Centenario Joselito

martes, 3 de diciembre de 2019

MI VIDA NO HA TENIDO MÁS SENTIDO QUE TOREAR. FRASCUELO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Carlos Escolar “Frascuelo” tiene merecida fama de torero romántico. Sin llegar a gozar de los favores de las empresas, ha conseguido el respeto de los aficionados en una carrera que ha sido larga en años, no muy numerosa en contratos y colmada de gestas.
Carlos Escolar "Frascuelo", en la Tertulia de Jordán
que se celebra en Casa Salvador

Delgado, fibroso, mantiene un tipo torero que le permite enfundarse sin problemas en su traje de luces. El pelo que engaña a las canas, lo peina con la sombra de un leve tupé que quiere recordar un cierto aire rockero de años más jóvenes, que en cualquier caso resalta su buen aspecto general. Sólo las manos le traicionan la edad, aunque le permiten manejar los engaños con soltura.

"Frascuelo" delante de una fotografía de "Manolete"
"Mi vida no ha tenido más sentido que torear"

Habla de su etapa de becerrista con mucho cariño, en una época donde la picaresca era santo y seña de los escalones inferiores del mundillo taurino y donde sobrevivir a ella era más difícil que enfrentarse a un miura. Participó en la “oportunidad” de Vista Alegre de donde salieron famosos efímeros como “El platanito” o figuras como Palomo Linares, aunque no llegó a estar en las corridas televisadas. Sus espejos fueron toreros madrileños como Luis Segura y Currillo, de quienes destaca su elegancia.

Naturalidad y elegancia,
en las corridas de Ceret y Guadalajara en 2014

Su apodo taurino se lo pusieron en Chinchón y Moralzarzal, dos lugares unidos a la vida del Frascuelo histórico, Salvador Sánchez, y quizá, de quien tomó el sobrenombre, tomó también el coraje para seguir de matador de toros a pesar de los contratos escasos y las dificultades ciertas. Más que un corredor de maratón, se puede asemejar a uno de ultrafondo que va devorando los kilómetros, aliado del tiempo como si estuviera congelado, sin mirar a su alrededor, consciente de que está luchando consigo mismo, con su afición y no con un record concreto de tiempo o una distancia que se alarga en el terreno.
un detalle, no sólo de gusto, no sólo de valor, sino de excelsa torería
 cuando se tiró a matar a su segundo toro con todo,
 con toda su fuerza, con todo su arrojo, con toda su decisión y con todo su pundonor.

Frascuelo tras matar y ser arrollado por Testigo
Guadalajara 2014

Queda lejos en el tiempo su alternativa en Barcelona en 1974 y su confirmación en Madrid al año siguiente y no se muestra  pródigo en hablar de esa época, de la que habla bien de los empresarios y poco de las inoportunas cogidas. En el dique seco de las pocas corridas durante casi veinte años, del 80 al 99, cuando encontró hueco en Perú, va repasando hitos como su salida por la Puerta grande de Las Ventas el 15 de agosto de 1999 con toros de la ganadería de Valverde, las corridas de Ceret siempre complicadas, la de Guadalajara mano a mano con El Pana, y sobre todo el respeto de los aficionados de Madrid.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán
junto a Yolanda Fernández Fernández-Cuesta

En esta época en la que las figuras duran años y años, sin dejar paso, ni tener agobios, el destino de los toreros que no alcanzan los primeros puestos es una retirada tras largos años de torear corridas que desgastan el ánimo y se resisten al triunfo, pero Frascuelo ha roto todos los retos de longevidad en los ruedos, donde se muestra dispuesto a seguir sin ponerse límites. Calculo, dice, que me quede cuerda para diez años y suena tan creíble como cuando dice ayuno de fanfarronería “Lo que digo es lo que hago en la plaza”, porque Frascuelo a sus setenta años cumplidos, afirma abiertamente que su vida no ha tenido más sentido que torear y no está dispuesto a dejar que el toro de la edad, le arruine las ilusiones que no le han quitado los toros del ruedo, ni de los despachos.

"Lo que digo es lo que hago en la plaza"

Fotos de Andrew Moore

No hay comentarios:

Publicar un comentario