viernes, 9 de octubre de 2015

EL FUNDI, UNA REFLEXION TRANQUILA

José Pedro Prados “El Fundi”, comentó en el coloquio organizado por el Ateneo Orson Welles que aún no ha encontrado su quehacer en su vida de torero que ya no está en activo y que lo que más le gusta es el campo. Lo dijo con un tono tranquilo, mesurado, casi confidencial, a pesar de estar hablando para varias decenas de aficionados, jóvenes en su inmensa mayoría. Tiene clara su trayectoria, los problemas que ha vivido, las satisfacciones que ha recibido y, sin decirlo explícitamente, se le aprecia contento con su vida profesional.

El Fundi en el Ateneo Orson Welles

La Escuela Taurina Marcial Lalanda de Madrid, de la que se ha hecho cargo recientemente junto a sus amigos y compañeros, los matadores Joselito y Bote, acaparó la primera parte del coloquio, en el que se comentó la presión antitaurina cuando la alcaldesa dijo que no tocaría los toros, que pudo ser una causa de la supresión de la subvención. Malos tiempos para los toros.


Joselito, José Luis Bote y El Fundi
de becerristas y en la actualidad

Le parece que el negocio de los toros está más despersonalizado ahora, que cuando él comenzó. Se presta menos atención a las condiciones de los toreros y hay más trabajo de despacho. Cree que hay que asumir muchos riesgos para conseguir abrirse paso y quizá sea una de las causas de las numerosas cogidas de toreros.
Encasillado en las corridas duras se abrió paso en Francia gracias a cortar tres orejas a una corrida de Miura en Arles, por lo que empezaron a llamarle de plazas francesas. También tuvo mucho eco en Francia una corrida de Monteviejo que mató en Madrid, mientras que en España apenas le llamaron de ningún sitio.

El Fundi entando a matar un toro de Palha en Azpeitia
tomada de Diario Sur

Relata, sin aspavientos, que nunca se  ha sentido a gusto en Madrid, lo que achaca a un enfrentamiento que tuvo en sus primeros tiempos con aficionados del tendido 7, pero cree que salía siempre con mucha presión y poca tranquilidad.
Su triunfo en el año 2008 le cogió ya con cierta edad, y la grave lesión por su caída del caballo, le acabó de retirar sin poder disfrutar durante tiempo de una mejor posición. Afirma que las corridas duras son duras por muchas cosas, no sólo por los toros. La crítica es más dura, el público es más duro que en las corridas de figuras, la exigencia es mayor y la compensación menor, pero en ese ambiente transcurrió su carrera.

Algunos asistentes al coloquio


Interesante como todos los coloquios de la Orson, quienes han conseguido crear un ambiente de interesante reflexión de aficionados, lejos del tópico taurino.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario