jueves, 21 de junio de 2018

ISTRES, UNA FERIA EQUILIBRADA, ATRACTIVA Y EXITOSA


Istres es una pequeña ciudad de la Provenza francesa que tiene censados unos 50.000 habitantes. Su casco urbano es común a muchos pueblos de la zona, con sus calles estrechas, sus espacios públicos limpios, cuidados y ordenados, sus casas irremediablemente viejas y no muy bien conservadas y sus fiestas en las que las corridas de toros tienen un papel importante. El tradicional hábitat disperso francés, de casas bajas y zonas comerciales e industriales concentradas, completa el municipio.

Arène du Palio. Actual plaza de toros de Istres,
localidad con festejos taurinos desde 1860

Su plaza moderna, cómoda y funcional que se inauguró en 2001, tiene capacidad para 2.600 espectadores. Aunque las corridas de toros a la española, con “taureaux de combat”, empezaron en 1994, desde 1927 el Toro Club Istreen apadrina junto al Ayuntamiento los espectáculos taurinos que se vienen celebrando en plazas de toros efímeras o permanentes desde 1860 con corridas camarguesas, recortadores y novilladas acompañando las fiestas locales.
Cubetisto-13 de Curé de Valverde se arranca a la 3ª vara.
Le corresponde a Morenito de Aranda

Una equilibrada mezcla de corridas comerciales y de casta, mucho más razonable, interesante y atractiva que la que se encuentra en la mayoría de las ferias españolas, formaba el programa de este año, donde se apretaban en el fin de semana cuatro corridas y una novillada.
El programa de toros da nombre a las corridas.
De la gesta, de los héroes, internacional y lírica

En las plazas francesas no falta la información, 
ni la propaganda de otras ferias 

Adolfo Martín  llevó una corrida de mejor comportamiento que presentación, en la que los toros menos cornicortos entraron en el lote de Enrique Ponce, afortunada casualidad que les libró de severas críticas. Ureña toreó con seriedad y verdad a su lote de defensas disminuidas pero de casta vibrante, tanto al encastado sexto, como al bravo tercero. Ponce tiene la caldera siempre a punto, sin dejarla enfriar y anduvo sobrado con el reservón primero y relajado con el noble y áspero cuarto y Curro Díaz no encontró el lucimiento con el bravo segundo, el de menores pitones, ni el garbanzo negro del encierro, el quinto que se defendió a cabezazos.
Clavito-16 de Curé de Valverde, 
puesto para la 2ª vara por Juan Leal

La incógnita de la feria era la corrida de Curé de Valverde, comprada por el ganadero J.L. Couturier en 2012, que resultó un gran éxito. Encastada, con fuerza y movilidad, tuvo dos toros bravos y de gran trapío, el tercero y el cuarto que mereció los honores de la vuelta al ruedo. Quince varas recibió la corrida que estuvo bien enlotada y magníficamente presentada, entre los aplausos del público francés, siempre atento a la defensa de la suerte de varas, que sacó a saludar al mayoral al finalizar la corrida. Morenito de Aranda mostró su elegancia, Pepe Moral estuvo sobrio y con gusto y Juan Leal fue un torbellino de decisión y firmeza aunque de maneras poco pulidas.
Un grupo numeroso de la Peña Taurina de Riaza,
nos desplazamos a la feria de Istres

El público francés, habitualmente de expresión contenida, disfrutó de ambas encastadas corridas y apoyado en una generosa presidencia, premió a Ponce y Ureña con la salida entre ovaciones por la puerta grande en la corrida de Adolfo Martín y a Juan Leal en la de Curé de Valverde. El domingo con las corridas de Jandilla y Juan Pedro Domecq en sesiones de mañana y tarde siguió concediendo trofeos a los toreros locales Castella y Juan Bautista, aunque a estas corridas no asistí, pues ya estaba camino de Madrid, con una parada para volver a visitar el Coliseo de Nimes y recorrer la ciudad donde la cuidada mezcla de elementos romanos restaurados, espacios públicos modernos y establecimientos tradicionales, hace una delicia el paseo, siempre repetido y siempre agradable, por la ciudad con el mayor ambiente taurino de Europa, en cuyo casco antiguo se suceden los hoteles, restaurantes, bares, tiendas y espacios con decoraciones, recuerdos, exposiciones y motivos taurinos, que ya los quisiera yo en España.
En el Coliseo de Nîmes se aprecia la diferencia
entre la parte restaurada y la que ha resistido el paso del tiempo


martes, 12 de junio de 2018

DIVERSIÓN CONTRA EMOCIÓN. UN RESUMEN DE LA FERIA DE SAN ISIDRO 2018


Un resumen de una feria de 34 días, cinco semanas, tiene que ser necesariamente impresionista, debe fijar unas ideas que permitan explicar la feria. Para intentar hacerlo voy a pintar un cuadro que tendrá su marco, sus fondos y posteriormente sus detalles.
Para diseñar el marco debemos caracterizar el momento. Hoy se acepta generalmente que el toro debe ser cada vez más noble pues así es como permite crear las faenas bellas. El toro actual es noble y repetidor, no se cae y sigue el engaño con ganas no exentas de docilidad. A esto corresponden los conceptos en boga del toro que coloca la cabeza, repone, sigue el engaño con fijeza, con temple, permite colocarse al torero, en fin tantas cosas que nos parecen un horror a muchos aficionados que entendemos que la belleza está en vencer el riesgo que implica dominar a un toro con casta y, por tanto, que defiende su espacio, aprende y puede tener reacciones imprevisibles.
Pintura taurina de Juan López

Este concepto se acuña en los años 80, con la recuperación de la importancia social de la tauromaquia, que tiene su cumbre en los 90 tras la aparición de César Rincón, las figuras de Joselito y Ponce aceptadas por las facciones de los integristas y modernistas y los tres grandes años de José Tomás 97, 98 y 99, y se ha enquistado en un período exento de novedades, donde el clasicismo ha tenido su decadencia que se muestra en los toreros que encabezan el escalafón y que excluyen el riesgo en su quehacer taurino.
El último torero clásico, El Cid se contrapone a las figuras de Ponce y el amaneramiento, Juli y el populismo y Morante y el sentido barroco.
En el Salón La Lengua del Centro Riojano de Madrid

Los fondos del cuadro son de dos tipos. Un fondo más oscuro o, si se quiere, más difuminado en el que se expresa la relación de la tauromaquia con la sociedad actual. Hay una cierta moda en el antitaurinismo social, inserto en las nuevas modas y tendencias, pero hay un problema peor que es colocar la tauromaquia como elemento de controversia política y tiene bastantes posibilidades entre otras cosas porque políticamente el antitaurinismo tiene un coste cero y eso es muy goloso. No es objeto de este comentario y sólo desear que la labor de la Fundación Toro de Lidia, que se ha sumado a la que realiza el ONCT en Francia y PROTOIRO en Portugal, tenga éxito.
Chaparrito-1 de Adolfo Martín, lidiado por Pepe Moral

El otro fondo, que es el objeto de este artículo, es la tensión entre dos diferentes maneras de entender el espectáculo que se manifiestan actualmente y de manera harto virulenta en los tendidos de la plaza de toros de Madrid.
Es una contraposición entre integristas y conformistas, que tiene referencias viejas y que recorre la historia de los toros. Baste decir que los conformistas o modernistas o esteticistas son más partidarios de la elegancia de las formas, lo que necesariamente pide un toro más noble y templado, mientras que los integristas encuentran la belleza en el dominio del toro íntegro y recorren la historia de las corridas de toros pidiendo trapío y fuerza en los toros y valor y verdad en los toreros.

Asturdero-4 de Saltillo, lidiado por Octavio Chacón

El establishment taurino busca ese toro que se deje, según la espantosa expresión tan de moda, y que lo que deja es permanecer a las figuras del escalafón durante lustros sin apenas arriesgar, propiciando una fiesta cada vez más pegada al jolgorio, y su compañía el triunfalismo, reflejado en el corte de despojos, sin dejar apenas espacio para la gloria con las faenas tantas veces repetidas.
Mientras, sectores cada vez más amplios de la afición, los “profesionales de la taquilla” en feliz expresión de Pepe Carlos Fernández-Villaverde,  buscan el protagonismo de la casta como la garantía del futuro, lo que propicia la valoración de las ganaderías denominadas duras, aunque mantengan criterios muy estrictos con los toreros que se atreven con ellas, y defienden la valoración de la suerte de varas a semejanza de los aficionados franceses, con un entusiasmo que va calando en la afición de Madrid.




Diferentes momentos de suertes de varas,
cuya valoración prende en los aficionados

Esta división conceptual se da en la existencia real de dos escalafones distintos, en su valoración económica y taurina. El de las figuras al que están destinadas las ganaderías de gran nobleza y escaso peligro, Garcigrande, Victoriano del Río, Juan Pedro, Cuvillo, Puerto de San Lorenzo y el de las ganaderías de casta donde la remuneración es escasa y el riesgo alto, principalmente los albaserradas y santacolomas, así como Miura, Dolores Aguirre, Palha, Cuadri o Baltasar Ibán.
Evidentemente hay zonas de fricción de ganaderías y toreros y es principalmente en esas zonas de fricción donde también aparece el interés.
Lastimoso II-33, lidiado por Alberto Aguilar

Para los detalles, si les parece hacemos un recuento somero. Los dos toros más interesantes han sido de Baltasar Ibán y Adolfo Martín, Lastimoso II y Chaparrito, aunque dada la duración de la feria casi nadie se acuerde del Ibán.
Las corridas más interesantes, por orden, han sido Escolar, Garcigrande (en un momento de fricción), Adolfo Martín, Baltasar Ibán, Fuente Ymbro, Dolores Aguirre, seguido por Alcurrucén, Saltillo, Pallarés, Victorino, Cuvillo, Jandilla y Puerto de San Lorenzo.
Respecto a los toreros en la serie A, mejoran su interés Talavante y El Juli y especialmente Cayetano y lo mantienen Castella y Ponce.
En la serie A están también El Fandi, Ferrera, Manzanares, Padilla, Roca Rey y Perera.
Todos ellos seguirán llenando los carteles de ferias y llevando público a las plazas, que exigirá para satisfacer su paso por la feria que triunfen de manera real o supuesta, sin importarles los toros que lidien.
Una bella larga de Cayetano

En la zona de fricción mejoran Ureña, Fortes y Román y se mantiene López Simón, perdiendo enteros Ginés Marín. Están también El Cid, Juan Bautista, Joselito Adame, Luque, David Mora, Juan del Álamo y Curro Díaz. Garrido, Álvaro Lorenzo y Luis David, que están en este grupo y juegan el papel de la novedad, no han conseguido colocarse bien. Colombo dejó impresión de estar verde.
Todos estos irán rellenando los carteles de las ferias, abaratando sus costes y permitiendo que las figuras de la serie A mantengan sus honorarios, mientras esperan poder llegar a formar parte de ese grupo de elegidos.
Octavio Chacón el torero revelación de la feria 2018

En la serie B mejoran Rubén Pinar, Gómez del Pilar, Javier Cortés, Emilio de Justo y especialmente Pepe Moral y Octavio Chacón. Los demás ni mejoran ni empeoran, pero su cotización es baja en general, lo que quiere decir que si no suben están a merced de la corriente. Hay especialistas como Rafaelillo, Escribano, Robleño o Alberto Aguilar que se mantienen y un montón de toreros que están intentando subirse al carro o reengancharse a él con escaso éxito en general como Morenito de Aranda, Sergio Flores, Ritter, Esaú, Finito, Iván Vicente, Venegas, Javier Jiménez, David Galván, Bolívar, o que están empezando como Espada, Galdós y Ángel Sánchez. Un auténtico muestrario donde las cotizaciones pueden subir y bajar en función de una buena tarde, una nueva disposición, unos triunfos en tierras de oportunidad como las duras ferias francesas, un apoderado distinto, en fin por un golpe de suerte con el que todos sueñan, como a lo largo de nuestra vida todos hemos soñado alguna vez, que la condición de héroe del torero no les exime de su condición de hombres, que quieren vislumbrar un futuro en el que estén profesionalmente reconocidos y económicamente remunerados.
Estos están relegados de las ferias, donde si acaso entran en el complemento de la imprescindible corrida torista de los carteles.
Fortes sufrió una de las erráticas decisiones presidenciales
que fueron una constante en la feria 

Creo que la corrida de toros está a la espera de un cambio que  vendrá de la mano de un torero, quizá de un artista que sea capaz de impregnar al toreo de un sentimiento de belleza, o de un torero con gran valor que utilice su capacidad para encontrar la belleza que se esconde en el dominio de un toro con problemas o de una figura nueva que sea capaz de torear todo tipo de toros y enseñar al público la diferencia entre la emoción y la diversión, y no me cabe duda que cuando se ha disfrutado de la emoción que acompaña a la creación de la belleza con riesgo, nadie es capaz ya de conformarse con la diversión del jolgorio festivo, superficial y falso.

Las fotos de toros y toreros son de Andrew Moore

Transcripción de mi comentario en el resumen que bajo el título que lo encabeza, realicé en el Centro Riojano de Madrid el pasado lunes 11 de junio, junto a Joaquín Antuña, Antonio Quevedo y Ángel González Jurado, todos compañeros de abono durante muchos años en los altos del 7. 


jueves, 7 de junio de 2018

POR Y PARA AFICIONADOS. FRANCIS FABRE, DIRECTOR DE LA REVISTA TOROS EN LA TERTULIA DE JORDÁN


La revista TOROS, editada en Nîmes, es la decana de la prensa taurina internacional. Empezó su andadura en 1925 y ha mantenido desde entonces su publicación, salvo durante los años de la II Guerra Mundial.
Se publica dos veces al mes con su sobria tipografía interior en blanco y negro y su portada a todo color, con su nombre bien visible en un recuadro rojo.
Francis Fabre en la Tertulia de Jordán

Francis Fabre es el 5º director que ha tenido la revista en sus casi 100 años de vida y sus comentarios están impregnados de la cultura de resistencia que caracteriza a la afición francesa. Ha sido presidente de ANDA (Association Nationale des Aficionados), que defiende los derechos de los aficionados y la integridad de la lidia, tal como lo hace la revista TOROS. Tras la fundadora Marcelle Cantier “Micheleta” y su hijo Francis “Paquito”, que dirigieron la revista desde 1925 hasta 1980, se hizo cargo de la dirección Pierre Dupuy, quien también apadrinó a su sucesor Joel Bartolotti hasta 2014, cuando se hace cargo Francis Fabre.
                                      
Portada y contraportada del nº 2.000
de la revista TOROS de 20 de mayo de 2015
                                                                                                                                                                 La revista se vende principalmente por suscripción, aunque se puede encontrar en kioscos o librerías de las principales ciudades taurinas francesas. Están apegados a las tradiciones y la revista se estuvo tirando en una imprenta que trabajaba con los tipos móviles de las linotipias hasta 2005 que se jubiló su propietario. Evidentemente no están en internet, pero fiel a su espíritu de trabajo cooperativo estarían dispuestos a estudiarlo si alguien lo propone y como bien dice, el que lo propone debe llevarlo a cabo.
Francis Fabre desgrana afablemente su discurso integrista

Las colaboraciones en la revista, así como todo el trabajo de diseño y coordinación, son completamente gratuitas y hacen la información y crítica de más de 250 corridas al año, en las que entran todas las de Francia y en España al menos todas las ferias de primera. Sus colaboradores incluso se pagan su propia entrada a la plaza sin solicitar pases a las empresas, salvo en el caso de los fotógrafos que deben estar en el callejón.
Gabin Rehabí, saluda tras recibir el premio a mejor picador
en la novillada de Raso del Portillo en Ceret 2017

Su manera de expresarse en un español correctísimo, por el que se disculpa previamente pues no le parece suficientemente bueno, es muy racional, se podía decir cartesiana y, al mismo tiempo, afable. Propietario de una bodega familiar de vino en Côtes du Rhone, parece más bien que un viticultor, un profesor que domina el arte de enseñar aunque no pretende convencer.
Dirige un equipo de aficionados toristas, 
que trabajan sin remuneración económica

Georges Marcillac estuvo presto para traducir si se hubiera necesitado

No comparte las alabanzas que se hacen en España hacia la afición francesa a la que califica de excesivamente fácil y complaciente en las grandes ferias, de las que sólo salva a Ceret y Vic-Fezensac,  a las que añade Orthez y Dax. No obstante habla del cambio que ha supuesto la valoración del tercio de varas, cuando hace veinte años los picadores, dice, eran silbados por picar y aplaudidos si no lo hacían. Ahora gracias al trabajo de Alain Bonijoll con su cuadra de caballos y la defensa de los aficionados, la suerte de varas vive un gran momento en Francia, con grandes picadores como Gabin Rehabí.
Portada del último número de TOROS 
correspondiente a la primera quincena de junio de 2018

La sede de la revista en Nîmes les lleva a coincidir con Simon Casas, con el que afirma que se respetan mutuamente, lo que excluye implícitamente la cercanía. Anualmente publican una contraportada con el anuncio de la feria de Nîmes, pues algún cartel de ferias importantes es, prácticamente, el único anuncio que admite la revista, que excluye la publicidad de toreros, para mejor mantener su independencia de opinión.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

No se puede ser colaborador de TOROS sino se es torista. Tan sólo, comenta, hubo un colaborador, Jean Marie Magnan, un gran escritor que se prodigaba en elogios a su torero preferido que era Curro Romero, pero ya se sabe que Curro Romero ha sido un capricho de muchos integristas.
Rigor, austeridad, colaboración, compromiso, son los conceptos que explican mejor el carácter de la revista y sus colaboradores, que son explícitamente toristas y claramente enamorados de la corrida de toros.

Fotografías de Andrew Moore

viernes, 1 de junio de 2018

HAY UNA PREMONICIÓN DE LAS COGIDAS. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Una visión singular de las corridas de toros es la del Dr. Máximo García Padrós, director de los Servicios médicos de la Plaza de toros de Las Ventas. Mientras para el público y los aficionados es una diversión y para los profesionales su trabajo o negocio, Máximo García Padrós ve  el lado del dolor y el sufrimiento, que se dedica a aliviar con su conocimiento y profesionalidad.
El Dr. Máximo García Padrós, jefe de los servicios médicos 
de la Plaza de toros de Las Ventas, en la Tertulia de Jordán

Semblante tranquilo, dotado de unos ojos vivos que captan todo lo que sucede a su alrededor, no levanta la voz para hacerse oír y genera una sensación de recogimiento y serenidad que realza sus palabras y opiniones. Dotado de un gran sentido del humor, su cara amable apenas se descompone más allá de la sonrisa.
Semblante tranquilo, mirada afable, 
irradia serenidad

Asumió la dirección de los Servicios médicos de Las Ventas tras la retirada de su padre, Máximo García de la Torre en 1988 y espera que pueda continuar su hijo Máximo García Leirado quien ya está integrado en el equipo médico. Conoció el Sanatorio de Toreros pero entiende que era imposible de mantener en una sociedad moderna con su estructura y asignación de costes y que quizá si se hubiera gestionado de distinta manera se podría haber mantenido.
Entrada al antiguo Sanatorio de Toreros
en la calle Bocángel 12

En tantos años en la familiarmente llamada enfermería, conoce muchas historias de dolor y de valor, de superación y de miedo. Sabe quién ha vuelto a torear después de una cornada sin deber hacerlo y quien no ha vuelto aunque podía, pero se calla pudorosamente los nombres e incluso cualquier referencia que pueda llevar a su adivinanza, todo ello sin justificarse en el deber de discreción del médico, sino sencillamente, con naturalidad.
Atento, tranquilo, riguroso.
Cualidades necesarias para atender las cornadas

La misma discreción tiene a la hora de hablar de sus toreros preferidos, aunque agradece a David Mora el brindis que le hizo tras su recuperación y deja deslizar el nombre de Gregorio Sánchez como uno de sus favoritos, además de figuras como Camino y Ordoñez.

El Dr. García Padrós 
 en el burladero 

Buen aficionado, tiene una visión especial de las faenas con la premonición de las cogidas, que suelen tener que ver con los terrenos que pisan los toreros. Ve los toros en la televisión de la enfermería y afirma que cuando llega el torero herido ya ha podido comprobar distintos aspectos, especialmente relacionados con la traumatología de las caídas.
La entrada a la enfermería desde la galería inferior de Las Ventas


A lo largo de los años no ha visto que los cambios en los tipos de toro, maneras de torear o avances médicos, hayan modificado el número o tipología de las cogidas, que afirma rondan la veintena anual. Las muertes desde la guerra hasta hoy han sido cuatro, la del matador Pascual Márquez en 1941, el carpintero Pablo Pérez en 1957 y los banderilleros El Coli y El Campeño en 1964 y 1988, que son un número sorprendentemente bajo y que habla bien de la calidad de la asistencia aunque el atribuye una parte a la suerte. Si la cogida de David Mora, dice, hubiera sido en la zona del 9 en vez de cerca de toriles, probablemente no habría llegado a tiempo, con lo que un escalofrío recorre la mesa.
El sobrenombre de Ángel de los toreros se ha aplicado a varios cirujanos taurinos, entre otros al recientemente fallecido Dr. Ramón Vila a quien el redactor-jefe de edición digital del diario EL PAÍS se permitió cambiar el titular de la necrológica por “Remendador de cornadas” en una actuación que demuestra que está abierta la veda de insultos al mundo taurino por parte de cualquier impresentable.

Rebosa serenidad, tranquilidad, capacidad y afición, que son imprescindibles para su trabajo, además de una gran dedicación. No hay una especialidad ni asignatura de cirugía taurina, pero a iniciativa de su padre se creó una Sociedad de Cirugía Taurina que celebra un congreso anual, alternándose uno nacional con otro internacional, donde se aportan las novedades y experiencias profesionales. Valora muy positivamente la creación de unas becas para médicos, por la Fundación José Tomás, para asistencia al Congreso de Cirugía Taurina.
El próximo Congreso de Cirugía Taurina 
se celebrará la semana próxima en Huesca

Está preparando junto con José María Sotomayor una relación completa de los sucesos médicos en Las Ventas desde la guerra civil hasta la actualidad, para dejar documentada la labor de los servicios médicos que además de por su padre y él, han sido dirigidos por el Dr. Jiménez Guinea desde 1939 a 1972. 
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Tras hablar de otros temas, alguno tan curioso como que el túnel de la enfermería no es recto porque se hizo posteriormente a la edificación de la plaza, pues estaba prevista la enfermería de caballos, pero no la de toreros, se despide de la tertulia para llegar con tiempo suficiente a Las Ventas, donde esperará pacientemente viendo la televisión, con la esperanza de que no ocurra ningún incidente y con la seguridad de que está todo dispuesto para atajarlo en caso de que ocurra.

jueves, 31 de mayo de 2018

ENRIQUE PONCE RENUNCIA A LA GLORIA


La gloria estaba detrás de la embestida destemplada y áspera de Francachelito-125 de Domingo Hernández, ganadería cuyos tres últimos toros resultaron interesantes para el aficionado.
Ponce tenía ayer la oportunidad, no de pasar a la historia en la que ya está con orla de honor por toda su trayectoria, sino de hacer una faena que quedara para la historia de los toros. La faena de un matador, figura desde su presentación de novillero, que ante un toro áspero y destemplado rinde su embestida y le hace pasar por los dos pitones. No se trataba de llevar suavemente una noble embestida. Se trataba de solucionar los problemas con  la lidia adecuada y Enrique Ponce tiene sobrados argumentos para hacerlo.
Ya en su primer toro había salido al centro de platillo para recoger al manso ahorrando tantos capotazos inútiles y carreras como son habituales cuando el toro se sale del guion.

Cuando se enfrentó con la muleta a Francachelito había cierta expectación entre muchos, como cuando ves que confluyen el toro adecuado para el torero capaz, pero no parecía que Ponce dominara la embestida del toro, llegando incluso a dar una tanda de castigo que parecía excesiva, pues el toro no tenía peligro sino aspereza en su embestida. Esa tanda consistió en unos elegantes y duros doblones y la remató con un magnífico pase por alto de pitón a pitón de gran belleza y clasicismo. En el paseíllo, como una premonición había sonado el pasodoble Gallito y el recuerdo de los videos donde se le ve castigando al toro de hace 100 años se hizo presente.
El final de la faena tras la serie de castigo fue una serie de derechazos arriesgando y mandando mucho al toro, lo mejor de la tarde, pero cuando parecía que había encontrado el camino del dominio del toro, renunció a seguir, a demostrar su dominio, a rematar elegantemente con el toro entregado. Gran faena, si. Muy grande, para un torero de 28 años de alternativa que nada tiene que demostrar, pero una renuncia a la gloria que estaba en mostrar el dominio con belleza tras un trasteo maestro a un toro de embestida destemplada y áspera.
Castella hizo una faena de adrenalina al mejor toro de la corrida que le arroyó en el recibo de capote, que decayó cuando decayó el toro y que remató con una estocada en la que no se dejó nada por entregar.

miércoles, 23 de mayo de 2018

APUNTANDO Y SIN DISPARAR


Una corrida es mala cuando no cumple las expectativas y es entretenida cuando lo que sucede en el ruedo te mantiene el interés. Exactamente eso sucedió con tres toreros de los que apuntan (maneras, detalles, cabeza o tantas cosas), como se decía en los años 80, pero no disparan.
Curro Díaz apunta personalidad, que solo sacó en sus buenos pases cambiados de su primer y rebrincado toro y en las últimas series del áspero cuarto, al que mató mejor de lo que se tiró.
Curro Díaz compone muy bien la figura

Morenito de Aranda apunta regusto, que sacó con el capote, pero no para conducir la noble embestida del Valdefresno antes de que se acabara yendo abajo.
Morenito de Aranda es clásico en sus formas

David Mora apunta capacidad, pero parecía inseguro tanto con las embestidas del buen pitón derecho llevadas por fuera de su primero, como con los problemas del último cinqueño.
David Mora no se descompone sea como sea el toro

Apuntando, apuntando y sin disparar se fue la corrida del Ventorrillo con toros a los que hay que hacer algo más que una faena standard y el remiendo de Valdefresno más apropiado para ella.

Rebrincado

Reservón

Noble

Con retranca

Entregado

Alertado

Debajo de las fotos de los toros lo que figura no es su nombre, sino su comportamiento, sintéticamente definido y claramente mostrado en un click.

Fotos de Andrew Moore