Ir al contenido principal

TOREÓ COMO DICEN QUE NO SE PUEDE TOREAR. HOMENAJE A FERNANDO ROBLEÑO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Fernando Robleño es un torero para aficionados y  ha firmado en Madrid con el toro Camionero de José Escolar el 18 de septiembre, una faena con riesgo y belleza, pureza y enjundia, para muchos de los que la vieron, la mejor faena de la temporada ante poco más de 3.000 espectadores (5.658 según las cuentas de la empresa, que incluyen todos los abonados de temporada asistan o no).

Homenaje de la Tertulia de Jordán a Fernando Robleño

La Tertulia de Jordán hemos invitado, por segunda vez, a Fernando Robleño como homenaje a dicha faena y a su trayectoria.

Sus anhelos, decepciones, ilusiones, esperanzas y temores ya los desgranó en enero de 2019, 47ª Tertulia de Jordán, cuando esperaba que su gran faena al toro Navarro de Valdellán, le abriera puertas que han estado tradicionalmente cerradas para él. La temporada 2019 sólo le trajo más contratos en Las Ventas, donde se anunció hasta 5 tardes, además de su inclusión en Pamplona. Tras la pandemia cesó la repercusión de la faena.



Robleño con Camionero-33 de José Escolar
Fotos de Andrew Moore

Sorprende que la asiduidad del enfrentamiento con las divisas más duras, no le haya torcido el gusto y sea capaz de esperar pacientemente que salga un toro que le permita cambiar el riesgo por belleza, aguantar la encastada embestida para embeberla en el natural rematado, dar ese último paso hacia delante del toro que ejerce el dominio pero que aumenta el peligro, y todo ello sin descomponer la figura, con los pies asentados en la seguridad del oficio y la cabeza crepitando al son de los olés de los escasos aficionados congregados un rutinario domingo de septiembre, fuera de feria, de televisión, de interés del público. “No me he acostumbrado a los toros que he tenido que lidiar a lo largo de mi carrera”, dice el torero y quizá sea por eso por lo que es capaz de prender la chispa del toreo en su pureza.

Contraportada de "La voz de la afición"
con un artículo de la expresidenta de Asociación El Toro de Madrid
Yolanda Fernández Fernández-Cuesta, donde proclama a Fernando Robleño
como Torero de Madrid

Fernando Robleño es capaz de hacer todo eso y luego pinchar al toro lo que le aleja del triunfo oficial, pero no de la admiración de los aficionados de los que como gran elogio han dicho: “Toreó como dicen que no se puede torear” y ese toreo negado por los voceros oficiales del toreo rutinario, es sencillamente estremecedor, gozoso e inolvidable.

Una espléndida madurez de Robleño, asentada en su gran afición, que espera le permita seguir en los ruedos largos años, con la esperanza de entrar en el circuito de las ferias, salir de los honorarios mínimos, probar los encastes más nobles, alternar con los compañeros más afamados. Morante de la Puebla le dio la alternativa y El Juli fue el testigo, el 20 de junio de 2000 y desde entonces no ha vuelto a compartir cartel con ninguno de ellos en 22 años.


Fernando Robleño: Sigo toreando por afición

La nómina de ganaderías lidiadas asusta, pues junto a la trinidad de las divisas duras y tradicionales (Miura, Victorino y Adolfo),  aparecen José Escolar, Dolores Aguirre, Cebada Gago, Cuadri o Palha, tras su confirmación Madrid con toros del Cura de Valverde, y en las más de 400 corridas de toros aparecen una única vez los hierros de Juan Pedro Domecq, Jandilla o Luis Algarra, pero a pesar de esta impresionante lista afirma sin rubor que “Yo no soy un guerrero”

Portada de la revista TOROS 
quienes la vitorean como la faena del año en Las Ventas
Foto de Alfredo Arévalo

Entre los lugares comunes, manoseados y falsos del toreo, destaca el de que el toro pone a todos en su sitio, cuando todos sabemos que hay sitios que están apostados en una vía muerta y en el mejor de los casos circular, de la que no sale si no se puede cambiar de carril. Quizá hay una lógica del espectáculo que pasa por encima del gusto de los aficionados y del esfuerzo de los toreros y que no llegamos a entender o a aceptar. La suerte y el carácter de los toreros quizá influyan también y Robleño es un torero más expresivo en los ruedos que en los despachos.

Fernando Robleño con su esposa entre
Yolanda Fernández Fernández- Cuesta y Tristán Lezama Leguizamón
en Casa Salvador

Continúa su carrera de torero, a la que dice no verle fin, pues afirma que “sigo toreando por afición” y nos comenta que complementa sus ingresos como matador, con una ganadería de manso, que le permite vivir en el campo.

Un torero que lleva en su cara las arrugas de la dureza de su carrera, en los ojos la viveza de su fuerza interior y en su difícil, pero franca, sonrisa la esperanza ante un futuro labrado con su propio esfuerzo.

Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

LA FÁBRICA DE REDECILLAS. ISABEL LIPPERHEIDE EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Isabel Lipperheide mantiene una gran herencia taurina, la de su madre Dolores Aguirre a quien acompañó desde la compra de su ganadería y que dirige desde su fallecimiento en 2013. Una ganadería singular por su origen, Atanasio y Conde de la Corte, por su comportamiento encastado y duro y por la valoración de muchos aficionados deseosos de verla en plazas de importancia. Habitual en Madrid, Pamplona, Bilbao y las plazas toristas francesas, este año está anunciada en Ceret y Bilbao. Una ganadería mediana que tiene 180 vacas lo que le da para lidiar poco más de 50 machos de diferentes edades cada año, antes de la pandemia, claro.  Isabel Lipperheide en la Tertulia de Jordán Tiene la ganadera una mirada inquieta en un semblante amable en el que predomina la atención, incluso la reflexión, que no se ve perturbada por sus movimientos pues apenas gesticula al hablar. Sabe lo que quiere de su ganadería y lo busca sin componendas: Toros duros, que embistan sin plegarse a la colaboración y que