viernes, 11 de noviembre de 2016

SUBALTERNOS QUE DIGNIFICAN LA FIESTA

La voz de los aficionados clama en el desierto del negocio taurino. Un reducto de fieles sigue pensando que el interés y la justificación de las corridas de toros pasa por la lidia de toros interesantes y que estos abundan en las ganaderías más exigentes, que se ven relegadas en las ferias y confinadas a toreros, en el mejor de los casos, confinados y especializados en ellas o simplemente a toreros de poca experiencia y menor proyección.

César del Puerto

David Adalid

Los aficionados tenemos predilección por los toros y faenas donde resalta la épica del toreo y consecuentemente, la ética de los toreros. A estos suelen ir dirigidos los premios, pero esta predilección no es acorde con la conformación del escalafón de toreros, ni con la valoración en la confección de los carteles.
Iván García

Miguel Martín

Juan Bernal

Este divorcio entre los gustos de los aficionados y el rumbo que siguen las corridas de toros, fue el tema que estuvo implícito en el coloquio que organizó la Unión de Abonados de Madrid, con los protagonistas de sus premios a los mejores toreros de plata de la feria de San Isidro, quienes fueron César del Puerto por su brega con las corridas de Baltasar Ibán y Saltillo, quien acudió acompañado por el matador Alberto Aguilar a cuya cuadrilla pertenece  y David Adalid por sus pares de banderillas en la corrida de Saltillo, única en la que actuó en San Isidro. Estaba invitado también el ganadero de Saltillo, José Joaquín Moreno Silva, en cuya corrida actuaron los banderilleros premiados.
El ganadero de Saltillo, José Joaquín Moreno Silva, y los toreros
David Adalid y César del Puerto junto a Jesús Fernández, 
presidente de la UAATM

Los llamados subalternos son una parte importante de la lidia, no sólo en su papel de eficaz ayuda al matador en preparar al toro para su faena, sino en hacerlo con arreglo a las reglas del arte o, sencillamente con profesionalidad, exposición y gusto.
Pedro Iturralde en 2015

Israel de Pedro


Cartel del coloquio en el Ateneo Orson Welles

Por eso es interesante este reconocimiento, tanto como el que el próximo viernes 18 de noviembre, hará el Ateneo Orson Welles a los picadores Pedro Iturralde e Israel de Pedro, dos exponentes de la recuperación de la suerte de varas como parte del espectáculo.
Curro Robles

Luis Carlos Aranda

Francisco Vallejo


La lidia debe ser un espectáculo completo o no será. La necesaria redefinición de sus reglas, en este convulso siglo XXI, pasa obligatoriamente por la casta del toro y la valoración del papel de todos los que intervienen en la lidia, y hay suficientes mimbres para hacer ese cesto, sólo se necesita voluntad por parte de los organizadores del espectáculo. Los aficionados ya están mostrando el camino.
José Manuel Montoliú

Fernando Sánchez

Juan Carlos Sánchez

Selección y reportaje fotográfico de Andrew Moore de la temporada 2016, salvo indicación en contrario

No hay comentarios:

Publicar un comentario