domingo, 29 de marzo de 2015

LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON

¿Dónde estabas el día de la corrida de Fandiño con seis toros en Las Ventas? Quizá esa sea la pregunta clave dentro de unos años. A diferencia de tantas otras veces, donde el número de supuestos asistentes supera al aforo de la plaza, no estoy seguro de lo que pasará con esta corrida.


La alegría de ver la plaza llena fuera de la feria, de encontrarte con aficionados que habían venido de las regiones taurinas y no taurinas francesas, de los cuatro puntos cardinales de España, Castellón, Zaragoza, Málaga, País Vasco, las dos Castillas, todo hacía de la corrida una gran fiesta de la tauromaquia.


Todos estábamos allí, desubicados en una plaza llena de gente, donde la mayoría no había podido acceder a su localidad habitual, pero expectantes ante la llamada de Fandiño que había decidido empezar la temporada con seis toros de ganaderías emblemáticas para muchos aficionados, para todos los que habíamos llenado Las Ventas en un día sin abono cautivo, sin alardes mediáticos, sin supuestas figuras.
Pero la verdad en el toreo tiene cuernos y cuando empezaron a salir los cuernos la fiesta se fue apagando. Toros flojos y mansos, de irreprochable trapío y justo tamaño, para un torero que si tuvo un gesto a la altura de su ambición, al preparar su corrida, no fue capaz de realizar una gesta en su actuación.

Toro de José Escolar

El toro de José Escolar en el apartado

El mejor y más llamativo el de José Escolar, quizá el que peor entendiera el matador, malogrado el Victorino, de escaso recorrido los dos Adolfos, malos en diferentes versiones los otros tres. Todos ellos bien lidiados y picados por las cuadrillas, que estuvieron a buen nivel.


Fandiño con los banderilleros

El torero estuvo torpe con el capote, reiterativo con la muleta, sin encontrar terrenos ni, sobre todo, distancias, destemplado, falto de decisión con el estoque y finalmente desfondado.



Un envite muy fuerte, que nos ilusionó a todos y que acabó en decepción. Pero siempre nos quedará en la memoria el recuerdo del día que a la llamada de Fandiño acudimos de todos los puntos de la afición, a llenar la plaza de toros de Las Ventas, para aplaudir a un torero que se atrevió a hacernos soñar. Y los sueños, sueños son.

viernes, 27 de marzo de 2015

JULIA RIVERA, CLAVES DE LA TAUROMAQUIA

Es Julia Rivera una periodista de amplio espectro, interesada y dedicada a la tauromaquia, a la que ha dedicado libros, artículos, conferencias y lecciones académicas y que tiene fama de tener buena información, tanto de la contable como de la discreta, y de ambas dio muestras en la conversación jugosa.

La Tertulia de Jordán con Julia Rivera
Fotografía de Andrew Moore
“Para investigar a los antitaurinos es mejor trabajar en solitario o con gente muy conocida, pues puede haber numerosas indiscreciones”, nos comentaba en la Tertulia de Jordán, acerca del tema que cada vez está más en boca de todos y parece que esa idea de trabajo en solitario o más bien individual, la lleva en todo su trabajo, aunque explique sus fuentes con claridad y exponga sus ideas sin secretismos.
Julia Rivera
Fotografía de Andrew Moore
Los temas de mayor actualidad sobre los que trabaja y se muestra especialmente crítica son:
La gestión taurina de la Comunidad de Madrid, de la que tiene una visión muy negativa, tanto por las prácticas de los procedimientos administrativos como por actuaciones que podrían entenderse como prácticas clientelares. La comparación del cuidado de Las Ventas con el de la Maestranza nos hizo sonrojar a todos.
La cubierta hundida de Las Ventas
Tomada de Que
Es un lugar común el descontento con los empresarios gestores de la plaza, lo que abundó en numerosos comentarios, en los que cada uno de los asistentes pusimos nuestro granito de arena. La calidad de los carteles, la falta de promoción, la ausencia de juventud, la devaluación de las corridas toristas, las figuras que acuden escasamente y en corridas extraordinarias, o más bien en una corrida, la de Beneficencia, pues la de la Prensa lleva toda una época perdiendo interés.
Los directivos de la FIT con Morante de la Puebla
Tomada de El Comercio
La FIT ha sido el gran revuelo del mundillo, sin que haya una idea clara de lo que pasa ahora que Simón Casas ya no pertenece a ella. El oligopolio que se vislumbró, ha perdido fuerza. Madrid parece el objetivo y Julia observa movimientos en esa dirección, sin que pasen de indicios. Curiosamente la FIT no parece tener existencia legal, en tanto que sociedad mercantil, aunque sus siglas figuraran en las entradas de Olivenza y Valencia. Una madeja cuyo desenrede tiene numerosas claves que nuestra invitada sigue con calma, interés  e información.

Edición digital de
La Humanidad patrimonio inmaterial de la Tauromaquia
Tomada del Toro al infinito
Su interés por el desarrollo de la tauromaquia en el mundo le ha llevado a publicar un libro de consulta imprescindible, La humanidad patrimonio inmaterial de la Tauromaquia en el que recoge las ciudades donde se han celebrado corridas de toros, las peñas taurinas y las ciudades de origen de los toreros repartidos por los cinco continentes.

Julia Rivera en la Tertulia de Jordán
Fotografía de Andrew Moore
Inagotable mundo el de los toros, donde siempre queda el consuelo de que la existencia de problemas va aparejada con la vitalidad y de ambos cuenta Julia en sus colaboraciones en el digital Diario Crítico.

domingo, 22 de marzo de 2015

EL MADRID DE FRASCUELO (y II). PASEOS POR EL MADRID TAURINO

Frascuelo, fiel a la costumbre de la época, tenía tertulia habitual en un café, en su caso el Imperial, en la esquina de Sol y Alcalá. Lugar con amplias perspectivas tras la reforma de la Puerta del Sol que acabó en 1860, y que derribó la iglesia del Buen Suceso, además de dar la forma actual a la plaza y levantar los edificios de su parte elíptica.


El chaflán de la Puerta del Sol,
entre las calles Alcalá y Carrera de San Jerónimo 
con el Café Imperial en 1892.
Tomada de Viejos cafés de Madrid

No dejaba de frecuentar otros cafés. Es célebre la comida que en 1875, en el punto álgido de su arte, en el Café Fornos, situado enfrente del Suizo, en la esquina de Alcalá y Peligros, Frascuelo dio al duque de Sesto, Ayala, Romero Robledo y Elduayen, todos ellos personajes relevantes de la Restauración, las fuerzas vivas del momento, que viene a significar una vuelta a la normalidad en el toreo después de la convulsa situación social que va desde La Gloriosa hasta la Restauración, lo que no dejó de procurarle críticas como estas coplillas publicadas en El Imparcial: Dio pases con gran salero/ y de verás le aplaudí,/ me gusta usted más así,/ que almorzando con Romero. Fornos recogía una vieja tradición de un café en dicha esquina, pues antes hubo uno llamado Europeo y antes aún el Café de las 4 Naciones, pero desde su inauguración en 1870, Fornos fue lo más chic de Madrid en su época.


Cartel con Lagartijo, Frascuelo y Angel Pastor
Tomado de Todocolección

No sólo frecuentaba los cafés, también era Frascuelo asiduo del Teatro Real, donde acudía vestido con su traje corto con botonadura de brillantes. Con frecuencia le acompañaba el que fue su banderillero, el posteriormente malogrado torero Angel Pastor. La ópera y los toros eran los dos espectáculos a los que asistía más público en el Madrid del último tercio del siglo XIX y además Frascuelo era gran amigo del tenor Gayarre, otro ídolo de la época.


Frascuelo vestido de corto
Tomada de La Alcazaba

Los toreros vestían habitualmente de corto, como vestimenta incluso de gala, pero tampoco desdeñaban la vestimenta de la época. F. Bleu (Félix Borrell Vidal), el gran aficionado integrista y ameno narrador que conoció el ambiente, madrileño y taurino, a fondo, desde la atalaya de su farmacia en la Puerta del Sol. Frascuelista declarado, comenta que en el Teatro Variedades de la calle Magdalena de Madrid vio a Frascuelo de levita y sombrero de copa, sin que lamentablemente quede constancia fotográfica del asunto y nos tengamos que conformar con su relato.  


Muletazo de Frascuelo a favor de la querencia en toriles 

en la corrida de El Gran Pensamiento

Desde la calle de Alcalá, Frascuelo se trasladó a la casa en la Plaza de Santo Domingo 18, esquina a Jacometrezo (curioso nombre que viene de la madrileñización de Giacomo di Trezzo, escultor italiano que Felipe II trajo a Madrid), sin duda a una casa más acorde con la modernidad de los tiempos. En esta casa residía el 13 de noviembre de 1887 cuando la grave cogida de Peluquero de Antonio Hernández en la corrida de El Gran Pensamiento.


Frascuelo perfilándose para matar a Peluquero,
después de recibir la grave cornada de este toro
Fotografía reproducida en la revista Sol y Sombra años después de la corrida.
Tomada de La fiesta prohibida

La cogida que ocurrió tras lo que ya era una larga carrera de matador de toros, le quitó facultades y como dijo en la enfermería tras la cornada: “Los toros dan esto porque no pueden dar otra cosa. Si dieran caramelos daría gusto torear, y para evitarlo no hay más que huir o cortarse la coleta.”


Portada de la edición de 1887 de 
Lagartijo y Frascuelo y su tiempo

Como no fue torero de huir, el 12 de mayo de 1890 se cortó la coleta tras matar al toro Regalón de la ganadería del Duque de Veragua en Madrid, ceremonia que Antonio Peña y Goñi relata con gran sentimiento, tras pasar la tarde en casa del diestro acompañando a la familia, en lugar de acudir a la plaza.


Féretro de Frascuelo que fue enterrado por 
El Chano, Baulero, El Moños, Jeromo, Pajarero y Tres Calés
en la sacramental de San Isidro

Tras su retirada de los ruedos, Frascuelo se fue a vivir a Torrelodones a la Finca Monte El Gasco, y montó un negocio de hostelería. Estando en unas labores camperas que se celebraban en Soto Gutiérrez, Frascuelo contrajo una grave pulmonía por la que le trasladaron a Madrid, a casa de una de sus hijas, en la calle Arenal, donde falleció el 8 de marzo de 1898. Una placa de mármol en la fachada de la casa le recuerda.


Tumba de Frascuelo
Cortesía de Juan Salazar



Publicado anteriormente:

martes, 17 de marzo de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 5. AGRADECIMIENTOS

5. AGRADECIMIENTOS

Para la realización de este recuerdo de José Mata, que he ido desgranando en 14 entregas, he contactado con numerosas personas, quienes me han tratado con amable comprensión para ayudarme a redactar estas breves líneas y de las que deseo dejar constancia de mi agradecimiento.
Nery Mata con su cariñosa entrega a la memoria de su hermano ha sido el desencadenante de mi interés. En mi última visita a La Palma, en agosto 2012, Nery estaba ingresada en una residencia en Puntagorda, cerca de su casa de los Mata en Las Tricias, donde sigue en la actualidad, con un estado de salud delicado pero con la cabeza clara. En la casa familiar y cuidando el pequeño museo dedicado a la memoria de José Mata estaba su hermana Delia.


Con Delia Mata en Las Tricias
en la habitación-museo dedicada a su hermano José

Rafael Cabrera me dirigió a José Méndez Santamaría, quien mantiene la llama de la afición taurina en Canarias, especialmente en Tenerife. Ha organizado, a lo largo de estos años, numerosos actos en recuerdo y homenaje a José Mata, de quien ha escrito una biografía que ha puesto a mi disposición y de la que he sacado numerosas referencias y fotos; además me ha puesto en contacto con Andrés García Mata, primo coetáneo del torero, quien me ha proporcionado numerosos recuerdos personales de la infancia y juventud, lo que le agradezco especialmente. Luz María Martín Mata, hija de Nery, ha sido muy amable proporcionándome información actualizada de su madre.


José Méndez Santamaría y Nery Mata, con mantilla,
en el homenaje a José Mata, en el centenario de la plaza de toros de Santa Cruz de Tenerife

Jaime Pérez Aciego, madrileño de origen y tradición familiar palmera, me ha enseñado a querer y disfrutar la isla de La Palma, además de estar en el origen, junto con Joaquín Mañoso, del interés por Mata. También me presentó a Anelio Rodríguez Concepción, quien me encargó el primer artículo sobre Mata en el lejano 1997.


Jaime Pérez Aciego con Mª Rosa y Araceli
en el cráter del volcán San Martín de la isla de La Palma 

Didier Claisse ha revuelto la revista Toros de Nîmes, para que me dieran informaciones de la actividad taurina francesa de José Mata y de su esposa Marie France Goudard, quien me ha contestado a un cuestionario escrito, excusándose por no poder verme en algo más de un año. También me han hablado, de ambos, Muriel Feiner y Jorge Laverón, quienes trataron a los dos y vieron torear a José Mata. Jean Pierrre Clairac de la revista Toros, que fuera presidente de la última corrida que Mata toreó en Francia, en Vic-Fezensac, me ha contado los pormenores de aquella heroica corrida.
El maestro Gregorio Tébar “El Inclusero” quien llegó a torear con Mata en dos ocasiones, en Ceret y Caracas, ha compartido sus recuerdos conmigo.


Con el Maestro Gregorio Tébar "El Inclusero"

Juan Carlos Olalla, a quien conocí a través de nuestro común amigo Mario Juárez, está empeñado en conseguir que los restos de José Mata tengan un mausoleo en Villanueva de los Infantes y me ha puesto en contacto con Paco Ceballos (Francisco Cabello), torero que estuvo en la organización de la corrida del 25 de julio del 71. Tiene tiene una gran colección de carteles taurinos entre los que están algunos de José Mata, que ha puesto a mi disposición, así como las fotos de su actual sepultura en Madrid y numerosa información de prensa acerca de la desgraciada cogida en Villanueva de los Infantes.



El nicho donde reposan los restos de José Mata 
en el cementerio de la Almudena de Madrid
Cortesía de Juan Carlos Olalla

Jesús Ron, colega de profesión, gran animador del ambiente taurino en Guadalajara, conservaba recuerdos y fotos de cuando fue el presidente de la Peña Taurina José Mata, en el año 64, que puso a mi disposición. Además me ha regalado las entradas originales de la plaza de Las Ventas, que conservaba celosamente guardadas, de la presentación como novillero de José Mata el 5 de agosto de 1962, la confirmación de alternativa el 12 de octubre de 1965 y la tarde del 4 de octubre de 1970, en la que mató seis toros en solitario. Regalo, que sabe bien como se lo agradezco emocionadamente. En el reverso de las entradas, están sus notas manuscritas de la valoración de las faenas.


Entradas de Jesús Ron de corridas de José Mata en Madrid
La presentación de novillero
La confirmación de la alternativa
La tarde de los seis toros en solitario

Andrew Moore reprodujo las fotos del bar Otero, donde Emilio García Otero mantiene el recuerdo del torero, en cuya pista me dirigió Mariano Chicharro peñista de “Los de José y Juan”.


En el bar Otero en Don Ramón de la Cruz
Fotografía de Andrew Moore

Agustín y Víctor Cerezo, de la Peña Taurina de Riaza, me proporcionaron el contacto con Clara García Jiménez y los amigos de Nava de la Asunción, quienes me ilustraron la memoria taurina de ese pueblo segoviano donde tantos quisieron a Mata.


En Nava de la Asunción en casa de Jesús Pérez Barbado "Chin"
con (desde la izquierda) Amador Marugan, "Chin", Clara García Jiménez y Juan Antonio Díaz  

Internet ha supuesto un valiosísimo depósito de información especialmente a través de las colecciones de ABC, La Vanguardia y El Ruedo y de numerosas páginas donde hay recuerdos del torero, especialmente en Jose Mata, José Mata Torero y El Espadazo.

Como siempre, nada habría podido hacer sin María Rosa.


Indice de lo publicado
DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA


1. LA SINGULARIDAD CANARIA. 

2. LA CARRERA TAURINA. 
2.4 Las Ventas y Francia

sábado, 14 de marzo de 2015

EL MADRID DE FRASCUELO (I). PASEOS POR EL MADRID TAURINO

Salvador Sánchez Povedano “Frascuelo”, nacido en Churriana de la Vega (Granada) en 1842 y fallecido en Madrid en 1898, recorre la historia de la capital en la segunda mitad del siglo XIX. Isabel II, la Gloriosa revolución de 1868, Amadeo de Saboya, la República, la Restauración y la monarquía de Alfonso XII y la regencia de María Cristina.


Salvador Sánchez Povedano "Frascuelo" h. 1865
Fotografía de J. Laurent

Pasear por el Madrid de Frascuelo es pasear por la historia de la segunda mitad del siglo XIX en Madrid, pero para el modesto alcance de estos paseos taurinos me voy a referir solamente a aquellos edificios o lugares que guardan una relación directa con la vida del matador.


Mercado en la Plaza del Carmen h 1935

Frascuelo llega a Madrid a la calle del Almendro, cercana a la calle Toledo, barrio que reunía a los primeros toreros madrileños, quizá por estar cerca del matadero, y antes de ser picado por el gusanillo del toreo se hizo “papelista”, o instalador de papeles pintados, de donde tomó el nombre con el que se anunció en sus primeras actuaciones como novillero.


Portada de la iglesia de San Luis,
actualmente en la fachada lateral a la calle de la Salud de la iglesia del Carmen

El 28 de octubre de 1867 toma la alternativa de manos de Cúchares y el año siguiente se casa con Manuela Álvarez,  hija de un gran aficionado, pescadero con puesto en el mercado que había en la Plaza del Carmen, a quien conoció a través de su banderillero y mentor en su primera época, Juan Mota.  


El aficionado integrista Jeff Pledge
esboza un natural delante de la fachada de la iglesia de San Luis
Fotografía de Juan Pelegrín para Taurodelta.

La boda tuvo lugar en la iglesia de San Luis Obispo el 1 de agosto de 1868. Esta iglesia situada en la calle de nombre tan apropiado para la boda de un torero, como la de La Montera sufrió un gran incendio en 1935 de la que quedó destruida, sin embargo la portada de la fachada principal fue recuperada y trasladada al lateral de la iglesia del Carmen, siendo la fachada de dicha iglesia que da a la calle de La Salud.



La esquina de las calles Alcalá y Sevilla
donde se aprecia el Café Suizo (c. 1919)
Tomada de César Estornes

Tras la boda se dio un convite en el café Suizo, que estaba ubicado en la esquina entre las calles de Alcalá y Sevilla,  y que dejó en Madrid el recuerdo de un bollo que hacían y que sigue teniendo el nombre de “suizo”. 



Las cuadrillas de Frascuelo, Lagartijo y Mazzantini
Pintura de Daniel Vázquez Díaz
Museo Nacional de Arte Reina Sofía

En el lugar que ocupó este Café, se construyó, entre 1919 y 1923, el imponente edificio del Banco de Bilbao, luego BBVA y actualmente sede de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Tras el convite se celebró una comida en los Viveros de la Villa servida por el señor Hermann de la Fonda Suiza. Para esta comida que fue un acontecimiento social, organizó un servicio de omnibús para llevar a los invitados. Así lo relata el Boletín de Loterías y Toros:  



Revista donde aparece la reseña de la boda de Frascuelo

"Desde la iglesia se fueron a tomar chocolate al café Suizo; durante el tránsito Frascuelo repartió muchas limosnas a cuantos encontraba al paso. Desde el café se trasladaron a la casa de los padres de la novia, donde dejaron los trajes negros que llevaban y tomaron los otros de color para ir al campo. A las once y media se reunieron muchos convidados (todos habían sido invitados por esquelas de convite) en la calle de Tetuán, y en cinco grandes ómnibus se trasladaron al Vivero de la Villa. Desde esta hora hasta las cuatro de la tarde estuvieron llegando coches (...) La comida ha sido servida con el gusto y magnificencia que acostumbra Mr. Herman, dueño de la fonda Suiza de la calle del Caballero de Gracia (…) La función terminó a las ocho de la noche, que se retiraron los últimos, conducidos en ómnibus hasta la Puerta del Sol."



Fotografía de Frascuelo (2º por la izquierda)
 junto a Fernando El Gallo (con sombrero cordobés),
los picadores Antonio y Francisco Calderón y 
el banderillero Valentín Martín según 
Acuarelas taurinas del Perú
Tomado de toro, torero y afición

Frascuelo vive en un casón grande con cuadras propias en la calle Alcalá 13, en cuyo solar y el vecino nº 15 se instalaría posteriormente el Velo-Club, cuyos miembros son denominados “gomosos”, apelativo inmortalizado en el chotis Madrid de Agustín Lara. Este Velo-Club fue una institución rival del Casino de Madrid, a quienes acabaría vendiendo sus instalaciones en 1902 para levantar el edificio actual


Frascuelo
fotografía de Woodford


El matrimonio fue rumboso e incluso pródigo. Frascuelo acostumbraba tomar el aperitivo en Lhardy, donde hizo célebre su frase de despedida: “Señores, too está pagao”. 



Lhardy en la actualidad. 
Mantiene en uso en la tienda y los salones,
la restauración realizada en 1880

Quizá uno de los regalos más interesantes de Frascuelo fue el entablerado de la barrera de la vieja plaza de toros de la Puerta de Alcalá, que tras ser cerrada en 1874, el diestro compró y regaló al pueblo de Chinchón en agradecimiento al buen trato que allí recibió cuando se iniciaba en la carrera taurina de maletilla o capa, en cuyo trance un toro le propinó una tremenda cogida que le tuvo a las puertas de la muerte. Aunque hay quien dice que lo que hizo fue torear una corrida benéfica con cuyos ingresos se encargó en Aranjuez una barrera muy parecida a la de la plaza de Madrid



Azulejo en la plaza de Chinchón 
que recuerda la grave cogida de Frascuelo el 25 de julio de 1863

Como actualmente dicha barrera es la que se monta en las fiestas de Chinchón, es mejor pensar que uno se puede apoyar en las mismas maderas en las que un día lo hicieron Frascuelo, Lagartijo, Cúchares, Cayetano Sanz y todos los toreros de la época heroica.

(Cont.)

miércoles, 11 de marzo de 2015

TRES ANARQUISTAS EN LA ALTERNATIVA DE EMILIO MUÑOZ

Tal día como hoy, hace 36 años, participé en una reunión en Valencia de coordinación de la revista libertaria Bicicleta, de tendencia anarquista y precoz defensora del ecologismo político. Tras la reunión, tres de los editores de la misma: Emanuel Lizcano, Antonio Albiñana y yo mismo, nos fuimos a los toros a ver la alternativa de Emilio Muñoz.


La cuadrilla de Emilio Muñoz el día de su alternativa: 
Juan de Triana, Rafael Sobrino,
Curro Reyes, Manuel Carrasco y Manuel Luque. 
Cortesía de Antonio Pineda Valdecantos

36 años después, sigo yendo a los toros y me encuentro en rehabilitación de mi hombro roto por unos defensores de los derechos de los animales, que han sustituido en la labor a las tradicionales solteronas británicas y demás histéricas nacionales, añadiendo de su parte la violencia, pero con el mismo entusiasmo en defensa de los animales, especialmente de compañía, a los que les sacan más cariño de los que dan a las personas.


Portadas de números extras de la revista Bicicleta
Tomada de Grupotortuga

Siempre ha habido en el movimiento ecologista gente blandita que entendía que lo primordial era el cariño a los animales, sin entender que los problemas del medio ambiente son derivados de la organización social y por tanto de la organización política y no del voluntarismo animal. Lo nuevo es que estos antiguos blanditos ahora utilizan la defensa de los derechos de los animales como bandera de agitación política, que sustituye en no pocos casos a un análisis político y social.
Y estos desnortados, la han tomado con los toros. Pues vaya plan. 

domingo, 8 de marzo de 2015

LA AGRESION EN EL CEU. ADMITIDA LA DEMANDA

Gracias a la capacidad jurídica y al tesón de José Ramón García, se mantiene viva la causa contra los agresores que mediante actos violentos pretendieron reventar la conferencia de Yolanda Fernández Fernández-Cuesta en el Aula de Tauromaquia del CEU, el pasado 4 de diciembre, y por cuya agresión acabé con una fractura del húmero, de la que aún estoy en rehabilitación.

Este afirmó en la 6 TV que había participado en el boicot en el CEU

Entre la farragosa prosa jurídica llego a entender que: 
"Supondría una especie de contradicción irresoluble amparar el archivo de las actuaciones por falta de autor conocido, cuando desde el propio órgano judicial se deniega la autorización a la policía para realizar las gestiones tendentes a su identificación"
(...)
"Por ello entendemos que lo procedente es indagar la identidad de las personas que hayan podido tener participación en los hechos denunciados"


Este "prenda" llamado Oscar del Castillo afirmó haber participado en el boicot al CEU

Lo cual de manera más entendible quiere decir que la policía va a buscar a los que participaron y que al menos van a tener las oportunas molestias, es decir que boicotear un acto académico, agredir a los participantes en él, insultar a los asistentes, no salga completamente gratis y que no queden impunes los que agreden a los participantes en un acto cultural y un espectáculo legal como son los relacionados con la tauromaquia.


Este soy yo al día siguiente de la agresión
con la inmovilización realizada por el médico para el brazo

Las fotos de los agresores han sido proporcionadas por el blog La economia del toro, siempre atento a denunciar los ataques de los antitaurinos. 

Aquí conté la agresión

Y aquí los insultos que me llegaron en los siguientes días vía Twitter

viernes, 6 de marzo de 2015

EL CONTROVERTIDO PUBLICO XIII

Cuando en 1880, después de un periodo de atonía que preside (sic) a la inauguración de la nueva plaza, se manifiesta la moda por el espectáculo, este se transforma radicalmente.


Paseillo en 1880.
Fotografía de Laurent

Una plaga de mozalbetes cae sobre los verdaderos aficionados, y fuera de un centenar de ellos que demuestra aptitudes para ver toros, los demás convierten el espectáculo formal y grave que parecía patrimonio exclusivo de la plaza de Madrid en romería dominguera, a la cual no se asiste sino a gritar, a escandalizar, a comer, beber y arder.


Fachada de la Plaza de toros de Madrid 
inaugurada en 1874, llamada de la carretera de Aragón
Fotografía de Laurent

Esa necesidad de alegría y de bullicio, lleva necesariamente a la mayoría al toreo de recortes y cuarteos, a la animación, a la forma, al adorno, y no solamente va descartando de la lidia todo elemento serio, sino que molestado por la verdad, cuyos méritos no puede comprender, comienza a odiarla y a cobijarse en la mentira, hasta abrazarse a ésta con entusiasmo indescriptible y convertirla en compendio y suma del arte de torear.



Banderilleros de Lagartijo en 1882. 
Mariano Antón, José Gómez "Gallito" y Juan Molina
Tomada de Los toros

Antonio Peña y Goñi. Lagartijo y Frascuelo y su tiempo.  Espasa Calpe, Madrid 1994 pag 276