miércoles, 21 de julio de 2021

LA BELLEZA DE LA DIFICULTAD. FIESTA TORISTA EN VIC Y CERET

 

La corrida de los toros de casta navarra de Miguel Reta ha sido un gran acontecimiento integrista, aunque el resultado tuviera un sabor agridulce. Saludado en las redes sociales como la búsqueda de una nueva lidia, más basada en el movimiento que elude el riesgo, que en la quietud que propicia la nobleza, tuvo más tirón debido a su inclusión en la renombrada feria torista de Ceret, que siempre está a la cabeza de la diversidad de encastes, que por la singular lidia de los toros de la casta navarra desaparecida de los ruedos hace más de cien años, aunque haya subsistido para los festejos populares.

El paseíllo tuvo aires de epopeya, recibiendo a los toreros como héroes que iban a lidiar a los inciertos toros de seis años, con permiso especial de la UVTF para la ocasión. El otro héroe, el ganadero, recibió todos los agradecimientos y felicitaciones por su costosa dedicación y fantástica decisión y la ADAC puede presumir de ser los adalides en la búsqueda de la diversidad en la lidia.




Gran trapío e impresionantes pitones de los toros de Miguel Reta

Lo poco que conocemos de la casta navarra en los textos históricos, hablan de toros pequeños, nerviosos, de gran movilidad y facilidad para orientarse y poner en riesgo a los toreros. El encomiable esfuerzo del ganadero, pastor de los encierros de Pamplona y aficionado, modificando la selección de las características de los toros de los festejos populares, para recuperar la casta navarra para las corridas de toros, no presentó toros de características parecidas a estas.

Los toros de gran trapío, se parecían a las nerviosas vacas de los festejos de la Ribera navarra en sus pasmosas defensas, pero su comportamiento era más el de mansos descendientes de las otras castas toreables, que la buscada bravura que embiste de manera distinta a la relativa suavidad de Vistahermosa.


Dificultades para picar los toros

Esperaba bravura de acometidas en tromba, persecuciones a los toreros solo paradas por las tablas, topetazos a los caballos aunque salieran de naja de los petos, toreo de esgrima para evitar descuidos, en fin señales del toreo defensivo de antes del peto que desgastó la fiereza y depuró la bravura de los toros actuales.

Lo que ví fue muy parecido a una notable mansedumbre. Toros reservones, de escasas embestidas, huyendo del caballo antes y después de sentir el hierro, aculados en las tablas de chiqueros y dando testarazos defensivos que hacían volar los capotes, tumbándose al recibir el espadazo pero manteniendo su vitalidad que dificultaba la puntilla.

El resultado final fue una corrida decimonónica pero mansa, pues también en la época heroica las hubo bravas según cuentan las crónicas. Estos fueron toros como los que decía preferir Rafael El Gallo con su peculiar explicación: “Prefiero que en la plaza me salga un toro manso que uno bravo. Es mucho mejor tener que correr detrás del toro, a que el toro corra detrás de mí”. Tengo para mí que la mansedumbre no genera emoción, sino esforzada lidia sin posibilidad de brillo.




Sánchez Vara, un héroe de película en blanco y negro

En esta corrida en blanco y negro, Sánchez Vara, con el cuarto toro, el único que no huía sistemáticamente del lidiador, brilló a gran altura, mostrando que es un torero que no desmerecería en las películas sepias, donde el lidiador se acerca más al héroe que vence a la furia de la naturaleza con la exposición de su vida, que al artista atento a la bella composición de la conjunción de la acometida del animal y la técnica del torero.

El señuelo de la corrida de Reta y la coincidencia de dos fines de semana toristas consecutivos en Francia, dio la oportunidad de ver grandes y encastadas corridas de toros.

Toro de Yonnet en la corrida concurso de Vic Fezensac
Fotografía de David Cordero

Magnífica corrida de Escolar en Vic Fezensac, en cuyo último toro Gómez del Pilar pulsó la tecla de la emoción artística sacando la nobleza del bravo toro, que brilló especialmente en la penúltima serie de naturales. Una serie de gran altura plástica, posibilitada por el dominio de la encastada y brava embestida y que debería colocar al torero en los carteles de las ferias. El quinto toro también bravo completó una muy interesante corrida para el aficionado

En Vic, López Chaves demostró gran valor y solvencia con el complicado primer toro de Hoyo de la Gitana, y en el más bravo y noble cuarto ensayó un toreo de mayor estética, sin abandonar cierta reciedumbre.

J.L. Alliet ganó el premio al mejor tercio de varas 

Israel de Pedro compartió el otro premio al mejor picador con J.L. Alliet

También la corrida de Raso del Portillo en Ceret, participó de la característica de  ser una corrida encastada, de gran interés para el aficionado por su lidia y cuyos dos toros bravos le correspondieron al matador francés Maxim Solera, quien todavía necesita tener más experiencia para enfrentarse a estos toros cuya bravura no está exenta de dureza.

En su conjunto tres grandes corridas (Escolar, Raso del Portillo y Hoyo de la Gitana) ligadas al encaste santacoloma, que se lidiaron con especial atención  a la suerte de varas y donde se mostraron en sus diferentes toros los matices de la casta, desde la fiera mansedumbre a la brava nobleza, y que llevan a los ruedos la emoción del toreo, donde la lidia está indisolublemente ligada al riesgo y donde el torero muestra sin ambages el papel admirable del hombre que vence las dificultades para crear belleza con el dominio de la incierta embestida de la casta.


Fotografías de Ceret de Andrew Moore

6 comentarios:

  1. Preciosa la crónica. Soberbio el aparato gráfico que la ilustra.
    He estado muy pendiente de las dos ferias capitales de la Francia
    torista. El vídeo del Club Taurin Vicois remitido una semana antes
    de la feria es uno de los mejores que tengo vistos nunca. Epítome
    del trapío. Las imágenes de la corrida de Reta, previas a su lidia, me
    hicieron pensar que el término de casta navarra no es unívoco, sino
    todo lo contrario. La reconversión de Raso del Portillo parece llevar
    camino de consolidarse. La recuperación de Hoyo de la Gitana, una gran
    noticia. La personalidad del toro de Escolar no es novedad.

    No me han sorprendido los logros de López Chaves y Gómez del Pilar. El caso de Gómez del Pilar es sangrante: lleva acreditando su capacidad y
    su talento hace tiempo pero se ve descabalgado del circuito de las ferias
    por sistema. Lo de Chaves, tan competente, es otra historia distinta. Una
    historia ejemplar

    ResponderEliminar
  2. Gracias.
    Para quienes no fuimos, es un placer leerle.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias BRQ. El juego de las ganaderías fue, efectivamente muy bueno, a Raso del Portillo hay que añadirle la novillada de Vic, que no ví y de la que todo el mundo habló estupendamente. También estuvo bien un toro de Los Maños en la corrida concurso de ganaderías, que por lo demás fue una pequeña decepción. La otra novillada, la de Ceret fue un disparate por juntar a un chico que no sabe torear con seis novillos de ganaderías exigentes. Las fotos de Andrew son buenísimas, pues consigue dar perfectamente el aire de la corrida, sus toros reflejan en la foto el juego que dieron en la plaza, un genio, y esta vez he añadido una que me mandó David Cordero de Vic llena de vigor. Me alegro de que sigas la temporada con estusiasmo y espero verte pronto en las plazas

    ResponderEliminar
  4. A la vuelta de las vacaciones lo leí. Descriptiva y valiente crónica, amigo Andrés de Miguel.

    ResponderEliminar