miércoles, 12 de octubre de 2016

UN GANADERO ASILVESTRADO. JOÂO FOLQUE (PALHA) EN LA TERTULIA DE JORDAN

Seguridad y confianza en sí mismo son notables características del ganadero de Palha, Joâo Folque de Mendoça, pero también lo es el gusto por la tradición en los toros, hasta el punto de reivindicarlo como espectáculo decimonónico en el que el toro debe mostrar elementos de rusticidad.
El ganadero de Palha, Joâo Folque de Mendoça, en la Tertulia de Jordán

Le gusta denominarse ganadero asilvestrado, atribuyéndose así las características que le gustan en sus toros, contradiciendo su aspecto de aristócrata inglés y maneras de ejecutivo. Los toros deben tener las complicaciones propias de la casta y no le gustan las operaciones que aumentan la necesidad del manejo de los toros, No es, por tanto, partidario de las fundas, cree que los problemas derivados del aumento del manejo, no compensan las pérdidas que producen en cornadas o roturas de pitones, además el suelo de su finca formada una parte de marisma y otra de alcornocal, es de arena y no de piedras, lo que reduce los riesgos para los pitones.
Fusilito-191 toro más bravo de la temporada 2014 en Las Ventas

Cuando habla de su ganado, su semblante tranquilo se le enciende con una luz de cierta pillería, pues le gusta que tengan complicaciones conforme a la costumbre de ganaderos decimonónicos, a los que se quiere parecer.
Para definir sus toros prefiere una coplilla que nos comenta: “Con los toritos de Palha, no hay corrida mala”, que la consabida de: “Horror, terror y pavor” de la prensa de hace un siglo.
Joâo Folque de Mendoça

Dosifica, quizá por ello, ese gusto en busca de la bravura auténtica, como la de Espada lidiado por Pepín Liria en Sevilla en 2005 o Fusilito-191, el último toro que se lidió en Madrid en la temporada 2014, que se llevó todos los premios. Espera poder repetir en este 2016 con Cardinillo-384 toro burraco o salpicado, ensabanado dirá el programa oficial de Madrid y cuya definición más ajustada parece que sería la de carbonero, capirote, botinero y rabicano, en el que vuelca toda su confianza, pero no todas sus esperanzas. No volvió a Madrid en el 2015 porque no tenía corrida, afirma, pero le habría gustado que le hubieran anunciado en San Isidro de este año y no entiende el motivo de volver a contratarle para cerrar la temporada.
Cardinillo-384

Mantiene secreta o, al menos discreta, su alquimia entre sus dos líneas de toros, una de Pinto Barreiros, Tulio, Oliveira y Torrealta y otra de Baltasar Ibán, que asegura que lleva separadas, pero que la mezcla de toro de Baltasar Ibán y vaca de Oliveira le da mucha bravura. Orgulloso, buscó un semental jabonero para tener toros de capa vazqueña y no dejarse ganar la partida por su primo Fernando Van Zeller Palha y conseguir lidiar un toro jabonero en Madrid en 2012 (Preocupado-191) y una corrida completa de jaboneros en Méntrida en 2013, después de lo cual se deshizo de los jaboneros.

Le gusta el cartel de toreros con el que están anunciados sus toros, de mayor nivel que el que suele ser habitual. Habla bien de Sánchez Vara quien entiende bien sus toros y está mucho en su finca, también Pepín Liria quien quizá los haya toreado mejor y de Aguilar, Robleño, Rafaelillo, Ferrera y el mexicano Arturo Macías, quien estuvo tentado hace unos días, vestido de puro charro.
Arturo Macías vestido de charro, para tentar, hace unos años

Tiene poca sintonía con el nuevo empresario de Madrid, Simón Casas, al que hace años que no ha vendido ningún toro, aunque asegura que ya sus veedores se han puesto en contacto para la próxima temporada. La ganadería da camadas cortas, lo que le dificulta traer toros a Madrid, pero no desdeña correr toros por las calles que es un mercado en auge.

Heredero de la segunda ganadería que más tiempo lleva en manos de la misma familia, después de Miura, habla con la seguridad de su posición histórica y a la vez con las maneras de un entusiasta de su obra. Cree que para mejorar las corridas de toros los elementos fundamentales son la casta y la competencia, aunque lo dice con el tono que se emplea para las cosas inalcanzables. Las corridas para las que compra su entrada más a gusto son las de Miura y Victorino.
Toros de Palha

Respecto al futuro de la fiesta, no es muy optimista, pues cree que le quedan pocos años de vida, quizá los que le queden a él, dice. Es posible que sea por lo que no se detiene en hablar de los mecanismos de defensa de la tauromaquia. En Portugal hay antitaurinos, nos cuenta, quizá menos abundantes que en España, pero importantes, a pesar de que allí no se matan los toros en la plaza, ni se realiza la suerte de varas.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán


La despedida, cordial como toda la comida, fue con el deseo de que saliera una gran corrida el miércoles 12. Deseo que tendrá que esperar hasta el domingo día 16, al que la lluvia ha aplazado la corrida, que cerrará la temporada y la época de Choperita en Madrid.

Fotografías de Joâo Folque y la Tertulia de Jordán de Andrew Moore

3 comentarios:

  1. Magnífica corrida de toros la que pudimos ver ayer por la tarde para despedir la temporada. Toros con fuerza, que empujaban en el caballo, tres realmente notables, puede que incluso 4 (1,2,3 y 6), un manso de solemnidad y el ensabanado que al final atendió a la muleta. Enhorabuena al ganadero.

    ResponderEliminar
  2. nuevamente un servidor dando la murga para enmendar mi comentario anterior: los toros destacables fueron el primero de Fernando Robleño; el segundo y el quinto, los dos correspondieron al mejicano Macías, y el sexto que lidió Alberto Aguilar. El tercero el más dificil y complicado, con cosas de manso y el llamado por el programa "ensabanado" (carbonero, capirote, botinero y rabicano siguiendo a don Andrés) cambiando tadicalmente en la muleta de Robleño.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con tu corrección, Cepo Gordo. Para mi los mejores fueron 6º,2º,1º,5º y 3º. Así que hay para quien fueron 3 (yo), para el ganadero fueron 4 y para otros fueron 5. En cualquier caso una gran corrida de toros, para mí la más interesante de esta temporada, más que la de Baltasar Ibán de Madrid y la de Saltillo de Ceret que han sido las que más me han gustado de lo que recuerdo. Lo de Cardinillo-384 un fiasco. Así son las cosas.

    ResponderEliminar