domingo, 30 de marzo de 2014

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA

0.      Presentación
La casualidad, el azar es el motor de tantas cosas. Esta semblanza de José Mata, un torero al que no conocí, al que jamás vi torear, quien murió a consecuencia de una cornada en Villanueva de los Infantes. Con el que no tengo ninguna relación, ni vínculo personal, ni soy canario, ni tengo raíces allí y si he visitado Villanueva de los Infantes fue tras quedar atrapado en su historia. Por tanto fue, como tantas situaciones en la vida, producto de la más estricta casualidad, de la pregunta inintencionada de un amigo en mi primera noche de turista en la isla de La Palma. ¿Sabías que hubo un torero canario?


Espectacular natural de José Mata
Tomada de El Espadazo

Como las vacaciones eran largas, quedamos en visitar un día la casa familiar donde según me decían había un museo dedicado a su memoria. Allí quedé prendado del torero, de su azarosa vida, de sus ilusiones inalcanzadas, del recuerdo que defendía, casi treinta años después de su muerte,  su hermana Nery desde su casa en Las Tricias, bello pueblo perdido en la orografía de la Palma.


                                     Recuerdos de José Mata en su casa familiar de Las Tricias

Seducidos por la inevitable extrañeza que produce el toreo en una isla canaria, sin tradición taurina y hasta sin ganado vacuno, ni bravo ni manso, me pidieron un artículo para la revista literaria local La Fábrica. El artículo que trataba de explicar en dos folios lo que era el toreo y lo que había significado José Mata en él, me sirvió para adentrarme en el personaje, para provocar una fascinación por una vida que se intuía rica, singular, definitivamente interesante, muy superior al buen aunque lejano recuerdo que José Mata había dejado en algunos, ya viejos, aficionados que le vieron torear.


Estos apuntes biográficos, morosamente redactados, que hoy empiezo a publicar, son el pago agradecido de una deuda que tengo con José Mata y su hermana Nery, por haberme proporcionado el empeño de descubrir una vida fascinante de un hombre dedicado a soñar y que desgraciadamente vio su sueño truncado cuando parecía que podía atreverse a alcanzarlo.

¿Dónde van los recuerdos cuando se olvida?

Tomada de El Espadazo

1 comentario:

  1. Gracias por perpetuar su memoria con los comentarios, las fotos y los reportajes. Los que te quisimos y admiramos nunca te vamos a olvidar

    ResponderEliminar