miércoles, 29 de mayo de 2019

SORPRENDENTE ESCRITO DEL MINISTERIO FISCAL



El asunto del asalto de los antitaurinos al Ceu , interrumpiendo la conferencia taurina, sigue dando que hablar, ahora con un curioso estrambote por parte del ministerio fiscal que José Ramón García, el abogado que consiguió la condena me remite.
Dice:
 
Ya os envié  en su día la sentencia de conformidad en la que los antitaurinos aceptaron la pena máxima
Pues bien al pasar las actuaciones al Juzgado de ejecutorias  el Juez con buen criterio acuerda la destrucción de los pasquines o pancartas donde se ponía TAUROMAQUIA ABOLICIÓN, ASESINOS, TORTURADORES, pues bien el Mª Fiscal en vez de emplear su ardor guerrero en perseguir el delito, pierde el tiempo recurriendo dicha destrucción para que se conserven las pancartas, motivo por el que impugnamos su recurso y decimos:

Esta parte impugna tal recurso, dado que el juicio celebrado en el presente procedimiento lo fue en conformidad, no teniendo  sentido alguno el conservar una pancarta que  carece de cualquier interés histórico o cultural, interesando esta parte que si el Ministerio Fiscal considera conveniente  conservar tal cartel, explique realmente las razones que le asisten para tan sorprendente  petición.
 No obstante , esta parte no se opone a que el cartel le sea entregado a la representante del Ministerio Fiscal, por si la misma quisiera conservarlo personalmente en su domicilio, dado el desmedido interés que está manifestando en su no destrucción.
Con José Ramón García y los amigos que me acompañaron, 
en la puerta del Juzgado de lo Penal nº 11 de Madrid,
tras ganar el juicio que ahora ha tenido un curiosos estrambote

lunes, 27 de mayo de 2019

LA GLOBALIZACIÓN EN EL TOREO SE MANIFIESTA EN LA UNIFORMIDAD DEL TORO. LUIS FRANCISCO ESPLÁ EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Luis Francisco Esplá se prodiga poco, desde luego menos de lo que le demandaríamos los aficionados, que sabemos que es un estupendo conversador que maneja con la soltura que da el conocimiento, conceptos taurinos y artísticos que tienen la virtud de abrir nuevos espacios de percepción y entendimiento sobre la fiesta de los toros.
Luis Francisco Esplá en la Tertulia de Jordán

Dice ser un hombre de campo, tanto por su formación en su adolescencia y primera juventud en la finca paterna en Jaén, como su residencia actual en su finca de un recóndito pueblo de la sierra de Alicante, lo que no le impide estar en las actividades culturales y artísticas, que siempre giran alrededor de las ciudades.
La despedida de L F Esplá el 5 de junio de 2009,
fue un brillante cierre de una gran y larga carrera, 
con el toro Beato de Victoriano del Río

Se establece una comparación, inevitable, entre el momento actual de la fiesta y el de momentos anteriores, que en su experiencia llegan hasta su niñez en compañía de su padre. La falta de variedad, la uniformización del gusto, que ha tenido un revulsivo en estas ferias de Sevilla y Madrid con la aparición del relevo personificado por Pablo Aguado y Roca Rey, lo relaciona con el reflejo de la globalización social en la tauromaquia que tiende a estandarizar los toros, las faenas y el gusto del público.
L F Esplá explica con claridad y conocimiento 
su concepto del toreo

La búsqueda de la bravura noble y uniforme del toro actual hace perder una característica importante del toro de lidia que define como la animalidad, que no es otra que una cierta imprevisibilidad de la que forma parte la mansedumbre, a la que define como un instinto de defensa del toro, pues sin ese punto de mansedumbre el toro se dejaría matar en el caballo de picar. La casi pérdida de la importancia de los terrenos en la plaza es otra consecuencia de esa uniformidad del toro. Esa diferencia de terrenos y querencias del toro que el mostraba tan bien en el tercio de banderillas.
Beber en las fuentes clásicas 
para tener un toreo airoso

Cree que Pablo Aguado representa la recuperación de una tauromaquia antigua, con referencias en Pepín Martín Vázquez y Pepe Luis, ahogada por los clichés que se habían impuesto como norma en estos últimos años. El mismo se reconoce en ese concepto de tauromaquia ligera, casi alada para el espectador, aunque no deja sus referencias de Joselito en sus películas antiguas.
En la suerte de banderillas mostró la importancia de 
querencias y terrenos para la lidia

Como artista plástico que es, defiende la dimensión artística del toreo que además trabaja con un material, el toro, que le pone problemas y condiciona su resultado. Reflexiona y trabaja sobre la composición de la forma del cuerpo y cree que la base del toreo está en la cadera que ordena el movimiento del torero. La estabilidad del cuerpo la da el asentamiento de la cadera que proporciona la naturalidad del pase. Discute la importancia de cargar la suerte pues dice que hace los pases menos elásticos y, por tanto, más envarados y menos plásticos. Además defiende que la conferencia de Domingo Ortega en el Ateneo de Madrid en 1950, donde se da a cargar la suerte la importancia canónica, es una conferencia escrita en contra del toreo de Manolete recientemente fallecido, como en su momento afirmó Pepe Alameda.
Integrado en la situación actual de la fiesta
mantiene su independencia de criterio y su interés artístico

Sintió la muerte de Joaquín Vidal que además le quitó de haberle podido tratar, pues el gran crítico taurino no gustaba de tratar con toreros en activo y apenas se conocieron, siendo Vidal un gran defensor de su concepto del toreo.
Citando a recibir con distancia en Madrid,
 una gran imagen clásica

Muchos temas pasaron por la mesa, como la difícil situación social de las corridas de toros, en la que coincide con la necesidad de no ligar la fiesta con ninguna opción política y la perplejidad ante la identificación de la fiesta con la derecha. No está ajeno a las expectativas de regeneración y difusión cultural de la tauromaquia y, en fin, en una situación similar a la que mantuvo estando en activo, está integrado en la situación actual de la fiesta pero mantiene una cierta distancia, que le posibilita esa independencia de criterio, que hace sus opiniones interesantes y singulares.

martes, 14 de mayo de 2019

EL TOREO ES UN ARTE EN EL QUE HAY QUE EMOCIONAR AL ESPECTADOR. ROMÁN EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Desinhibido, simpático, sin prejuicios, sin etiqueta, dispuesto a charlar de toros, apareció Román. Como muchos toreros que vienen a la Tertulia, llegó acompañado. En su caso, además de un amigo personal, vino con su peón Hazem Al-Nasri “El Sirio”, un banderillero de vida interesante por su exotismo y singularidad, quien fue merecedor del premio en el pasado San Isidro al mejor quite de socorro.
Román en la Tertulia de Jordán

Habla con naturalidad de su profesión, de su carrera. No parece tener cuentas pendientes, ni siquiera cuando comenta que tras su primera temporada de matador en la que salió por la puerta grande en 8 de las 9 corridas que toreó, se quedara sin torear a la siguiente. Esto es así, dice.
Naturalidad

Aunque no manifiesta perplejidad por los avatares de la profesión, se extraña más cuando hablamos de torear con pureza, de estar acorde con las normas del toreo que tienen el sentido de haber sido destiladas por el paso del tiempo y la reflexión crítica. El toreo tiene que emocionar, dice, y lo importante es torear con tu verdad, con tu estilo propio.
Bella larga a Ninfa-25 de Juan Pedro Domecq en San Isidro 2018

Es habitual verle en los tendidos de Las Ventas y habla sin contradicciones de la manera de ver el toreo como profesional, cuando prefiere el toro más noble y que se desplace bien, a cuando está como espectador que le gustan los toros con más problemas, con más carbón, según la terminología de moda.
Con Georges Marcillac

Afirma que tienta vacas con cierta asiduidad, un par de veces por semana, y cree que aunque la manera de comportarse una vaca es muy distinta del toro, y la manera de torearla también, le permite crear hábitos de comportamiento y conocer distintas reacciones. Cada toro es distinto y cree que no hay grandes diferencias entre los encastes ni, por tanto, en la manera de torearlos, hay que resolver un problema singular, que sale cada vez distinto en la plaza.
Sometiendo a Taponero-80 de Miura en San Isidro 2018

Presenta Román un aspecto plenamente juvenil y muy actual, como corresponde a su edad y a su comportamiento, lejos de actitudes falsamente trascendentes y habla con absoluta naturalidad de su profesión, de las buenas relaciones personales entre los toreros de su edad, no exentas de competencia en la plaza, así como de la distancia y respeto con las figuras que pertenecen a otra generación. No parece muy preocupado ni con las teorías ni la historia del toreo, sino con estar bien en cada actuación, de las que dependen sus futuros contrato y su cotización.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Se torea como se es, dice el aforismo clásico y Román es como su toreo, natural sin impostación, valiente al que no le arredran las cogidas, desinhibido para no ser deudor de cánones y con esperanza en un futuro que va construyendo día a día.

Fotografías de Román toreando de Andrew Moore