Ir al contenido principal

LO MÁXIMO PARA UN TORERO ES NOTAR LA PLAZA DE MADRID RENDIDA A SU TOREO. FERNANDO ROBLEÑO EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Fernando Robleño realizó al toro Navarro-15 de Valdellán, una de las mejores faenas de la temporada 2018 en Las Ventas, en el primer desafío ganadero del mes de septiembre. Una gran faena tanto por la importancia del toro, grande, fuerte, bravo y encastado, como por la calidad y entrega del torero, que dejó con dos series de derechazos y una de naturales, un acabado ejemplo del arte de torear con riesgo y belleza.
Fernando Robleño en la Tertulia de Jordán

Una faena de gran repercusión entre los aficionados, pero de escaso reflejo en los despachos donde se organiza y planifica la temporada en otro ejemplo de la rutina empresarial, de la que sólo parecen salvarse, algunas plazas francesas gestionadas por aficionados. En Céret, Dax o Vic Feçensac, Fernando Robleño acude con frecuencia al reclamo de los aficionados que aprecian su madurez ante corridas difíciles. En Céret mató en solitario una corrida de José Escolar, un homenaje de su afición, aunque sea al tiempo una dura prueba, y es asiduo de sus carteles.

Toreando a un Saltillo y saludando tras una faena
en Céret en 2016 y 2018

Una carrera que empezó cuando pudo ingresar en la Escuela de Madrid, justo al cumplir los 12 años, que es la edad mínima permitida. En los primeros años 90 compartió las clases con toreros como El Juli, quien fue testigo en su alternativa aunque no ha vuelto a torear con él, o Miguel Abellán. Como becerrista y novillero dejó muestras de un toreo de gusto y valor.

Sus facciones suaves están marcadas
por la dureza de su carrera taurina

Sin antecedentes taurinos familiares, ha querido ser torero desde su niñez y en ese sueño continúa después de 18 años de alternativa, en una dura carrera en la que el año pasado antes de la faena a Navarro, sólo tenía cinco corridas toreadas. Sólo en una ocasión ha sido apoderado por una casa importante, como son los Choperas, sin que los resultados fueran brillantes, por lo que su carrera ha estado unida a apoderados independientes y, por tanto, de escasa fuerza en los despachos.
Toreando con verdad y belleza a Navarro-15 de Valdellán
Foto de Ana Escribano tomada de Toro, torero y afición

Como aficionado es habitual verle en los tendidos de la plaza y conoce bien las valoraciones del público en Las Ventas, que cree muy variables y cambiantes, quizá propiciadas por la rotación del público y la falta de un grupo numeroso de aficionados.
Estocada a Callejero-11 de Rehuelga

Sus gestos son afables, en un semblante marcado por la dureza, como si su cara de facciones suaves hubiera ido cambiando al compás de su carrera, en la que dice no se ha podido permitir muchos respiros, hasta el punto que, reconoce, lo que le gustaría hacer en el mundo del toro es realizar una temporada completa, estando en las ferias, y como dicen los clásicos, empezando en Valencia y terminando en Zaragoza.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Ese sueño todavía lo tiene pendiente de cumplir, pero sí ha saboreado la gloria en Las Ventas, de donde ha salido tres veces a hombros y donde ha vivido lo que, afirma, es lo máximo para un torero, que es sentir la plaza de Las Ventas rendida a su toreo.

Fotos de Andrew Moore

Comentarios

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de