miércoles, 20 de enero de 2016

PEDRAZA DE YELTES PIDE PASO

Luis Uranga es un ganadero moderno, por gusto, sin tradición, con concepto empresarial de la ganadería brava, lo que, curiosamente le convierte en un romántico, al pensar que el toro debe dar espectáculo para el aficionado.

Luis Uranga, propietario de Pedraza de Yeltes

Libre de ataduras taurinas, cree que el toro debe tener movilidad y emoción y no confunde la emoción con el miedo. Aunque el miedo esté casi siempre sobrevolando a los toreros, en la corrida de toros, la emoción la pone el toro con su embestida. Empresario, fue presidente del equipo de fútbol de la Real Sociedad de San Sebastián y actualmente Delegado de la Selección española de fútbol en sus desplazamientos. Una trayectoria que demuestra capacidad de organizar y dirigir.

Hierro y divisa de Pedraza de Yeltes

La ganadería formada a partir del año 2005, por compras de las eralas de tres camadas sucesivas de la ganadería de El Pilar, la lleva el matador José Ignacio Sánchez, aquel que tenía una izquierda excepcional, reservándose Luis las relaciones públicas y su hermano Ignacio la dirección de la misma. No es la primera experiencia familiar, pues su hermano Ignacio, ya compartió la propiedad de una pequeña ganadería anteriormente junto con otros aficionados entre los que estaba Leopoldo Sánchez, expresidente del Club Cocherito de Bilbao

Toro de Pedraza de Yeltes en Las Ventas
el 13 de mayo de 2015

Se ha colocado la ganadería de Pedraza de Yeltes en una situación excepcional en la valoración de aficionados y parece que también de empresarios, pues este año tiene previsto lidiar las corridas completas en Madrid, Pamplona, Dax, Arles y Azpeitia, el bastión taurino de Guipúzcoa.
Poco amigo de polémicas, las sortea con elegancia, no entrando a valorar la acogida de los ganaderos establecidos ante una ganadería de nuevo cuño, aunque reconoce que no le gusta que le etiqueten como ladrillero, pues no viene de la construcción ni la promoción inmobiliaria. 


Tiene su espejo, como tantos aficionados, en Francia, que además en su caso está excepcionalmente cerca de su casa, pues reside en Fuenterrabía. Valora positivamente de los franceses las nuevas iniciativas, el cuidado de la afición, la seriedad comercial, la atención a la casta, el realce de la suerte de varas, en fin tantas cosas que coinciden con las opiniones de los aficionados. Le gusta criar un toro para los tres tercios de la lidia que quizá sea la piedra de toque de la regeneración de la tauromaquia. 

Miralto se arranca al caballo de Tito Sandoval
en Dax. 16 de agosto de 2014
Foto de André Viard

Satisfecho y agradablemente sorprendido con la trayectoria de la ganadería, espera poder aumentarla un poco para sacar dos corridas más al año, para acudir a Sevilla, Bilbao o Nîmes.

Luis Uranga en la Tertulia de Jordán

No entra en profundidad en la situación del mundo taurino para defenderse de los ataques institucionales y sociales, y se remite al ejemplo de Francia de participación de todos los estamentos en la creación de una organización y la financiación de sus actividades.

Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Toda su conversación dejó un aire nuevo, lejos de lugares comunes y que busca un camino de defensa de la fiesta mediante la bravura del toro, lo que es un punto de unión con la mayoría de los aficionados.

Fotografías de Andrew Moore


3 comentarios:

  1. Haber si la proxima corrida que veamos de este hierro en las Ventas. No la machacan en varas como en este ultimo San Isidro ya que los dejaron inservibles para el ultimo tercio

    ResponderEliminar
  2. Haber si la proxima corrida que veamos de este hierro en las Ventas. No la machacan en varas como en este ultimo San Isidro ya que los dejaron inservibles para el ultimo tercio

    ResponderEliminar
  3. Esperemos que así sea, Antonio Monedero. De todas formas los ganaderos no estaban muy satisfechos con las dos corridas de Madrid aunque pensaban que podría haber mejorado si no hubiera sido porque el que parecía mejor toro tuvo que estar parado diez minutos mientras ponían en pie al caballo

    ResponderEliminar