viernes, 30 de enero de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 3.3 LA TRAGEDIA

3.3 LA TRAGEDIA

La cogida, gravísima, desbordó la capacidad de intervención de la enfermería y el equipo médico de la plaza. La enfermería preparada en el Santuario suscitó muchas discusiones tras la cogida, debiendo aclararlas el Gobierno Civil de Ciudad Real que afirmó que  la visita de inspección había certificado su idoneidad. También el Colegio de Médicos de Ciudad Real afirmó que las condiciones de la enfermería y la actuación de los médicos fueron las idóneas. 


Nota del Gobierno Civil de Ciudad Real
certificando la idoneidad de la enfermería de la 
Plaza de toros de Villanueva de los Infantes
Diario Lanza 28 de julio de 1971

Pero lo cierto es que nadie suturó la femoral a José Mata tras la cornada y con un torniquete hecho sobre la propia taleguilla lo mandaron a Madrid en un domingo de verano por la carretera N-IV del llamado Plan Redia, la carretera de Andalucía anterior a las autopistas, en medio del atasco tremendo de un país que en los años 60 del llamado milagro español, había vendido muchos coches pero no había invertido en carreteras.


Estado en el que llegó José Mata al Sanatorio de Toreros
El Ruedo de 27 de julio de 1971

No hay épica en su muerte, es una mala cogida en una corrida perdida de un pueblo, Villanueva de los Infantes, alejado de las principales vías de comunicación y conocido por ser el lugar donde falleció Francisco de Quevedo, en un duro destierro fuera de la Corte y sus intrigas. Era una corrida más de una temporada donde se superó la cantidad de seiscientas corridas de toros. Fue en la corrida en la que se cebó la tragedia.


Fotocrónica de la cogida en El Ruedo de 3 de agosto de 1971

La muerte de Mata impresionó mucho, por una parte era la primera que se producía tras la muerte de Manolete casi 25 años antes, por otra parte parecía razonablemente evitable. Los avances en cirugía y el acceso a la penicilina habían acabado prácticamente con la mortandad de los toreros, las cogidas se curaban sin esperar con temor a la aparición de la infección causante de tantas muertes. La lidia habitual de utreros como toros disminuía también los riesgos, que nunca desaparecen en una corrida, sean utreros o cuatreños. Claro que los toreros ejercían y ejercen una profesión de riesgo, pero este se suponía más medido de lo que el infausto viaje de Mata por las carreteras españolas demostró.


ABC 27 de julio de 1971

Si el recuerdo remitía a Manolete, las circunstancias recordaban a Sánchez Mejías, con la cornada en la ingle que rompe la femoral, la enfermería insuficientemente equipada, el largo traslado en ambulancia por las carreteras secundarias hasta Madrid, y la evitable gangrena que acaba con su vida, muestran un paralelismo con la imagen de Sánchez Mejías recorriendo la misma carretera para morir desangrado y con gangrena en la clínica del doctor Crespo en la calle Goya de Madrid, esquina a la Ronda de Francisco Silvela, a pesar de que el médico local de Manzanares, Fidel Cascón Arroyo se ofreció para curarle en la misma enfermería de la plaza. 



Tomado de Noticias de Infantes

Nadie se ofreció para curar a Mata en su trágico viaje hasta el Sanatorio de toreros en Madrid, al que llegó cuando la gangrena ya había aparecido.


Diario Lanza 28 de julio de 1971

Tras el largo viaje en ambulancia, la situación médica de Mata, cuando llegó al Sanatorio de toreros era crítica y Mata rodeado de su mujer, sus padres y su hermana Nery, quienes vinieron de urgencia desde La Palma, falleció el 27 de julio, dos días después de la cornada que resultó mortal, a pesar de los esfuerzos de los médicos que le trataron.



La salida del cortejo fúnebre del Sanatorio de Toreros,
camino de Las Ventas donde recorrería su exterior
Diario Lanza 31 de julio de 1971

Su muerte no fue cantada por un gran poeta como en el caso de Sánchez Mejías, pero el relato de su agonía y fallecimiento llenó las páginas de la prensa de la época. El diario ABC seguirá con detalle las actuaciones médicas, prestando atención a las circunstancias personales y familiares, la revista El Ruedo dedicará un número extraordinario a la muerte del torero. 


Portada de el nº extraordinario de El Ruedo de 3 de agosto de 1971
dedicado a la muerte de José Mata


Una revista tan poco taurina como La Gaceta Ilustrada publicará un reportaje de cuatro páginas titulado “La muerte de un torero”, donde afirmará: “Un torero modesto y valiente ha dejado su vida en el ruedo: muchos opinan que nunca debió morir”. 




Reportaje en La Gaceta Ilustrada sobre la muerte de José Mata



La polémica por las condiciones de la enfermería de la plaza y la atención médica, tendrá acusaciones y responsabilidades cruzadas, en las que intervendrán el Gobierno Civil y el Colegio de Médicos de Ciudad Real y la polémica  resonará durante mucho tiempo, tanto que el crítico del diario El País, Joaquín Vidal, la traerá a colación tras la muerte de Paquirri, trece años después, debido a la cogida sufrida en Pozoblanco. “… aún no se sabe de un apoderado que haya negado la actuación de su torero porque la enfermería no estaba en condiciones”, dirá Joaquín Vidal tras la muerte de Paquirri, que tantas similitudes tendrá con la de José Mata, en un artículo subtitulado: “Las enfermerías de paredes desconchadas son frecuentes en los 5.000 festejos anuales”. Finalmente la esposa de Mata, Marie France Goudard dirá en una entrevista a Manuel Molés en el diario Pueblo: “No acuso a nadie. Todos hicieron lo posible por salvar su vida”.


Diario Lanza 30 de julio de 1971.
Reproduce una entrevista de Manuel Molés a Marie- France Goudard en el diario Pueblo


José Mata recibió más atención de la prensa en esos días de la que posiblemente recabó a lo largo de toda su carrera, pero fue el tributo de la siempre sorprendente muerte de un torero, la impresionante tragedia que rodea a la fiesta de los toros, agravada por la mala suerte, la supuesta imprevisión de los recursos médicos, el cariño a un torero que estaba despuntando en Madrid, la sorpresa de su origen canario, la vida segada de un valiente que se estaba abriendo un improbable paso en el mundo de los toros.

(Cont.)
Próximo capítulo: 4. NO HAY OLVIDO PARA LOS HEROES. 4.1 UNA HISTORIA CONMOVEDORA.

Publicado anteriormente
2.3 La alternativa. http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2014/12/diles-que-no-me-olviden-tras-las.html

martes, 27 de enero de 2015

LA FALSA CALLE ARRIETA 3


La foto

Esta conocida fotografía de José Gómez Ortega, Gallito, viene figurando en numerosas exposiciones, artículos y libros con este pie de foto u otro similar: BALDOMERO. Joselito vestido de luces, el industrial sevillano Pickmann y Caracol padre -su mozo de espadas- en el portal de la casa de los Gallos en la calle Arrieta saliendo para la corrida. Madrid c. 1918.


Pie de foto en la Exposición en la plaza de toros de Las Ventas
Joselito y Belmonte: 2 de mayo 1914 – 2 de mayo 2014

Bebe Chico que incluye esta foto en su interesante artículo sobre “Las casas de Gallito en Madrid”, http://festivalesdespa.blogspot.com.es/2012/11/casas-de-gallito-en-madrid.html me comenta que así figura en la página 111 del libro Baldomero & Aguayo. Fotógrafos taurinos de Alvaro Martínez-Novillo, que es el Catálogo oficial de la Exposición que con el mismo nombre patrocinó el Centro de Asuntos Taurinos de la Consejería de Cultura de Comunidad de Madrid en las Salas de la Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, durante los meses de mayo y junio de 1991, editado por Turner.
Aunque los personajes son los indicados, el edificio y la fecha no corresponden con la leyenda.


Portada del libro

En búsqueda de la fuente del error y como actualmente el archivo fotográfico de Baldomero y Aguayo pertenece al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, me puse en contacto con la fototeca del Ministerio que gestiona dicho archivo, quienes amablemente, el pasado 18 de junio de 2014, me contestaron lo siguiente:
la fotografía que le interesa no está en nuestros archivos o, al menos, no se encuentra procesada aún y por tanto no podemos localizarla.
No obstante, justamente hoy hemos publicado en el catálogo en línea de nuestra Fototeca un lote de 6.089 imágenes del Archivo Baldomero y Aguayo, entre las que se encuentran 23 fotografías que recogen corridas de Joselito.
El Archivo Baldomero y Aguayo está integrado por más de 26.000 imágenes conservadas en placas de vidrio, acetatos y rollos de película de 35 mm, y realizadas entre 1913 y 1956 por Baldomero y su hijo, José Fernández Aguayo. Dado el gran volumen de la colección y la limitación de recursos con que contamos, la catalogación y digitalización de las imágenes se lleva a cabo por lotes a lo largo de periodos concretos.

Al publicar en el blog los dos artículos anteriores, en los que demostraba que no se podía haber hecho dicha foto en la calle Arrieta de Madrid, José Antonio G. Villarubia, me contestó: Con total seguridad se trata del antiguo Hotel Castilla en Toledo.


Fachada del hotel Castilla en Toledo

La foto es de 1890, poco antes de la inauguración del hotel

Foto de Casiano Alguacil editada por eduardoasb en Toledo olvidado


Este antiguo Hotel Castilla inaugurado en 1890 fue uno de los primeros hoteles de lujo inaugurados en España, un bello edificio restaurado en 1950 para sede del INP (Instituto Nacional de Previsión) y actual sede de la Tesorería general de la Seguridad Social.

La fachada actual
La entrada se realiza por el hueco a la izquierda de la puerta principal
para lo que se ha rasgado la ventana, se ha creado una rampa de acceso y 
se ha recortado la escalera 
Fotografía de Andrew Moore

La fecha tampoco es 1918, aunque sin duda el catalogador no tenía clara la fecha y por eso pone c.1918. La fecha real es el sábado 19 de agosto de 1916, en las fiestas por la Virgen del Sagrario que se celebra el 15 de agosto. Se lidiaron toros de los Herederos de D. Vicente Martínez para Joselito, Posada y Limeño, con una excelente entrada. 


La puerta del edificio desde un encuadre similar al de la foto de Baldomero
Fotografía de Andrew Moore

Se aprecian las escaleras donde están colocados los acompañantes del torero,
el detalle de la decoración de las jambas, 
la albardilla de remate del zócalo de granito,
los adornados clavos de hierro 
e incluso el llamador de la puerta sigue en el mismo lugar.
Se ha tapado el acabado original de mampostería con llagueado en altorelieve,
mediante un enfoscado que aplana la fachada, en una restauración discutible


Esta es la única corrida toreada por Gallito en Toledo según la exhaustiva relación publicada por Paco Aguado en El Rey de los toreros, Joselito el Gallo. También según los archivos de la peña “Los de José y Juan”, supervisados para estas corridas por Rafael Cabrera Bonet; luego parece razonable suponer que tuvo que ser ese día. 

Se puede seguir la información de dicha corrida, pues aún sin levantar gran expectación fuera de Toledo, fue recogida por la prensa, habiendo hallado reseña de la misma en los diarios y revistas de la época.


La corrida del 19 de agosto de 1916 en El Imparcial


Según la detallada crónica de ABC, Joselito acabó con el primero de pinchazo y descabello siendo premiado con aplausos a su labor. En el cuarto, estuvo superior y recibió ovaciones por un quite a la salida de un puyazo de Camero quien cayó y resultó herido tras el choque, desató el entusiasmo general en banderillas, sonando la música en el cuarto par, y pone cátedra con el toreo de muleta, llegando a colgar, entre el sonido de la música y las incesantes aclamaciones del público, un sombrero, que le tiró un espectador, del cuerno del toro, con el que acabó de una estocada sin puntilla, tras un pinchazo. Joselito recogió  grandes ovaciones y prendas de ropa en su triunfal vuelta al ruedo, tras lo que se retiró de la plaza para poder tomar el tren a Bilbao, donde torearía al día siguiente.




Patio interior donde se aprecian los dos pisos
Fotografía de Andrew Moore

El Heraldo de Madrid también publica telefonemas firmados por Don Benigno, quien tras quejarse de que no hay tren para volver a Madrid después de la corrida, afirmar que se dice que el cartel de toros ha sido un fracaso y que la feria está muy desanimada, relata con detalle y cierto malhumor la corrida de la que dice que hay una buena entrada.


Rincón de la 1ª planta del patio interior
Fotografía de Andrew Moore

El Imparcial cuyo corresponsal no estaba tan enfadado  como Don Benigno, afirma que hubo buena entrada y abunda en que el Gobernador Civil dio permiso a Limeño para que alternara con Gallito y Posada, lo que parece indicar que no estaría anunciado.


Detalle de columna en el patio en planta baja
Fotografía de Andrew Moore

El País, El Liberal así como en las revistas El Toreo, La Lidia y Toros y toreros, donde también hay reseña de la corrida no añaden gran cosa a las crónicas más detalladas del ABC y El Heraldo de Madrid.

Detalle del ábaco
Fotografía de Andrew Moore

En ningún caso las crónicas están realizadas por los cronistas titulares de los periódicos que debían encontrarse en Bilbao.


El patio del edificio, actualmente cubierto
donde se aprecia la bonita escalera
Fotografía de Andrew Moore



Como colofón del trabajo, Andrew Moore realizó una serie de fotografías, que amablemente nos autorizaron a realizar en el interior del edificio, fuera del horario de atención al público, donde se documenta el error y se describe el bello edificio en cuya fachada, se realizó la foto que hasta ahora figuraba como realizada en la calle Arrieta.


Antiguo Hotel Castilla
Actual sede de la Tesorería de la Seguridad Social
 en Toledo en la Plaza de San Agustín, 3
El interior del edificio se restauró en 1950 para sede del INP
Fotografía de Andrew Moore



domingo, 25 de enero de 2015

LA FIESTA SE DEFIENDE POR LA BRAVURA

Esta es la idea que guía a Carlos Aragón Cancela según expresó en la Tertulia de Jordán el pasado jueves 22 de enero. Propietario de la ganadería Flor de Jara, por compra en 2008 de uno de los tres lotes en los que se dividió la ganadería de Joaquín Buendía, el que ya entonces se denominaba Bucaré, como la finca madre de la ganadería. Se los llevó a pastar a fincas de Colmenar Viejo, tierra de toros. Enamorado de los santacoloma, de los que tenía una punta antes de la compra de Bucaré, se dedica a cuidar su ganadería y defender su encaste.


Carlos Aragón Cancela con los asistentes a la Tertulia de Jordán
Fotografía de Andrew Moore

Cree que el principal problema de sus toros para los toreros es la viveza y lo que aprenden, que no les puedes dudar ni andar con muchas pruebas y que hay que saber cuándo acabar las faenas, pues después de una fase de ascenso en la que entregan su bravura, tienen un descenso muy rápido y pueden deslucir una faena si no se sabe cortar a tiempo.


Toros de Flor de Jara en la nieve de la sierra madrileña
Fotografía de André Viard



Las escuelas de toreros las considera muy positivas y de hecho con su primo Luis, también matador de toros como él y su tío, han fundado y dirigen la de Colmenar Viejo y dice que es allí donde se les debe enseñar a los toreros, las maneras de enfrentarse a los comportamientos de los distintos encastes.



                                         Hierro de la ganadería Flor de Jara

Tiene unas 280 vacas y hasta una veintena de sementales, de los cuales ocho tienen un hato de vacas propio. Ganó la corrida concurso de la torista plaza de Vic-Fezensac en 2011 y afirma que los toros que ha seleccionado él, están saliendo mejores que los que había cuando compró la ganadería. Su camada, cree él, debe darle para sacar cuatro corridas anuales para plazas de 1ª, a pesar de ser toros de pequeño tamaño, junto a las correspondientes novilladas con y sin caballos.


Toros de Flor de Jara
Tomada de Encastes Bravos

Precisamente por el pequeño tamaño del encaste y sus pitones, defiende y utiliza las fundas. No hace inseminación artificial, de manera habitual, por su coste y la necesidad de aumentar el manejo de los toros, que ya es mucho debido a los saneamientos.

Flor de Jara: una reserva de Santa Coloma

Cárdeno de Flor de Jara
Tomada de Por el pitón derecho

Decidido en su manera de exponer sus ideas como lo era como torero, de los que algunos le recordamos especialmente toreando un victorino en San Isidro, con gran pureza, pero que lo mandó a la enfermería. Fiel a esa línea de toreo con pureza defiende que el torero que le gusta es Morante y al preguntarle por qué no torea Morante toros de su ganadería o de su encaste, afirma que no lo hace pero si quisiera podría con ellos, lo que viene a demostrar que la capacidad de ilusión, tan necesaria en la tauromaquia, no está ausente de su discurso.

viernes, 23 de enero de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 3.2 LA CORRIDA DEL 25 DE JULIO DE 1971

3.2. LA CORRIDA DEL 25 DE JULIO DE 1971

Nada hacía prever la tragedia en una corrida que se monta con entusiasmo por un grupo de aficionados; al revés, es una buena oportunidad. La plaza portátil, montada en el claustro del Santuario de Nuestra Señora Virgen de la Antigua, en las afueras del casco urbano al que está unida por una carretera asfaltada, es una iniciativa interesante organizada con el fin de recaudar fondos para la reconstrucción del Santuario y satisfacer la afición taurina de los cofrades y los vecinos del pueblo. Corren vientos de desarrollo y mejora del poder adquisitivo en España, es el final de la época del milagro español y a falta de buenas condiciones sociales, al menos hay dinero para gastar y para invertir.

Aspecto actual del claustro del Santuario de la Virgen de la Antigua 
donde se montó la plaza portátil para la corrida de 25 de julio de 1971

El entusiasmo parece que va acompañado si no, propiamente, de falta de profesionalidad, al menos de cierta inexperiencia. La plaza se encargan de montarla los propios aficionados, quienes confían el montaje taurino a Paco Ceballos, torero malagueño, quizá por amistad con alguno de los componentes de la Junta Directiva de la cofradía titular del Santuario. Ceballos contará con Carnicerito de Ubeda y Juan Calero. 

Montaje de la plaza en el claustro
El Ruedo de 3 de agosto de 1971

La fecha debe cambiarse del previsto 18 de julio al 25, pues Ceballos debe participar en una corrida en Torremolinos el mismo 18 y tal y como están las cosas no se puede renunciar a nada. A los aficionados de Villanueva el retraso les conviene pues les permite terminar, sin apreturas, el montaje de la plaza. Juan Calero se olvida del cambio de fecha y se presenta el mismo 18 a torear, debiendo volverse a su casa, y no podrá torear el 25 pues tenía un compromiso previo en Consuegra.

Cartel de la corrida tras el cambio.
Colgado en la pared de la cantina del Santuario

No hay mucho dinero en estas corridas, según El Ruedo Mata cobró 35.000 pts, que después de descontar gastos se quedaban en unas 2.000 pts, es decir lo justo para los gastos y poco más, pero es una corrida más. Si medimos el dinero por poder de compra, los honorarios equivaldrían a unos 3.500 € de 2014, de los que quedarían limpios unos 200 €. Pero crea ambiente, sirve de entrenamiento, es un altavoz para toreros escasos de corridas y llenos de afición. Hay muchos posibles interesados en cubrir ese hueco.
Tras el cambio de fecha y la renuncia de Calero, Paco Ceballos, en sus funciones de organizador, viene a Madrid en busca de un sustituto y en la puerta del Hotel Victoria se encuentra con José Mata.
El acuerdo es inmediato, allí mismo Mata firma directamente el contrato a Ceballos, sin necesidad de llamar a su apoderado.

Otro cartel de la corrida
colgado en la pared de la cantina del Santuario

Mata está en un buen momento, ese año ha toreado tres veces en Madrid, se ha presentado como matador en Canarias, en ambas capitales, en una época dónde aún había corridas de toros en las islas, no ha descuidado Francia donde figuró en el cartel de Vic-Fezensac, su apoderado dirá después de su muerte que tenía contratadas o apalabradas varias corridas, el 29 de julio en Aranjuez, el 1 de agosto en Madrid, el 8 en Figueras, el 14 en Cenicientos, el 16 en La Bañeza y el 17 en Cantalejo. En fin, era el despegue que tanto había estado buscando. Llegar a torear 12 ó 15 corridas en la temporada era el trampolín para poder encontrar hueco en alguna feria o al menos en las corridas anteriores a San Isidro, después tal vez, si las cosas rodaran bien, alguna sustitución. No es camino fácil, hay algo de cuento de la lechera en ello, pero es la oportunidad por la que ha estado luchando desde que tomó la alternativa, si el camino no está despejado, al menos no está cegado. Hay un rayo de esperanza que permite asirse, ahora sí, a la ilusión de triunfar como torero.

Publicidad de José Mata
reproducida por El Ruedo de 3 de agosto de 1971


El día anterior a la corrida tanto su esposa, Marie-France, como él mismo tienen un mal presagio, lo comentan entre ellos y lo alejan de su mente. Debe ser tan fácil tener malos presagios cuando te tienes que ganar las corridas una a una, cuando no sabes lo que va a salir por los chiqueros, cuando necesitas triunfar cada vez para no perder el ambiente que has ido creando, que no le puedes dar mucha importancia. Es una corrida más, un regalo casi que no has tenido que pelear por los despachos, una consecuencia de tu buen hacer.

José Mata toreando por naturales a Cascabel
Diario Lanza de 27 de julio de 1971

La organización de la corrida tiene los fallos aparejados a la poca experiencia de sus organizadores, pues la buena voluntad de los aficionados de Villanueva de los Infantes y de Paco Ceballos como taurino, no es suficiente para organizar bien la corrida, pero sus condiciones son muy similares a las de cientos de corridas que se dan esos años. Los caballos de picar aparecieron a última hora. Los organizadores pensaban que las banderillas las traían los banderilleros. La corrida de la ganadería de Don Luis Frías Piqueras, de encaste mezclado entre Veragua y Parladé era agresiva. “Paco es muy astifina para un pueblo, ¿no se puede hacer nada?”, preguntó Mata, según afirma Paco Ceballos en una entrevista 40 años después en El Día de Tenerife. Los toros según la reseña del diario Lanza resultaron “bravísimos, con casta, genio y raza, de peso superior a lo que torean los ases”. Un regalo vamos.


De la crónica del diario Lanza de 27 de julio de 1971

El primero de todos, Cascabel, tras una vibrante faena de Mata, le cogió en la suerte de matar al volapié, tras propinarle una estocada de la que rodaría el toro. La cogida rompió la femoral del torero y en la enfermería le hicieron un torniquete de urgencia en la pierna y lo mandaron en ambulancia a Madrid, donde llegó tres horas más tarde de la cogida al Sanatorio de Toreros en un estado crítico.


Diario Lanza 27 de julio de1971

El ganadero dirá en la revista El Ruedo que el toro que hirió a José Mata era el más pequeño de la corrida. “Pesó 422 Kg, tenía 4 años cumplidos y lleva el nº 128; negro bragao (sic) de muy buena nota, como lo demostró en la lidia hasta el infortunio de José Mata. Era hijo de la vaca “Andaluza”… En realidad no iba con el lote sino como sobrero. Pero hubo otro toro de la corrida que se accidentó y por eso lo echaron en primer lugar. Además según recuerda el conocedor, “Cascabel” ya fue como sobrero en el año 1968 a la plaza de Albacete; más como la corrida fue normal, volvió a la dehesa.”

"Nosotros calculamos, dice El Ruedo, que si el año 68 iba ya de sobrero aunque no fuese más que eral adelantado –aunque probablemente sería utrero- sería por lo menos el domingo un toro cinqueño en su sexta hierba. Exactamente la edad en que los toros tienen sentido para esperar. "

(Cont.)
Próximo capítulo 3.3 LA TRAGEDIA

Publicado anteriormente
2.3 La alternativa. http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2014/12/diles-que-no-me-olviden-tras-las.html

viernes, 16 de enero de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 3.1 LA PERSONALIDAD DE JOSE MATA

3. LA TRAGEDIA DE VILLANUEVA DE LOS INFANTES

3.1  LA PERSONALIDAD DE JOSE MATA

Los recuerdos de un torero muerto hace más de cuarenta años se difuminan. El peso de su trágica muerte, que tanto impactó en su momento, vuelve imprecisos y heroicos los recuerdos de quienes le trataron. Mata peleó por su triunfo como torero con su secuela de dolor e ilusión, pero el destino le esperaba con una mala jugada que daría al traste no sólo con su esfuerzo sino también con su vida.

José Mata a hombros por el ruedo de Las Ventas
Tomada de El Espadazo

Vueltas y revueltas de una vida que desde el aislado lugar de Las Tricias, irá a la capital Santa Cruz de La Palma antes de que irrumpiera el turismo transformador de costumbres y lugares, para trasladarse a la Caracas del desplome petrolero de los años 50 y saltar al Madrid desarrollista de los años 60.
Etapas de una vida en la que la desbordante vitalidad de Mata probará suerte en el fútbol de aficionados canario, se deslumbrará por las corridas de toros en Venezuela, estudiará arte dramático, participará en bandas de música, será actor de cine que pasará de extra a figurar en los títulos de crédito, buscará ingresos como agente de ventas y representante de maquinaria e incluso encuestador y se dejará seducir definitivamente por los toros a los que dedicará su ilusión y acabará entregando su vida.

Algunas películas en las que participó José Mata

Llega a Madrid desde Venezuela en el año 59, al barrio de Salamanca, relativamente cerca de la plaza de toros de Las Ventas y al lado del Palacio de los Deportes levantado en esos años sobre el solar que dejó la antigua plaza de toros de la Carretera de Aragón. El Madrid del año del Plan de Estabilización, es una ciudad que aún no ha empezado su etapa de desarrollo. Los viejos cafés todavía no han sentido la presión de las oficinas bancarias y subsisten con su clientela de café con leche y dominó, las modernas cafeterías tardarán en aparecer, los restaurantes son un lujo lejano, Chicote un reclamo para la jet-set internacional seducida por Ava Gardner que residirá temporadas en Madrid, y aireará sus relaciones con Luis Miguel Dominguín y otros toreros, y donde dirá que la vida dura toda la noche, si conoces bien la ciudad. 

La Carrera de San Jerónimo en el año 60

Pero alrededor de los ociosos de la jet-set del momento, habrá una vida más oscura, de pobreza y kermés, largos paseos dominicales, baños veraniegos en el Parque Sindical. Una sociedad que arrastra una larguísima decadencia anterior a la llegada de los planes de desarrollo que traerán los electrodomésticos rutilantes, los coches utilitarios y las viviendas modernas, que asomarán a lo largo de la década de los 60. Mata tendrá su vivienda en el nº 60 de la calle de Don Ramón de la Cruz, cerca de la cual está el bar Otero donde aún mantienen colgados en sus paredes diferentes fotos, carteles y recuerdos de José Mata, quien se hizo amigo de la familia, con esas relaciones de barrio tan comunes en el Madrid de la época y que hoy son historia pues prácticamente han desaparecido.
El actual propietario Emilio García Otero recuerda a Mata como cliente habitual del bar, con esa costumbre tan madrileña de relacionarse en los bares y hacerse amigos de los otros parroquianos. Sus vecinos acompañaban a Mata en las actuaciones en Las Ventas y le arropaban con su afición, que en el caso de Emilio ha transmitido a su hija Marta quien fue alumna en la Escuela Marcial Lalanda de Madrid en los años del cambio de siglo. El pequeño tesoro que Emilio García Otero guarda entre sus recuerdos, es una entrañable foto de vecinos del barrio, junto a José Mata en el patio de cuadrillas de Las Ventas, en la que aparece el propio Emilio siendo un niño y que recrea perfectamente el ambiente de los aficionados de los años 60. 

José Mata con vecinos del barrio en el patio de cuadrillas de Las Ventas
Cortesía de Emilio García Otero


Compartiendo espacio con las viejas y bellas cubas de barro que contuvieron vinos de Mentrida desde la inauguración de la taberna en 1923, apenas seis años después de construirse la finca en la que se encuentra, están colgadas en las paredes varias fotos de José Mata, singularmente bella una realizada por Botán sobre la que está impreso el lema ¡PEPE MATA…… MATA ASI!!! y en la que según la opinión del torero italiano Enrico Carbone, quien conoció a Mata, “el cruce es perfecto, la muleta manda como es debido, y los pies a estocada terminada, están todavía en el suelo.”

La estocada de Mata en un cartel publicitario
Reproducido por Andrew Moore

Una copia del cartel de la infausta corrida de Villanueva de los Infantes conserva el recuerdo del torero entre varias fotos de matadores de toros y del conocido futbolista, quien estudió en el cercano Colegio Calasancio donde despuntó antes de pasar a las filas del Real Madrid y a la fama, Emilio Butragueño.

Cartel de la corrida de Villanueva de los Infantes

También una doblada página de la revista Dígame con el reportaje gráfico de la corrida del 4 de julio de 1971 en la que junto a José Manuel Inchausti “Tinín” y Florencio Casado “El Hencho” despacharon una tremenda corrida de Martínez Gallardo de la que El Ruedo titulará con gran desarrollo tipográfico: “TOROS DE VERDAD… ¿Y LAS FIGURAS, DONDE? Subtitulando UN COTIZABLE ÉXITO DE JOSE MATA QUE CORTO UNA OREJA”.

Página de Dígame acerca de la corrida de 4 de julio de 1971
Reproducida por Andrew Moore

Es el último éxito de Mata en Las Ventas, aunque todavía volverá el domingo 18 de julio en una corrida de cuatro matadores a beneficio de la Mutualidad de funcionarios de la Diputación Provincial de Madrid, sin que los toros del Conde de Ruiseñada permitieran mayor lucimiento.


El cartel de la corrida del 18 de julio de 1971
en la casa familiar de los Mata en Las Tricias

Muchas etapas, muchos intereses, mucha vitalidad se encierra en este breve repaso. El cine fue una fuente de ingresos para mantener su afición torera, su paso por la música y el fútbol muestras de una personalidad desbordante. Sus actuaciones en los ruedos, especialmente en Las Ventas, son muestra de esta vitalidad, sustentado su duro aprendizaje más en el valor que el oficio, y se saldan con trofeos abundantes, orejas y vueltas al ruedo frente a toros complicados, pese a no obtener la aquiescencia de la crítica, que en esto, como en casi todo, se divide. Curioso el caso de ABC de quien no obtiene buenas críticas escritas ni de su crítico titular Antonio Díaz-Cañabate, ni del segundo crítico Andrés Travesí, mientras que Antonio Casero en las mismas páginas siempre le dedique alguno de sus dibujos entre lo más relevante de la tarde, como en este remate que por su empaque y garbo lo podría firmar El Chiclanero.. Lozano Sevilla en las páginas de La Vanguardia Española mantendrá un criterio errático sobre sus actuaciones. Siempre le reconocen el valor con el que tapa otras carencias, mientras el torero afirma que es un artista que no puede expresarse en plenitud debido al tipo de toros con los que se enfrenta. 

En la crónica de ABC de la corrida de 20 de septiembre de 1970

Tendrá que llegar el año 70 para que José Luis Dávila en La Hoja del lunes, Alfonso Navalón y Carlos de Rojas  en Informaciones y especialmente la revista taurina El Ruedo empiecen a granear buenas críticas que resaltan su valor y se detienen en las buenas condiciones de su toreo.

Derechazo de José Mata
Tomada de El Espadazo

Madrid es un trampolín tramposo para un torero. Las corridas de fuera de temporada están llenas de toros duros, de los que no quieren ver los toreros en las ferias, de los que exigen nervios templados, corazón valiente y pies ligeros, de los que no admiten el toreo con gusto. Son toros que si no se paran manseando, buscan al torero en su derrote, siempre prestos a descubrir las carencias técnicas de los toreros, pues no hay técnica que valga para conjugar el dominio de la fiereza con la belleza del trazo. Si, a fuerza de valor, el torero triunfa, el premio es otra corrida de esas, otro atragantón para desgastar el valor y torcer el estilo. Es difícil salir de ese círculo vicioso de corridas duras, se necesita calidad, constancia y suerte, hay que tener acceso a torear seguido, en plazas de menos compromiso, a mejorar la técnica, a permitir que el toreo fluya con belleza, con ligereza, que cada corrida no tenga que ser un alarde de valor a cara de perro.  Las críticas favorables de los años 70 y 71 pueden permitirle romper ese círculo, esa era la oportunidad que le brindaba Villanueva de los Infantes y Mata no se lo piensa.

(Cont.)
Próximo capítulo 3.2 LA CORRIDA DEL 25 DE JULIO DE 1971

Publicado anteriormente
2.3 La alternativa. http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2014/12/diles-que-no-me-olviden-tras-las.html