viernes, 25 de noviembre de 2016

RAFAELILLO. UNA TAUROMAQUIA AÑEJA EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Rafaelillo habla del futuro en la Tertulia de Jordán. De su próxima temporada en Madrid que girará alrededor de las previstas dos corridas de Miura, de su toreo que ahora busca y encuentra el relajo, de su familia que tiene siempre presente.
Rafael Rubio "Rafaelillo" en la Tertulia de Jordán

Habla poco, aunque bien, de su apoderado Lionel Buisson del equipo de Simón Casas, nuevo empresario de Madrid. Tampoco se entretiene en el pasado, en su etapa de novillero con vitola de artista, en su inevitable travesía del desierto tras la alternativa, hasta que encuentra su asiento en las corridas llamadas duras, las de toros interesantes para el aficionado. 
Rafaelillo al natural con Pecador-14
de Adolfo Martín, el pasado 2 de octubre en Las Ventas

No tiene reproches, ni hace comparaciones. Sabe que en los ruedos se pide que se toree con desmayo y relajo a los toros con los que se anuncia y eso es difícil, aunque también sabe que los aficionados valoran su esfuerzo y capacidad técnica.
Media verónica de añejo sabor a Baratillo-1
de Adolfo Martín el 4 de octubre de 2015 en Las Ventas

En la técnica del toreo se explaya más y halaga con sus conceptos el oído del aficionado. Hay que reunirse con el toro, dice, pues el toreo es de reunión, no de expulsión, afirma quien torea tantos toros que se ciñen al torero y que hay que mandar hacia afuera. El toreo fundamental es dando el medio pecho, que es el que te permite ligar las series, pero para dominar al toro hay que dar el paso adelante, no atrás. Sólo el toro dócil te permite dar el paso hacia atrás porque no se ciñe. Habla de dominio, recortes, desplantes a los toros dominados. Sus palabras suenan a música celestial para aficionados integristas.
Rafaelillo acompaña sus palabras con sus gestos

No sólo lo dice, sino que lo hace y llevado de su entusiasmo al explicar sus conceptos del toreo, se levanta de la mesa y nos muestra cómo hay que ligar yendo hacia delante o como hay que cargar con todo el cuerpo hacia el toro en la media verónica. Habla del uso del pico como un recurso técnico necesario en contraposición a un abuso habitual.
Cogida de Rafaelillo por Injuriado-55 de Miura,
el 7 de junio de 2015 en Las Ventas

Las fotos ayudan también a explicar sus ideas. La de su cogida ilustra la listeza de los toros de casta.
Hablando de sus grandes faenas a los Miuras como la de 2015 a Ratón-66 en Valencia, o a Tabernero-17 en Madrid en 2016, ambas sin rematar con la espada, siendo un buen estoqueador, comenta que cree que le ha llegado un momento de madurez que le posibilita torear con gusto y relajo a toros encastados, aunque los nervios le aceleren y le impidan matar bien.


Vital, muy activo en sus conversaciones y movimientos, es capaz, sin embargo de transmitir serenidad con su semblante sonriente. Se ve en un momento de madurez personal y cree que eso se trasluce en su presencia en la plaza. Intenta administrar bien su carrera, a la que no le pide, como es tan habitual, salir de las corridas duras, sino mantener los recursos necesarios para torearlas despacio y bien, lo que es un placer para el aficionado.

Rafaelillo domina la fiereza de Tabernero-17 de Miura
el pasado 5 de junio en Las Ventas


Un hombre consciente, un torero cabal, un  matador que ha dado y está en el camino de dar buenas faenas, con esa mezcla de toreo añejo y quietud relajada, propia de la madurez, de quien pisa seguro su lugar en el mundo.
Rafaelillo dedica un recuerdo a la Tertulia de Jordán

Reportaje fotográfico de Andrew Moore

2 comentarios:

  1. Muchas gracias HUSSAR NOIR DU BEARN, serías un contertulio estupendo. Tomo nota para próximas ocasiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar