viernes, 27 de abril de 2018

LA SUERTE DE VARAS ES EL TERMÓMETRO DE LA BRAVURA. AURELIO HERNANDO EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Un ganadero modesto, según su propia definición. Tiene 120 vacas y una historia controvertida que explica con sencillez. Un hombre de campo que nació en la histórica finca El Soto donde pastaron los toros de la ganadería de D. Vicente Martínez. Eduardo Lalanda quien estaba a cargo de la finca le enseñó el mundo del toro bravo. También es un enamorado del caballo del que prepara ejemplares, especialmente para saltos. Se desenvuelve en el mundo de la ganadería de bravo, manso y caballos de distintos tipos.
Aurelio Hernando en la 41ª Tertulia de Jordán

La ganadería se formó en 1993 en una sociedad con la aportación de las reses bravas de Javier Gallego y las mansas que tenía Aurelio Hernando, manteniendo las dos líneas de negocio. En el 2002 se separaron los dos socios repartiéndose la ganadería de bravo.
Vueltas y revueltas de la punta de reses de Veragua de las que se deshizo Juan Pedro Domecq Díez en 1938 y que tras diversas ventas (ver la genealogía según el ganadero)  llegó a D. Enrique García y sus herederos, a Javier Gallego García, descendiente directo, quien las puso en la sociedad con Aurelio Hernando. Afirma Aurelio que en 1993 rescataron 17 vacas con pureza de encaste veragüeño y un semental, un hijo del cual les hizo la ganadería, que en la actualidad cuenta con 120 vacas después de la partición con Javier Gallego. Un rápido crecimiento en el que asegura que no ha tenido problemas de consanguinidad.
Un hombre de campo, campechano y cauteloso, 
de fácil trato y que denota capacidad 

Más allá de las polémicas sobre la pureza del encaste, que saltaron cuando le contrataron para el Ciclo de encastes minoritarios en Madrid y la Unión (UCTL) y la Asociación (AGL), denunciando que estaba encastada en domecq, hablamos con Aurelio Hernando de las características del toro que le gusta. Habla de la humillación como característica principal de la bravura, pues la embestida humillada implica entrega del toro. Sus toros son de buen tamaño, tanto que la primera corrida la lidió en Fuenlabrada y la sacaron de una camada de solo siete machos. Dan espectáculo en el primer tercio y tienen la tendencia conocida de los veraguas de aplomarse en el último.
Espectacular estocada de Iván Fandiño
a un toro de Aurelio Hernando en Ceret 2016

Curro Díaz gustándose en Ceret 2016
en la corrida de Aurelio Hernando

Nos halaga afirmando que valora las opiniones de los aficionados, pues cree que son los que entienden el espectáculo y como ganadero debe escucharlas. En su búsqueda del espectáculo de los toros de casta dice que en la tienta apura más en el caballo a los toros malos que a los buenos, para ver mejor el comportamiento en la muleta de estos últimos.

Buen conversador, halaga a los aficionados
afirmando que valora sus opiniones 

Cree que la bravura se define en el caballo y así han estado orientadas las tientas en los últimos doscientos años. Ahora mismo que tantos ganaderos afirman la importancia del comportamiento en la muleta, no pueden desdeñar la acometividad en el caballo, pues se echarían a perder las ganaderías. Para rematar asegura que si la cotización de los toros fuera por su comportamiento en el caballo, las corridas de toros tendrían un cambio sustancial.
El tercio de varas es el termómetro de la bravura

Movilidad y viveza tras las banderillas

La vista de un toro bien puesto de pitones llena la plaza y añade valor a la labor del torero, aunque ahora mismo los toros más armados los compran para las calles, donde afirma tener un buen mercado. Este año tiene, además, una novillada para Zaragoza, que le ha contratado el nuevo empresario Carlos Zuñiga Jr, del que afirma sin falso pudor que es amigo.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Un ganadero modesto en el histórico Colmenar Viejo, un hombre de campo que pelea un puesto en el mundo de los toros con un sentido personal del espectáculo y su búsqueda a partir de unos toros de gran presencia y comportamiento singular y que coincide con las opiniones de muchos aficionados en la importancia del primer tercio.

Dos de los jaboneros de Aurelio Hernando
lidiados en Ceret 2016 por 
Curro Díaz, Iván Fandiño y Pérez Mota

Fotografías de Aurelio Hernando y de la corrida de Ceret de Andrew Moore


miércoles, 25 de abril de 2018

FRANÇOIS ZUMBIEHL, PARA ENTENDER LA TAUROMAQUIA

François Zumbiehl, miembro de la Peña "Los de José y Juan" explica y defiende la tauromaquia en una larga entrevista de José Antonio Gavira en Radio Castilla La Mancha.


Catedrático de Letras clásicas y doctor en Antropología Cultural, entiende el toreo como herencia de la cultura mediterránea y defiende los valores de la tauromaquia además de expresar el concepto y sentimiento de un aficionado a los toros.
Fresco de los juegos con el toro
del Palacio de Cnossos en Creta
(c 2.000 a.C.)

Vicepresidente del Observatoire National des cultures taurines ha sido parte fundamental en la aprobación por el Senado francés de la Tauromaquia como Bien Cultural Inmaterial de Francia y comenta el desarrollo de la cultura taurina francesa.
François Zumbiehl fue el invitado de
la Tertulia de Jordán en junio de 2017
Foto de Andrew Moore

Es un placer escucharle argumentar acerca del error de los animalistas, el problema de la prohibición de las corridas en Cataluña, los posibles cambios en el transcurso de la corrida y otros temas que se van desgranando en esta enjundiosa entrevista, con el conocimiento y el sentimiento de un aficionado y la perspectiva de un intelectual.
El Torero y su sombra, libro de entrevistas a maestros del torero
editado en La Tauromaquia de Espasa Calpe en 1987

Os invito a que la disfrutéis en este enlace al podcast del programa.
La entrevista empieza en el minuto 5, aunque la presentación se realiza en el minuto 3’10”.
François Zumbiehl tiene publicados en español los siguientes libros que os recomiendo:
Mañana toreo en Linares.
El discurso de la corrida 
La voz del toreo
El torero y su sombra


martes, 24 de abril de 2018

PALHA. HISTORIA VIVA DE LA CASTA


Adema es la finca donde pastan los toros de Palha, la antigua divisa portuguesa que parece indisolublemente unida con el lema de ¡Horror, terror y pavor! que popularizara un revistero madrileño a principios del siglo XX.
En el bello estuario del Tajo, las tierras bajas de marisma tan propicias para la cría del toro bravo, bien sea en Andalucía, Camargue o Portugal, permanece una ganadería de larga historia, 170 años en manos de la misma familia, 6 años menos que Miura y 8 más que la mexicana Piedras Negras, que son los tres referentes mundiales de la entrega de una familia a la cría del toro bravo.



Cuatreños en la primavera de Adema

Los encastes han variado a lo largo de tantos años y nada queda de los primitivos toros portugueses, conchaysierras, miuras, veraguas, vazqueños y hasta jijones de Vicente Martínez, que formaron la primitiva vacada hasta los cambios que se hacen a partir de 1937, aunque no menos mezclada es la actual, que prolijamente describe la ficha técnica de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, para la que “en la actualidad la ganadería está formada con vacas y sementales de dos procedencias distintas, la primera la constituyen vacas y sementales de 'Pinto Barreiros', de don Isaías y Tulio Vázquez y Oliveira Irmaos cruzados entre sí y en parte con toros de Torrealta; la segunda procedencia la constituyen vacas y sementales del hierro de Baltasar Ibán que se llevan por separado.”

El bello Príncipe, destaca entre los toros negros de Palha,
 luce una capa salinera, capirote en melocotón, 
lucero, botinero delantero y calcetero atrás.
¿Un salto atrás o producto de una prueba?

Curiosidades para los amantes de los encastes que saben distinguir las diferencias morfológicas y de comportamiento de las distintas líneas bravas que poco a poco se van fundiendo y separando a través del tronco Ybarra-Parladé y que explican algo, pero no toda, la alquimia de la ganadería brava.


Las praderas y la dehesa con alcornoques
se alternan en la marisma de Adema en el 
singular estuario del Tejo (Tajo)

Magníficos prados embellecidos por los majestuosos alcornoques, de los que no conozco ninguna greguería de Ramón Gómez de la Serna, pero  que con su elegante porte y su desnudo tronco se prestan a ingeniosas metáforas, son el paisaje dominante por el que deambulan unos toros con semblantes serios, huidizos, satisfechos.


El bravo Fusilito-191 en los chiqueros 
y saliendo al ruedo de Las Ventas

Toros grandes, cuajados, dispuestos para Madrid, donde quizá vengan a los desafíos ganaderos de final de temporada, que es la época que mejor parece cuadrarle, quien sabe si a la ganadería o a la empresa. Lo cierto es que en octubre de 2014 lidió el toro más bravo de la temporada, el último que salió por los chiqueros de Madrid ese año, Fusilito de bello nombre, y en octubre de 2016 Saltillo II destacó en una gran corrida encastada.
El impresionante Triguero en el reconocimiento
el 9 de octubre de 2014

Saltillo II-592 llenando la plaza
con sus 535 Kg en la báscula
el 16 de octubre de 2016


Joâo Folque de Mendoça, heredero directo en sexta generación del fundador Antonio José Pereira Palha de Faria e Lacerda es sobradamente conocido por los aficionados españoles y franceses, pues no en vano se ha prodigado con sus toros duros y nobles, bravos y orgullosos, quizá reflejo de la personalidad del ganadero, como dice el viejo aforismo.
Joâo Folque de Mendoça
ganadero de Palha, quien nos enseñó 
su ganadería junto con su encantadora esposa,
Mercedes Coll, verdadera artífice de la visita

Una ganadería requiere experiencia, conocimiento, relaciones y, quizá lo más importante, llevarla con el corazón y eso fue lo que sentimos en la visita a las tierras de Adema, lugar donde la casta de los toros acompaña a la cálida y cariñosa acogida de sus propietarios.

Fotografías de los toros en Madrid y del ganadero de Andrew Moore
El resto son propias

viernes, 6 de abril de 2018

POR LA CALLE DE ALCALÁ. UN EJERCICIO DE NOSTALGIA MADRILEÑA DE UN AFICIONADO A LOS TOROS


Escribir un libro es una heroicidad, imprimirlo en papel un dispendio. Si ese libro habla de toros y de Madrid, la cosa raya en la locura, en la quijotesca locura de quien quiere dejar constancia de lo que conoce, de lo que disfruta y de lo que ama.

En estos estertores de la civilización del papel, Ángel González Jurado, tantos años de abonado en los altos del 7, al resguardo de la grada, compañero también en el 1º curso de toros de los Cursos de Verano de la UCM y asiduo al mismo, madrileño nacido aquí como sus padres, se ha lanzado a contar la pequeña historia de un trozo de Madrid. La Puerta del Sol y la calle de Alcalá (la c’Alcalá, dicho en castizo) en su tramo desde Sol hasta la confluencia con la Gran Vía y limitado en el tiempo desde la reforma de la Puerta del Sol en 1864 hasta la actualidad.

La Puerta del Sol antes de empezar las obras de remodelación
y después de ellas

Como soy de los que cree que no sólo no se compran libros, sino que no se leen ni los que se compran, hago de “solapista” para intentar que os animéis a comprarlo y sobre todo a leerlo. Habla Ángel de los establecimientos en dicha zona, los cafés siempre tan dados a las anécdotas, tertulias y cenáculos, el Casino, el Círculo de Bellas Artes, hoteles, comercios, sus cambios y las gentes que los habitaron, con especial atención a los toreros, que para eso es aficionado.
Azulejo municipal al inicio de la c'Alcalá

El Antiguo Café de Levante frecuentado por toreros madrileños
como Marcial Lalanda, Vicente Pastor o Domingo del Campo" Dominguín"

Ay los toreros y su mundo, tan importantes en las historias de esa zona hasta hace unos años que no me atrevo a cuantificar, pero que seguro son más de cincuenta. Hoy paran por otros lugares, sustituida la importancia de la Puerta del Sol por los platós de las televisiones, pero Ángel recupera historias, anécdotas y personajes que se mueven en ese ámbito pequeño de tamaño, pero que recoge gran parte de la trastienda de la historia del último siglo y medio.
Salvador Sánchez Povedano "Frascuelo", 
el gran torero de la época heroica

Frascuelo, importante personaje en el Madrid de la Restauración, Cúchares y su hijo Currito, madrileños aunque no lo parezca, la farmacia de F.Bleu (Felix Borrell) el gran cronista de la época heroica del toreo, el brindis de Rafael “El Gallo” a Eugenio Noel, inventor del antitaurinismo como militancia, Joselito y su dominio de la fiesta, la llegada de Juan Belmonte a Madrid narrada por Chaves Nogales y hasta la fundación de la Peña “Los de José y Juan” en el año 1951, van apareciendo en un libro que por utilizar las palabras de su prologuista “aúna el rigor de la historia, la curiosidad de la crónica, la gracia del anecdotario, la pulcritud del trazado urbanístico, la majeza de la estampa costumbrista, la minuciosidad de la revista taurina, la verosimilitud del documento fotográfico” y, añado yo, la nostalgia, una nostalgia pura, puesto que nada, o casi nada, vivió en persona. Por ello su nostalgia no está contaminada por la realidad, sino sólo por el cariño.

lunes, 2 de abril de 2018

DIVERSIÓN CONTRA EMOCIÓN EN EL TRIUNFO DE ÁLVARO LORENZO


Un nuevo concepto del toreo se apodera de las plazas de toros y el triunfo de Álvaro Lorenzo es muy significativo del mismo. Se necesita una mezcla cada vez más habitual: Un toro colaborador, que embista repetidas veces y sin aprender del engaño que la muleta del torero significa y a tal fin Viscoso-65 fue un acabado ejemplar de nobleza repetidora. Un torero con desparpajo como Álvaro Lorenzo que lleva al toro sin obligarle, pero que sabe incluir pases rematados en sus series. No sobra un público entusiasta, quien sabe si con relaciones de paisanaje que rellena los tendidos poco poblados. Como remate un presidente que entiende que la fiesta se dignifica entregando trofeos en forma de orejas al matador y vuelta al ruedo al toro colaborador.
A hombros por la Puerta Grande de Madrid
 
La faena de Álvaro Lorenzo fue un compendio del camino que lleva el toreo en la actualidad. Pases estáticos en los que el toro pasa cerca del torero sin mayor riesgo, pero que se han impuesto en el repertorio, como los estatuarios o manoletinas en sus diversas formas. Series en las que el toro dirigido por el pico de la muleta, pasa lejos del torero en pases largos y lejanos, entre los que el torero rectifica su posición y el toro va tan poco obligado que dos series se remataron ¡con un natural! Final de la faena con adornos que en toreros noveles se magnifican y una estocada baja ejecutada desde la rectitud del pitón y no del testuz, en la que se abandona la muleta en el embroque para que el toro continúe humillando mientras el torero sale por el costillar.

Pases estáticos y adornos que entusiasman al público
 
El natural como remate de una serie periférica
 
Virtudes, la capacidad de correr la mano el torero acompasando la velocidad del toro, el señalado desparpajo que denota una agradable frescura y la capacidad de montar la faena teniendo siempre al toro y el público en la mano. No son pocos méritos para una faena que marca en Las Ventas el triunfo del toreo moderno, lo que los clásicos denominaban destoreo, el toreo que no es de arriba abajo y de fuera adentro, sino justamente al contrario, el toreo que no domina las dificultades del toro sino que acompaña su nobleza y la sensibilidad del público y presidente que entiende que ese es el camino de la diversión en la que debe convertirse el toreo, lejos del dominio del toro que presenta los problemas de la casta que muchos aficionados entendemos que es la vía para conseguir la supervivencia de las corridas de toros en este siglo XXI.
David Mora sujetando con majeza al manso
 
La corrida de El Torero hizo honor a su nombre con unos animales serios de presencia y nobles hasta la extenuación, salvo el cuarto en el que David Mora hizo una faena de majeza intentando retener a un toro manso que constantemente buscaba la huida a su querencia de chiqueros, que fue apreciada por la afición.





La magníficamente presentada corrida de El Torero
captada por la cámara de Andrew Moore
 
 
Fotos de Andrew Moore