viernes, 21 de noviembre de 2014

LA TAUROMAQUIA DEL DETALLE


En el Ateneo Orson Welles (bonito nombre para un grupo de jóvenes aficionados taurinos) Juan Mora explico su concepto del toreo. Con un tono íntimo como corresponde al ambiente de una librería donde tuvo lugar el coloquio, fue explicando su tauromaquia que definió como basada en los detalles.
Quizá consciente como decía Borges de la literatura, que no hay obras maestras, si acaso renglones maestros, Mora ha optado por esos detalles que dan carácter a una faena. Recogido, concentrado en su manera de entender el toreo, no plantea pelea para estar en los carteles, sólo parece estar a la espera de dictar su personal manera de entender la tauromaquia.

Mostrando 20141120_200420.jpg
Juan Mora en el Ateneo Orson Welles

No se le llena la boca para hablar de arte, cuando más a gusto se sintió en la faena de 2010, dice, es cuando vio que estaba dando un natural tal y como lo había soñado en el hotel por la mañana, que es una bella manera de convertir tus sueños en realidad.
Juan Mora ha hecho en su carrera un viaje inverso al habitual. Ha ido del barroco de sus inicios al clasicismo actual, quizá intentando despojar a su toreo de todo lo superfluo. Una bonita reflexión hecha ante un nutrido auditorio de más de 50 asistentes, entre los que sólo media docena rebasábamos (aunque algunos lo hiciéramos por mucho) los 40 años de edad.
Un ambiente plural, exento de dogmatismos, ávido de conocer experiencias y reflexiones, con referencias no sólo taurinas sino también relacionadas con otras expresiones artísticas o intelectuales crean un ambiente nuevo, limpio y muy agradable, mostrando una manera de acercarse a la tauromaquia tan alejada de los clichés y tan interesante para los que nos creemos que la tauromaquia es un acontecimiento cultural.

4 comentarios:

  1. amigo andres la gloriosa faena no fue en el 2011 sino el 2 de octubre de 2010

    ResponderEliminar
  2. Gracias José Ramón, siempre tan atento. Ya lo he corregido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Su última actuación en Las Rozas (aún en Las Rozas) ha sido de una categoría absoluta, de una belleza inimaginable, de una suavidad, de una armonía, una auténtica sinfonia del toreo puro, toreo de arte, toreo, toreo.

    ResponderEliminar
  4. Así lo contáis los que estuvisteis en Las Rozas. Esperemos que se pueda volver a ver en Madrid que da otra prestancia y otra categoría.

    ResponderEliminar