estruendosa ovación al varilarguero Juan Francisco Peña que luego compartiría la triunfal vuelta al ruedo con el matador y con el ganadero. Daniel Luque soñó el toreo con él en una faena de una belleza intimista, desgranando los pases con una suavidad sobrecogedora, acompañada por la melancolía del concierto de Aranjuez, que esta vez encajaba, y por los gritos de entusiasmo de los aficionados. Después de una estocada en la cruz, como casi todas en aquella tarde, el toro en las tablas tardaba en morir y ya se acercaban los subalternos para aligerar. Luque, casi desecho por la emoción de lo que había realizado, ordenó que se alejara su hombre de confianza y todo el mundo con esas palabras que jamás entenderán los que quedan fuera de la afición : “Déjalo morir, se lo merece!”, o sea que nadie estorbe la serenidad y la soledad de esta muerte de un toro tan bravo.

Cartel de la Corrida Goyesca de Bayona

martes, 23 de julio de 2019

EL FUTURO YA ESTÁ AQUÍ

El CLUB TAURINO OF LONDON ha iniciado una nueva época de publicación de su veterana revista LA DIVISA, la publicación taurina de mayor difusión en inglés, y me ha invitado a participar en ella, lo que he hecho con sumo gusto, debido a mi larga y entrañable relación de más de 30 años con miembros del club, desde mi primer encuentro con Brian Harding en el Curso de Tauromaquia de la Universidad Complutense de Madrid en 1988. Publico a continuación el artículo en español y las fotos de la portada y del artículo publicado en inglés en la revista.

EL FUTURO YA ESTÁ AQUÍ


Yo vi,
sí vi,
a la gente joven andar
oh sí,
yo vi,
con tal aire de seguridad
que yo,
sí yo,
en un momento comprendí
que el futuro ya está aquí.

Canción de Radio Futura

Portada del Nº 249, con el que inaugura una nueva época,
 de la revista LA DIVISA del CLUB TAURINO OF LONDON
Fotografía de Andrew Moore

Una visión tranquilizadora del mundo indica que la vida transcurre linealmente, que unos hechos son consecuencia de los anteriores y que el saber se va acumulando lentamente, produciendo cada vez mayores y mejores condiciones para el futuro.
La realidad sabemos que no es así, que la vida avanza a saltos y que nos resulta difícil prever el futuro, por mucho que conozcamos el presente.
En el mundo de los toros, que es el que nos interesa aquí, la acumulación de conocimientos técnicos y expresivos lleva claramente estancada hace algunos años. Los mismos toreros realizan las mismas faenas desde hace muchos, demasiados años, sin que se aprecien novedades relevantes.
No estamos hablando sólo de las llamadas figuras, la trilogía Juli, Morante, Manzanares, con el patriarca Ponce y los añadidos de Perera y Castella, con la sombra del lejano José Tomás. También en el trono de los mediáticos liderados por El Fandi al que la incorporación de Padilla, tan respetable por muchos conceptos, no mejoraba su percepción. Incluso los destinados a las corridas duras se movían en un circuito donde la emoción la ponían más los toros que las faenas. Y los nuevos valores aportaban más la novedad que la diferencia. El intento de Fandiño de mover el tiesto, acabó con su ostracismo y su trágica muerte, y las maneras desgarradas de Ureña están en un compás de espera tras su desdichado accidente.
El artículo publicado en inglés con traducción de Joe Ortiz
y fotografías de Andrew Moore, socios del club.
Página 1 de 3

La temporada 2019, sin que podamos explicar el motivo, se ha desplegado como un brillante abanico de novedades sorprendentes, formas arrebatadoras, modos personalísimos, y de repente todo lo viejo parece destinado al baúl de los recuerdos y ni siquiera la anual reaparición de José Tomás, esta vez en Granada, tradicional bálsamo para la descorazonada afición, ha concitado tanto interés como el día a día de las ferias de Sevilla y Madrid, encadenadas sin solución de continuidad en una brillante primavera de cincuenta corridas consecutivas.
El relevo, el esperado relevo se ha materializado en un brillante Roca Rey, capaz de atraer a la taquilla a numeroso público desconfiado del rutinario día a día. Su rutilante figura está consiguiendo arrinconar a las figuras donde más les duele: en su cotización. Consciente de ser quien llena las plazas, pide más dinero que el que más y si la tarta no crece, lo que se lleva uno, lo pierde otro.
Los aficionados vamos, en gran parte a las corridas de toros en busca de la aparición fugaz de la belleza, y allí dio un aldabonazo en la feria de otoño madrileña, la gran faena de Diego Urdiales, un torero movido por la fe en su capacidad, que tras años de peregrinación por ruedos y despachos dejó escrita en Las Ventas una leyenda de sentimiento. Una faena de otoño que lejos de olvidarse en la nueva temporada le ha abierto la puerta de las ferias, largos años cerradas para él.
Página 2 de 3

Pero sin duda la gran revelación ha sido Pablo Aguado, un torero al que se seguía con cautela esperanzadora, a la vez que temerosa, en búsqueda de su revelación, hasta que la gracia se posó en él. Cafetero de Jandilla trajo en sus cuernos al ángel, que convierte el brutal enfrentamiento entre un hombre y un animal en un prodigio de belleza y plenitud.
Hay más, mucho más. Por primera vez en años brotan las buenas faenas. Por el palo del arte además del empaque clásico de Urdiales y el ángel derrochador de Aguado, apareció en Madrid el domingo de Resurrección, el duende de Juan Ortega, torero irregular y desgarrado que dará que hablar.
Emilio de Justo está intentando el difícil salto desde las corridas duras, encorsetadas en una especie de serie B del toreo, como las viejas películas de bajo presupuesto en blanco y negro de los años 50 y 60, a los carteles de ferias a base de un conocimiento, entrega y buenas maneras, curtidas durante años en el ostracismo de los toreros perdidos, pero no olvidados, y tantas veces rescatados, por la gestión de aficionados en las plazas toristas francesas.
Octavio Chacón parece sentirse a gusto en esas corridas interesantes para los aficionados, que lo son por la entrega sin cuento de los toreros, tras una larga travesía por las plazas perdidas del Perú y su rescate en las corridas de mucha leña y poca paga.
Página 3 de 3 del artículo 

Viejos toreros renovados como Ferrera que llenó de torería la tarde de Zalduendo, Ureña que demostró con su faena a Empanado de Victoriano del Río que está dispuesto a escalar a la cima pasando por encima de su pérdida del ojo, un valiente como Román con gran proyección popular, un exquisito como Curro Díaz, junto a una nómina de más de una veintena de toreros que se anuncian en las ferias abren las puertas a la esperanza del relevo, que se materializa en tres aspectos fundamentales.
·       Revalorización de las corridas interesantes y de los toreros que se enfrentan a ellas. La trilogía de albaserradas de Madrid marcó la importancia de la casta como el futuro del interés del toreo.
·     Mayores dosis de bravura con codicia, lo que han venido a llamar con carbón, en algunos toros de divisas tradicionales de las preferidas por las figuras, que les compromete en las ferias importantes.
·      Aparición de toreros que llevan a las plazas el interés renovado del público, sea por su valor y decisión o por estar en la veta buena del arte de torear, del lado del empaque, de la gracia o del duende.
Todo ello hace que la ecuación imposible de solucionar del aficionado a los toros, que disfruta con el toro duro, el torero frágil y el toreo puro, esté más cerca de proporcionar grandes tardes y memorables momentos de emoción e interés, que llevaban largo tiempo olvidados en manos de la rutinaria repetición de las ajadas figuras.
Alegrémonos porque el futuro ya llegó, el futuro ya está aquí.