lunes, 30 de junio de 2014

EL CONTROVERTIDO PUBLICO. VI

… el público taurino está, por su propia esencia y condición, casi diríamos que obligado a la frustración. No se entiende nada de la peculiaridad festiva ni del simbolismo hondo y patético de lo humano que la corrida encierra si se pierde de vista la característica decepción del aficionado, una decepción no contingente sino esencial, recurrente endémica …

Barcelona 1945
Cortesía de José Ramón Márquez

Lo mismo que en nada fundamental de la vida – en el amor o en la sabiduría, por ejemplo – puede haber goce legítimo sin padecimiento, tampoco puede ser llamada en rigor afición taurina la que no rezuma y está esencialmente compuesta de melancolía.


Fernando Savater. Caracterización del espectador taurino. Incluido en Arte y Tauromaquia (VV AA) Turner. Madrid 1983 pags 118 y 119

lunes, 23 de junio de 2014

PASEOS POR EL MADRID TAURINO IV. LA IGLESIA DE SAN SEBASTIAN

En la calle Atocha 39 se encuentra la Iglesia de san Sebastián, de traza añeja e imponente, con fachada lateral a la calle de San Sebastián y trasera a la de Huertas. Fue construida inicialmente en el lejano 1575 y restaurada en 1959 después de sufrir los rigores del asalto anticlerical en los primeros días de la guerra civil y ser destruida por una bomba de la aviación franquista el 19 de noviembre de 1936. Benito Pérez Galdós la tachó de “estampa ridícula y tosca” sin que se conozca bien el motivo de la animadversión, que sin duda no mejoraría si hubiera visto su reconstrucción, “de una fealdad risueña” al decir de algunos.

[Iglesia%2520San%2520Sebasti%25C3%25A1n%2520en%25201935%255B3%255D.jpg]
La iglesia de San Sebastián antes de ser destruida
 en un bombasrdeo de aviación en 1936
Tomada de Madrid a fondo

Debido a su céntrica ubicación y a la importancia que tuvo desde su construcción, gran parte de la historia de Madrid se puede rastrear entre sus feligreses, que son a la postre quienes le concedieron la trascendencia para ser declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento en 1969.

La iglesia de San Sebastián en la actualidad
Foto de Juan Salazar

Con Lope de Vega a la cabeza, quien fue enterrado allí aunque no se conoce la ubicación actual de sus restos, en su atrio han colocado unas placas de mármol donde se recuerda a aquellos parroquianos más célebres entre los que se encuentran algunos toreros.
El más antiguo es Francisco Arjona Herrera “Cúchares”. También su hijo Francisco Arjona Reyes “Currito”, fue bautizado en dicha iglesia, aunque no alcanzó la notoriedad del padre, quien consiguió dar su nombre al arte de torear (el arte de Cúchares). Cúchares también era hijo de torero, si bien poco conocido, razón por la que nació en Madrid y allí mantuvo su residencia, en la cercana calle de Huertas donde lo recuerda una placa municipal.

Placa que recuerda el nacimiento de Cúchares en la calle de las Huertas
Foto de Juan Salazar

Rafael Gómez Ortega “Gallo”,  hijo de Fernando Gómez “Gallo”, torero que alternó con Lagartijo y Frascuelo y que llevó en su cuadrilla al mismísimo “Guerrita”, vino a nacer en Madrid en la antigua calle de La Greda, actual de Los Madrazo, en cuya casa existe un azulejo que lo informa y fue bautizado en esta iglesia.
No deja de ser curioso que tan sevillanos toreros fueran a nacer en Madrid y a ser bautizados en tan singular iglesia, aunque esto de los toreros nacidos en Madrid y considerados de otros lugares o nacidos por ahí y considerados madrileños, es una interesante historia que comentaré en otro lugar de estos paseos.
Rafael “El Gallo”, además eligió dicha iglesia para casarse con Pastora Imperio,  como también se indica en las placas de mármol, en las que aparece por partida doble.

Rafael Gómez Ortega "Gallo" y Pastora Imperio
  se casan en la iglesia de San Sebastián

La madrileña dinastía de los “Dominguines”,  (Dominguito, Pepe y Luis Miguel) cuyo fundador Domingo González Mateos “Dominguín” nació en Quismondo (Toledo), están bautizados en San Sebastián, como vecinos de la cercana calle del Príncipe, aunque se ve que los gestores de la iglesia no han considerado relevante que ninguno de ellos figurara en la piedra. No es descartable que en una próxima edición de las lápidas conmemorativas alcancen a figurar, pues esto de los recuerdos tiene sinuosos recorridos, como se ve en los antiguos azulejos a los que las piedras de mármol vinieron a sustituir.

Antiguo azulejo en la iglesia de San Sebastián
Foto de Juan Salazar

Entre los fallecidos que no figuran en los mármoles, está José Redondo “El Chiclanero”, torero valiente quien le planteó competencia al mismo Cúchares, pero que acosado por la enfermedad murió en la cercana calle de Huertas el 28 de marzo de 1853. Allí se veló el cadáver de Chiclanero durante un día y medio antes de salir el cortejo fúnebre que discurrió por las calles de Atocha, Carretas, Montera y Fuencarral hasta la Puerta de Bilbao, en cuyas afueras estaba situado el cementerio de San Ginés y San Luis, donde fue enterrado el diestro.

Participantes en un paseo taurino 
delante de las placas actuales de la iglesia de San Sebastián
Foto de Juan Salazar

Toreros que nacen, toreros que se casan y toreros que fallecen. En la iglesia de San Sebastián se puede rastrear la historia del toreo en Madrid.

Las placas de mármol.
En los bautizos figuran Cuchares y Rafael El Gallo
En los matrimonios Rafael El Gallo con Pastora Imperio
Tomado de Actualización cultural

lunes, 16 de junio de 2014

TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. EN VILLANUEVA DE LOS INFANTES

Previo a la continuación de la biografía de José Mata, publico este avance sobre su recuerdo en Villanueva de los Infantes, donde sufrió la cornada que le causó la muerte.

EN VILLANUEVA DE LOS INFANTES

La mortal cogida de José Mata en 1971, causó gran impresión, no sólo entre sus cercanos, sino en todo el mundo taurino y, especialmente entre los aficionados de Villanueva de los Infantes.

Para perpetuar la memoria del torero erigieron un busto de piedra sobre pedestal, obra del artista local Juan Luis Fernández Molinero, quien lo regaló a la cofradía del Santuario de la Antigua, organizadores de la corrida y de los actos en recuerdo del torero.

El busto de José Mata en su ubicación original

Este busto se inauguró al año siguiente con otra corrida en la que participaron Paco Ceballos, quien estaba el año anterior, Juan Calero quien figuraba en el cartel del año anterior pero no pudo asistir y en cuya sustitución acudió José Mata, y Antonio Porras, con toros también de D. Luis Frías Piqueras.

El cartel de la corrida en el primer aniversario de la cogida mortal de José Mata
 el 25 de julio de 1972


La viuda de José Mata, acudió a los actos y en la corrida los matadores le brindaron sus toros, acabando los actos con una foto junto a los tres toreros rodeando el busto, en un emocionante recuerdo.

La inauguración del busto de José Mata con 
los tres matadores y su viuda 

Más de cuarenta años después, todo ha cambiado en Villanueva de los Infantes, que ahora es un pueblo que intenta aumentar el turismo, arreglando y promocionando su bello casco histórico.

El Santuario de la Antigua ha remodelado su claustro donde ya no se celebran corridas de toros, para lo que han construido una plaza aneja de fábrica de ladrillo. El busto de Mata ya no se encuentra en el pedestal, pues hace unos años fue objeto de un acto vandálico que acabó con la desaparición y posterior recuperación del mismo.

El busto en la actualidad, 
en el muro exterior de la nueva plaza de toros


Pero el recuerdo se mantiene y la escultura ha sido colocada en un nicho en la pared de la plaza de toros a salvo de inadvertidos destrozos. La actual Junta de Gobierno de la Cofradía de Nuestra Señora de la Antigua y Santo Tomás de Villanueva, que así es su nombre completo, no tiene un gran interés taurino, pero si en conservar la memoria de José Mata, protagonista destacado y trágico de su historia y de la de todo el pueblo. Por ello las gestiones del aficionado Juan Carlos Olalla, para conseguir que los restos del torero reposen en los terrenos de dicho Santuario, han sido acogidos con interés por la Corporación municipal.


Sobre José Mata, se puede ver también en este blog:
TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA

sábado, 14 de junio de 2014

EL CONTROVERTIDO PUBLICO - V

El público sabrá mucho de toros, no se lo discutimos, y hasta si es preciso lo anotamos: el público es entendido. Pero inmediatamente anotamos también: el público es injusto, irrespetuoso y un poco cruel (…) En la plaza sólo predomina el espíritu de contradicción (…) siempre hay un pero que poner en el momento más crítico, más inoportuno (…)

Protestas en el tendido. Tomada de El País

(...) El público no es inhumano, aunque algunas veces lo parezca. Acaso este desasosiego, este malestar tenga su origen en el cansancio, en el excesivo número de corridas o en la falta de aliciente e interés (…) El público está hastiado, necesita descanso, y los toreros, renovarse.

Gregorio Corrochano. ABC 14 de junio de 1914. Citado en La edad de oro del toreo. Espasa Calpe Madrid 1992, pag 99

martes, 10 de junio de 2014

SAN ISIDRO 2014. VICTORINO Y LOS DEMAS

El resumen de la feria es fácil. Victorino y los demás. La casta, la fiereza incluso, del toro de lidia, recupera el interés de la fiesta de los toros perdida entre el barullo de la elegancia y el medio toro.

Pero creo que para un resumen global es interesante contextualizar la feria en la época negra de la fiesta de los toros por la que atravesamos, en la que los toreros del sistema, aquellos que torean todas las ferias y son el soporte de las taquillas de los empresarios, no tienen el contrapeso de los toreros de aficionados, que son quienes traen la emoción al toreo. El toreo cansino de todos los días, que para hacerse todos los días necesita precisamente de toros que permitan a las figuras andar sin apreturas, no encuentra el contrapeso de toreros de calidad que gusten a los aficionados, como en otros momentos fue el caso de Antoñete, Rincón, José Tomás o El Cid.

Anuncio aparecido en The Times el 20 de junio de 1920


En esta época ha aumentado la rigidez del sistema debido a la existencia de un oligopolio de toreros, el año pasado el G-9 ó G-10 y este los “big five”, que se pelea con los empresarios por el pastel que en esta época de crisis no cesa de disminuir. Esta rigidez ha institucionalizado la serie B donde están los toreros modestos con el ganado exigente y sin apenas trasvase entre ellas y ha provocado una falta de relevo en la parte superior del escalafón donde se mantienen los mismos desde hace más de diez años, a costa de la propia fiesta. El entramado oficial se apoya en un dominio de la prensa oficial taurina que está tajantemente separada de la opinión de los aficionados que se expresa en las redes sociales y la búsqueda de una presentación a la sociedad más acorde con los más vacuos espectáculos.

Ilustración de Andrés Martínez de León
para su obra Los amigos del toro

En este marco global es donde se puede ver el resumen de la feria de San Isidro que está representado por el triunfo de Victorino o el elogio de la fiereza y la exigencia. La sorpresa Miura con dos toros bravos, uno de ellos de premio. El sitio, la cabeza torera y la decisión que ha demostrado Perera. La entrega de Fandiño que no supera su techo de calidad aunque haya creado un momento tan conmovedor como su estocada a topacarnero al Parladé y no haya sido capaz de dar un puñetazo encima de la mesa el día de la Beneficencia. El desprecio de los “big five” a la lidia, quizá entendible porque no viven de eso, sino de su repetitivo toreo de muleta. El efecto Castaño que no ha tenido seguimiento y no ha habido otros toreros que se hayan aventurado por el hueco del espectáculo de la lidia, a pesar de que se nota que los banderilleros que saben, tienen mayor gusto por arriesgar y hacer más bella su suerte, es una sorpresa que no puedo calificar de positiva. La desastrosa realización de la suerte de varas donde los picadores recargan inmisericordes la puya, sin dejar apenas espacio para una bella realización de la suerte y poder mostrar la condición del toro.

Pancarta en la plaza El Toreo de la Condesa Mexico DF. 
19 de noviembre de 1944
Tomada de Descabellos

En fin el apunte de tantas cosas buenas y malas, muy dispersas en tantas tardes y que han propiciado una feria más entretenida que en años anteriores, pero que no supone un avance hacia una tauromaquia más comprometida con la casta y bravura del toro y la emoción del espectáculo, sino un paso más en un negocio decrépito por cuyos restos se pelean toreros oligopolistas y empresarios dominantes.

Esta entrada es el texto de la intervención en el resumen de la feria realizado para la Asociación el Toro de Madrid en el Centro sociocultural Maestro Alonso del Ayuntamiento de Madrid.

lunes, 9 de junio de 2014

EL APUNTE DEL 8 DE JUNIO. LOS MIURA NO SE COMEN A NADIE

Miura siempre es un acontecimiento, si lleva casi diez años sin venir  a Madrid, mayor es, y aunque el juego de los toros no sea de gran celebración, siempre es mejor quedarse con la botella medio llena del juego encastado de los dos primeros y la bravura del tercero, por más que una corrida enlotada al revés, donde los toros interesantes salen los primeros y los tres últimos se pierden entre la blandura y la sosería deja siempre un sabor agridulce.

Miura al galope contra el caballo

Rafaelillo es un especialista que sabe sacar juego a los miuras, darles espacio y salida sin obligarles en demasía y respetando su aire permanentemente distraído. Castaño deja lucirse a su cuadrilla que fue bien recibida y homenajeada y al propio toro que siempre parece valer más en sus manos y Serafín se estrelló contra esa manía de Las Ventas de medir a los toreros modestos no en función del toro que tiene delante, sino en relación con el arquetipo del toreo que los que gritan tienen en su cabeza y que rematan con el cansino grito de: “Se va sin torear”.

 
Javier Castaño

Tenía el final de la corrida un aire de despedida relajada, quizás porque la feria se había acabado el viernes con los encastados victorinos y los Miura, faltos de la habitual policromía de sus capas, eran un estrambote que se veía más como una guinda en el pastel de la entretenida feria, que como el plato fuerte de la misma.

Fernando Sánchez de la cuadrilla de Castaño


El año que viene más, aunque muchos seguimos celebrando la recuperación de la casta de los victorinos y esperando la llegada del nuevo mesías que ponga del derecho el toreo actual, que tantos vemos del revés.

Fotos de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas.

viernes, 6 de junio de 2014

A SANGRE Y FUEGO

Reproduzco el artículo publicado en DIARIO 16 sobre la faena de César Rincón a Bastonito.
A SANGRE Y FUEGO
No hay más toreo que el toreo y Rincón es su profeta. El profeta que nos lleva a la tierra prometida del toreo auténtico, el que se hace exponiendo generosamente la vida a cambio de ganar la vida del toro, después de someterlo a la voluntad dominadora del hombre.
La casualidad, el azar y, cómo no, la decisión del torero de pedir toros de verdad juntaron, en el mismo lugar y en el mismo momento, al toro más bravo con el profeta del toreo, para que se produjera la revelación.
«Bastoncito», de la ganadería de Baltasar Ibán, era un toro bravísimo, el más bravo de la feria y de muchas ferias. Alucinados, asistíamos a la ofrenda generosa de la vida del profeta, que entregaba su vida al toro bravo arquetípico en los primeros derechazos de cada tanda, cargando la suerte y desviando el viaje del toro.
El toro, bravísimo, no cesaba de pedir más, y puesto que más pedía, Rincón lo dominó en el toreo al natural. Ahí se produjo el fenómeno de la revelación, con el toro cerrándose hacia el tercio, conforme el torero, colocado en el único sitio que se podía romper al toro, perfectamente cruzado y obligándole a cambiar el viaje, le metía en su muleta limpia y le obligaba a entregarse. El rito pide la sangre del toro, pero éste sólo estaba dispuesto a entregarla a cambio, de la del torero, y Rincón, generoso, le cambió la vida por la suya que entregó al ara de los cuernos del toro bravo.
Nunca había asistido a un momento tan fuerte, donde un torero de verdad estaba representando el mito del toreo con un toro mítico. Lo representó como debió ser el encuentro primero: A sangre y fuego.

(7 de junio de 1994. DIARIO 16)


De la página de DIARIO 16 donde se publicó este artículo, el presidente del GRUPO 16, Juan Tomás de Salas mandó ese mismo día sacar dos planchas de aluminio, con las que en esa época se imprimía el diario,  para regalárselas al torero.

Por distintos avatares, estas planchas que no se le habían entregado a César Rincón y de las que desconocía su existencia, llegaron a mi poder en un lugar insólito como fue una entrega de premios en el año 2007, a los miembros de lo que fue la Unión Militar Democrática, uno de los cuales era Director adjunto del diario en 1994.

La placa con el artículo en la casa de César Rincón
 junto a otros recuerdos de Bastonito

En el año 2010 un amigo personal, nada aficionado a los toros, fue invitado por César Rincón a la fiesta de su cumpleaños y me pidió una opinión acerca de un regalo adecuado para el maestro. En ese momento se cerró el ciclo y la plancha fue entregada a quien estaba destinada, con el único retraso de 15 años que no empañaron el recuerdo vivo de aquél gran momento de la tauromaquia, quizá el más impactante de tantos cuantos me han proporcionado placer y emoción en mi larga y dichosa vida de aficionado a los toros. 

LOS AMIGOS DEL TORO Y BASTONITO

El sábado 7 de junio se cumple el XX aniversario de la faena de César Rincón a Bastonito de Baltasar Ibán, uno de los momentos más importantes que he presenciado en mi vida de aficionado.

Tomadas de El blog de Bastonito

Escribía yo, en esos años, una columna diaria en el ya desaparecido DIARIO 16, sobre mis sensaciones como aficionado, donde expresé la emoción que sentí ante aquella faena.

La Asociación El toro de Madrid en su boletín La voz de la afición de mayo de 2014, ha tenido la gentileza de elegir dicho artículo para ilustrar su Homenaje a Bastonito, en recuerdo de aquella gesta taurina.

Asimismo, me ha invitado a participar el próximo domingo 8 de junio en el acto en el que junto con Zabala de la Serna, crítico del diario El Mundo y la presidenta de la Asociación, analizaremos la feria de San Isidro 2014.

Ilustración de Andrés Martínez de León en 
Los amigos del toro

El acto tendrá lugar en el Centro Sociocultural del Ayuntamiento de Madrid en la calle Maestro Alonso nº 6, junto a la plaza de toros de Las Ventas. La hora de comienzo serán las 12,30 del mediodía.

El artículo sobre Bastonito, lo ha publicado, también con cariño, Bebe Chico en su blog Festivales de España, en el que aparece junto a extractos de los artículos de Vicente Zabala y Joaquín Vidal, en una compañía que me honra.


jueves, 5 de junio de 2014

EL APUNTE DE LA BENEFICENCIA: A PUNTO DE CARAMELO

La decisión de Fandiño recorrió la plaza en la faena al quinto toro de la áspera corrida de Alcurrucén. Codicioso, el toro punteaba la muleta y Fandiño imprimía al trasteo un sello de entrega excesivamente acelerada. Con la muleta en la izquierda, instrumentó una serie más templada, más armónica, más acorde con las esperanzas del público.

Fandiño al natural

Sale Fandiño de la serie con la plaza expectante, a punto de caramelo si se permite la metáfora culinaria tan de moda actualmente, hay que acabar la faena en alto para dejar una obra bien construida, el pitón izquierdo parece el idóneo para rematar con una serie o dos buenos naturales sólo, incluso uno bien macizo y un remate acorde, y, de repente el torero se cambia la muleta de mano, cita al toro por el pitón derecho, este se muestra renuente en la embestida y lo que podía ser un final de triunfo se desinfla. Acaba con las célebres bernardinas con las que nos castigan todos los días unos u otros, y se entrega matando al toro en la cara, sin cruzarse, arriesgando lo que no arriesgó en la fallida última serie.

Las evitables bernardinas

El Juli al que muchos le achacan la culpa de muchos de los males que tiene actualmente la tauromaquia, probablemente con razón, tuvo una actuación muy protestada con su primero, un cinqueño con aspecto de novillote y dócil deambular y otra basta, fea y sin conseguir resolver los pequeños problemas que planteaba el toro en el cuarto. Talavante estaba en el día del no.

Despedida del palco


Como siempre en los últimos años, la corrida de la Beneficencia defraudó las expectativas que se crean artificialmente en torno a ella, aunque mantuvo el interés de visualizar la despedida del inquilino del palco real, quien siempre ha demostrado su apoyo a la tauromaquia.

Fotos de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas.

miércoles, 4 de junio de 2014

EL APUNTE DEL 3 DE JUNIO. CASTA SIN EMOCION

Bien está lo que bien acaba. Así los dos últimos toros de Adolfo Martín dejaron claro su compromiso con la casta. Al precioso quinto toro, cárdeno claro y capirote, Urdiales no acabó de ver clara la distancia ni las maneras y así como pisaba el terreno del toro en el primer pase, luego se retiraba dejándole espacio para ligar la serie y el toro renuente no acudía hasta que el torero no le volvía a pisar su sitio, cerrando una faena con dientes de sierra en cuanto a la emoción y la entrega.

Urdiales con Escribiente

Aunque el montaje de la faena de Perera fuera parecido, la diferencia la puso el temple y por tanto el  remate, tanto de los pases como de las series. Consintió  Perera a su toro, lo enceló en la muleta y lo dominó con el temple, consiguiendo dos bellos naturales rematados con el de pecho  y otro gran natural más, también abrochado con el de pecho, dentro de una faena cerrada, ya que no maciza, y rematada con una soberbia estocada.

Perera con Revoltoso 

Está Perera muy centrado con el toro, le engancha bien y lo remata atrás, pero no emociona, porque la emoción surge al desviar la trayectoria del toro. Rompe el viaje del toro en el primer pase de la serie, pero lo remata fuera y luego se coloca al hilo para que el viaje del toro siga desahogado, rematando, ahora sí, bien atrás. Digamos que el diseño de su pase es una J, mientras que la belleza y por tanto la emoción aparece con más claridad cuando el diseño se aproxima más a la ¿.

También con Revoltoso

El papel de la corrida era Perera y los toros de Adolfo Martín y el matador cumplió con creces, con su capacidad, decisión y entrega, mientras que los toros se dividieron en dos mitades, la segunda mejor que la primera sin que en ninguna de ellas estuviera sobrada la emoción de la casta. 

Fotos de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas.
Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=47206 con foto de Muriel Feinner

martes, 3 de junio de 2014

EL APUNTE DEL 2 DE JUNIO. LA FIEREZA SALVADORA

Macetero vino a salvar con su fiereza una plúmbea corrida de Cuadri. Una corrida mal planteada, como tantas en esta feria, que parecía concebida como una corrida de la oportunidad ambientada por Castaño y su famosa cuadrilla.

David Adalid

La fiereza del toro es la salvación de la fiesta, mal que les pese a muchos. Da importancia al valor del torero, añade la imprescindible emoción por cuanto se ve la incertidumbre del resultado, demuestra la importancia de la técnica para salir con bien del enfrentamiento y marca el espacio donde se podrá desarrollar la fiesta del siglo XXI.

José Carlos Venegas aguantando la embestida de Macetero

Claro que la fiereza no es fácil de dominar y si no que se lo pregunten al valiente e inexperto José Carlos Venegas, quien añadió a la natural dificultad del toro, la mala lidia y el espantoso tercio de varas que es para descalificar al picador Santiago Rosales. Crudo el toro, por mal picado, Venegas se vio desbordado por la incansable repetición de la embestida que no era capaz no ya de dominar sino de vaciar adecuadamente. Sufrió una espeluznante cogida donde Macetero se lo pasó de pitón a pitón para acabar tirándolo al aire, de la que salió seriamente conmocionado, pero volvió a la cara del toro sin arredrarse, hasta dar honrosa muerte al animal.

Tremenda cogida de Venegas, sin cornada

Antes habíamos tenido sosería, nobleza y descaste, expresados de cinco maneras distintas pero todas carentes de emoción, justo lo contrario de lo que se espera de una corrida de Cuadri, en la que brillaron los banderilleros, con grandes pares de todas las cuadrillas y dieron una fea nota los picadores.


El futuro de la fiesta no está en la embestida noble, mecánicamente repetidora y carente de emoción que nos intentan imponer, sino en el enfrentamiento del torero con la fiereza del animal bravo, cuyo dominio es la mejor expresión de la belleza singular de la tauromaquia.


domingo, 1 de junio de 2014

LO LAICO, LO CIVIL Y EL ESCUDO DEL ALETI

Para Mariano Calvini, quien me envió sorprendido la foto de Gonzalo Caballero.

El paseíllo de Gonzalo Caballero en Las Ventas llevando en el capote de paseo el escudo del Atlético de Madrid, dos días después de jugar y perder la final de la Copa de Europa o Liga de Campeones es un acontecimiento que trasciende a la propia actuación del novillero, por otra parte poco reseñable.


Gonzalo Caballero haciendo el paseillo en Las Ventas el 26 de mayo de 2014
Tomada de El Mundo

La lectura fácil de la moral del perdedor, tan cara al Atlético de Madrid, del orgullo del marginado o perteneciente a una minoría, que tantas alegrías y, a la vez, tantos estragos causa o incluso del crecerse ante la adversidad, fuente de tanto heroísmo y tanto sacrificio inútil, no agota el interés del asunto.

Diego Silveti quien acostumbra salir de la plaza envuelto en su capote de paseo 
con la imagen de la Virgen de Guadalupe
Tomada de Larga cambiada

Más curiosa es la sustitución de la imaginería religiosa por otra, ya no laica sino absolutamente civil. En una sociedad donde a lo religioso le cuesta mantenerse en el ámbito de lo privado y está acostumbrado a trascender a la vida diaria, so pretexto de la tradición o del más mostrenco, siempre ha sido así, sin detenerse a la veracidad de ello, sustituir, en un capote de paseo la imagen religiosa tan habitual de vírgenes o cristos, no ya por un bello dibujo, sino por un escudo de un equipo de fútbol, plantea la sustitución de  la religión como fuente de la imaginería popular, que ya ha dejado de ser cierto, por una actividad social y un espectáculo masivo absolutamente extraño.

Puglia, Italia. Sábado santo año 2000
Foto de Cristina Gª Rodero tomada de Entre el caos y el orden

Acostumbrada la religión a establecerse como fuente de  costumbres populares, en actividades que, algunas veces, si nos las cuentan realizadas por los chiitas nos parecen aberraciones y si las vemos en un pueblo, estimamos que pertenecen al rico acervo popular hispano, verse sustituida en imaginería por el fútbol, es un gran choque.

Aficionados del Liverpool

Confieso que a pesar de los numerosos sobresalientes en religión e Historia sagrada en mis diez gratos años de estudios con los maristas, no he logrado penetrar el intríngulis de la religión, más allá de su importancia social; pero verla sustituida por una actividad, que realmente concita el interés de la mayoría de la población, que se desvive por sus avatares diarios, me parece un signo de los tiempos que va más allá de una contestación antirreligiosa, de una crítica laica. Simplemente habla de lo viejas que se han quedado determinadas actitudes, que ya no son contestadas sino simplemente sustituidas sin pudor y sin descaro, con naturalidad, sin transgresión. ¡Por el Aleti!