martes, 31 de agosto de 2021

LOS TOROS EN CUBA


Portada del libro DE CUBA ET DES TOROS


Con el título DE CUBA ET DES TOROS, el gran aficionado francés Joel Bartolotti, quien fue director de la revista TOROS, editada en Nimes y decana internacional de la prensa taurina, ha escrito una interesante compilación del desarrollo de las corridas de toros en la isla.

La historia de Cuba, para muchos españoles de mi generación, parece que hubiera empezado con la revolución castrista. El desconocimiento del país que siguió formando parte de España casi 80 años después de la independencia del resto de los países de Hispanoamérica, es flagrante. Si esto es así con la historia general de Cuba, para que hablar de los toros.

Se sigue hoy día la historia de España en los años 30, como si la hubiéramos vivido, mientras que en los años 70 y 80,  con menor distancia en años que la Guerra Civil de nuestro tiempo actual, nadie recordaba las guerras de la independencia de Cuba, que tanta importancia tuvieron en los cambios sociales del paso del siglo XIX al XX, y su escaso recuerdo parecía tan lejano como las guerras napoleónicas.

En su interesante libro Bartolotti recorre la casi desconocida historia taurina de Cuba, desde las noticias de las primeras corridas celebradas en los años 1514, que se puede considerar la primera corrida de toros en el Nuevo Mundo, 1538 y 1569, hasta las plazas permanentes construidas en la isla, la primera de ellas en 1796 conocida como El Aserradero. Los toreros que han actuado en ellas y los toreros cubanos que han pisado los ruedos, incluso los pinitos taurinos, documentados con fotos, de Raúl Castro y Che Guevara, la prohibición durante el dominio de los EEUU, los intentos infructuosos de volver a dar corridas y la exposición CUBA BRAVA en La Habana en 2017, patrocinada por la Casa de México y la propia embajada, están recogidos en este imprescindible libro.

DE CUBA ET DES TOROS. Contribution à l’histoire taurine de l’île. Joel Bartolotti. Union des Bibliophiles Taurins de France (UBTF) 2020. 120 páginas.



CONTRAPORTADA

¿Toros al otro lado del Atlántico? Evidentemente México, también Colombia, Ecuador, Perú, quizás Venezuela… pero ¿toros en Cuba?

Con este libro os embarcaréis con Cristóbal Colón con la esperanza de llegar a las Indias, llegaréis, de hecho, al Nuevo Mundo y desembarcaréis en las costas cubanas el 28 de octubre de 1492. Tras los primeros escarceos de la fiesta taurina podréis visitar trece de la veintena de plazas de toros construidas en la isla, esencialmente en la capital, La Habana. Quizá tengáis la suerte de cruzaros, además de con toreros poco afamados, con alguna de las figuras del siglo XIX, edad de oro de la tauromaquia en Cuba: El Marinero, Cuatrodedos, El Gallo (el padre del "Divino Calvo" y de Joselito), Guerrita o Cúchares. Podréis entreteneros con curiosidades y anécdotas tronchantes: la rocambolesca corrida protagonizada por Juan Belmonte, las hazañas taurinas de la gran Sarah Bernhardt, bajo la cercana protección del elegante Mazzantini. Os sorprenderéis con las atribuidas al famoso Ché Guevara, más bien desde los tendidos, y con más seriedad las de Raúl Castro. Pero soltaréis una lágrima cuando constatéis que la supremacía yanqui, malvada, provocó, finalmente, la supresión de la tauromaquia en Cuba. Os ilusionaréis con las tentativas de avivar la llama taurina, como se ilusionó Hemingway desde su finca cubana.

El papel del historiador es encontrar y animar, en el sentido de dar alma, las tierras y civilizaciones perdidas. Frente a este deber de mantener la memoria y la transmisión cultural, el autor ha aceptado el desafío y cumplido su misión.

Traducción propia


miércoles, 21 de julio de 2021

LA BELLEZA DE LA DIFICULTAD. FIESTA TORISTA EN VIC Y CERET

 

La corrida de los toros de casta navarra de Miguel Reta ha sido un gran acontecimiento integrista, aunque el resultado tuviera un sabor agridulce. Saludado en las redes sociales como la búsqueda de una nueva lidia, más basada en el movimiento que elude el riesgo, que en la quietud que propicia la nobleza, tuvo más tirón debido a su inclusión en la renombrada feria torista de Ceret, que siempre está a la cabeza de la diversidad de encastes, que por la singular lidia de los toros de la casta navarra desaparecida de los ruedos hace más de cien años, aunque haya subsistido para los festejos populares.

El paseíllo tuvo aires de epopeya, recibiendo a los toreros como héroes que iban a lidiar a los inciertos toros de seis años, con permiso especial de la UVTF para la ocasión. El otro héroe, el ganadero, recibió todos los agradecimientos y felicitaciones por su costosa dedicación y fantástica decisión y la ADAC puede presumir de ser los adalides en la búsqueda de la diversidad en la lidia.




Gran trapío e impresionantes pitones de los toros de Miguel Reta

Lo poco que conocemos de la casta navarra en los textos históricos, hablan de toros pequeños, nerviosos, de gran movilidad y facilidad para orientarse y poner en riesgo a los toreros. El encomiable esfuerzo del ganadero, pastor de los encierros de Pamplona y aficionado, modificando la selección de las características de los toros de los festejos populares, para recuperar la casta navarra para las corridas de toros, no presentó toros de características parecidas a estas.

Los toros de gran trapío, se parecían a las nerviosas vacas de los festejos de la Ribera navarra en sus pasmosas defensas, pero su comportamiento era más el de mansos descendientes de las otras castas toreables, que la buscada bravura que embiste de manera distinta a la relativa suavidad de Vistahermosa.


Dificultades para picar los toros

Esperaba bravura de acometidas en tromba, persecuciones a los toreros solo paradas por las tablas, topetazos a los caballos aunque salieran de naja de los petos, toreo de esgrima para evitar descuidos, en fin señales del toreo defensivo de antes del peto que desgastó la fiereza y depuró la bravura de los toros actuales.

Lo que ví fue muy parecido a una notable mansedumbre. Toros reservones, de escasas embestidas, huyendo del caballo antes y después de sentir el hierro, aculados en las tablas de chiqueros y dando testarazos defensivos que hacían volar los capotes, tumbándose al recibir el espadazo pero manteniendo su vitalidad que dificultaba la puntilla.

El resultado final fue una corrida decimonónica pero mansa, pues también en la época heroica las hubo bravas según cuentan las crónicas. Estos fueron toros como los que decía preferir Rafael El Gallo con su peculiar explicación: “Prefiero que en la plaza me salga un toro manso que uno bravo. Es mucho mejor tener que correr detrás del toro, a que el toro corra detrás de mí”. Tengo para mí que la mansedumbre no genera emoción, sino esforzada lidia sin posibilidad de brillo.




Sánchez Vara, un héroe de película en blanco y negro

En esta corrida en blanco y negro, Sánchez Vara, con el cuarto toro, el único que no huía sistemáticamente del lidiador, brilló a gran altura, mostrando que es un torero que no desmerecería en las películas sepias, donde el lidiador se acerca más al héroe que vence a la furia de la naturaleza con la exposición de su vida, que al artista atento a la bella composición de la conjunción de la acometida del animal y la técnica del torero.

El señuelo de la corrida de Reta y la coincidencia de dos fines de semana toristas consecutivos en Francia, dio la oportunidad de ver grandes y encastadas corridas de toros.

Toro de Yonnet en la corrida concurso de Vic Fezensac
Fotografía de David Cordero

Magnífica corrida de Escolar en Vic Fezensac, en cuyo último toro Gómez del Pilar pulsó la tecla de la emoción artística sacando la nobleza del bravo toro, que brilló especialmente en la penúltima serie de naturales. Una serie de gran altura plástica, posibilitada por el dominio de la encastada y brava embestida y que debería colocar al torero en los carteles de las ferias. El quinto toro también bravo completó una muy interesante corrida para el aficionado

En Vic, López Chaves demostró gran valor y solvencia con el complicado primer toro de Hoyo de la Gitana, y en el más bravo y noble cuarto ensayó un toreo de mayor estética, sin abandonar cierta reciedumbre.

J.L. Alliet ganó el premio al mejor tercio de varas 

Israel de Pedro compartió el otro premio al mejor picador con J.L. Alliet

También la corrida de Raso del Portillo en Ceret, participó de la característica de  ser una corrida encastada, de gran interés para el aficionado por su lidia y cuyos dos toros bravos le correspondieron al matador francés Maxim Solera, quien todavía necesita tener más experiencia para enfrentarse a estos toros cuya bravura no está exenta de dureza.

En su conjunto tres grandes corridas (Escolar, Raso del Portillo y Hoyo de la Gitana) ligadas al encaste santacoloma, que se lidiaron con especial atención  a la suerte de varas y donde se mostraron en sus diferentes toros los matices de la casta, desde la fiera mansedumbre a la brava nobleza, y que llevan a los ruedos la emoción del toreo, donde la lidia está indisolublemente ligada al riesgo y donde el torero muestra sin ambages el papel admirable del hombre que vence las dificultades para crear belleza con el dominio de la incierta embestida de la casta.


Fotografías de Ceret de Andrew Moore

martes, 6 de julio de 2021

EN LA RETIRADA DE ENRIQUE PONCE

Tengo para mí que Enrique Ponce es el torero más completo que he visto en mis 40 años de aficionado. Sobrio y elegante en los ruedos, ese era el aire que daba a sus faenas. La sobriedad no excluye el buen gusto, que lo tenía, y la elegancia no es necesariamente lo mismo que la pureza. Ese ha sido el reproche principal a lo largo de su carrera, en la que el arrebato no ha tenido hueco en sus faenas y la enjundia no siempre es un componente fundamental.

Ponce ha mantenido un toreo plásticamente bello, sin contorsiones. Ha recorrido todo el escalafón de ganaderías, en todo tipo de plazas de toros. No ha sido acusado de vetos absurdos, ni falsas competencias comerciales y ha protagonizado una larga carrera sin estridencias, escándalos, broncas, ni malquistarse con sectores importantes de la afición.

Sin protagonizar una imagen social como Antoñete del resurgir de las corridas de toros en los 80, ni ser un ídolo integrista como César Rincón en los 90, ni un mesías hermético como José Tomás en su reaparición, Ponce ha recorrido los últimos 30 años como figura de primera línea, toreando una cantidad inusual de tardes cada año y la única competencia la mantuvo a finales de los 90 con José Miguel Arroyo  “Joselito”, un torero clásico quien planteó un enfrentamiento por el número uno sin recurrir al toreo fácil y a quien Ponce respondió tirando del valor, sin perder el clasicismo, la calidad, ni la serenidad.

Se retira Enrique Ponce de rara manera, sin recurrir a la socorrida gira de despedida, ni esperar a finalizar la temporada, por otra parte tan atípica.  Se retira cuando lo ha considerado y sus razones, que no conocemos, tendrá. Ahora entra en el Olimpo de los toreros retirados de los que sólo se recuerdan sus buenas faenas por encima del día a día, en el que se recoge el trato respetuoso de los aficionados fuera de los avatares de una lidia concreta, en el que se le reconoce como un grande en la pequeña historia de los toros.

La historia no pone a nadie en su sitio, en contra de lo que se suele decir, pero sus contemporáneos podremos reconocerle como lo que ha sido, el torero más completo que ha pisado los ruedos en estos últimos 30 años.

Recojo a continuación unos comentarios míos de diferentes crónicas que escribí desde el año 1990 hasta 1996 en DIARIO 16 y en Opinión y Toros desde 2005 y en las que aparecen menciones a Enrique Ponce. Lamentablemente no me tocó escribir el 27 de mayo de 1996, día de la faena a Lironcito, pero no era la primera gran faena que le habíamos visto a Ponce en Madrid.

Enrique Ponce con Rumbero-24 de Domingo Hernández,
2 de junio de 2017
Foto de Andrew Moore

24 de mayo de 1993
GUSTO Y REGUSTO
Toros de Joao Moura. Jose Mari Manzanares, Enrique Ponce y Fernando Lozano
Con Ponce nadie daba un duro porque toree un toro con alguna complicación, y los del hierro de Moura parecieron unánimemente flojos, mansotes e inadecuados para mantenerlos en el redondel.
Pero en eso apareció el sobrero del Puerto de San Lorenzo, con el espantoso nombre de «Bailador», como el toro que se llevó a Joselito, y según esa ley no escrita que dice que las grandes faenas de las figuras en Madrid se hacen con sobreros, Ponce lo bordó. Sin discusión.
¿Cómo se puede torear tan despacio? ¿Cómo se puede torear tan a gusto? ¿Cómo se puede templar tanto a un toro que empieza perdiendo las manos y acaba crecido, entregado a su muleta prodigiosa? ¿Quién ha inventado ese pase de pecho, y ese derechazo tan lento, yesos ayudados por bajo, tantos y tan buenos? ¿De qué laboratorio han salido esos cambios de mano? ¿Quién ha soñado un toreo de tanto gusto y regusto, a un toro que siempre fue a más embebido en esa muleta ligera, larga y garbosa, que se entregó al toro como adorno singular en el último pase de una serie de naturales largos, largos, y caros, caros?
Enrique Ponce.
 
25 de mayo de 1994
TOROS DE GARANTÍA
Toros de Atanasio Fernández. Palomo Linares, Enrique Ponce y J. Pérez “El madrileño”
Con el «atanasio» que le tocó, Ponce mostró su repertorio preciosista y no exento de dominio. Ponce torea despacio, remata los pases por debajo y los liga en series con finales variados y de fantasía. Pero sus faenas carecen de enjundia, se coloca al hilo del pitón, coge los engaños muy largos, de manera que el toro le pasa siempre lejos, pierde terreno porque no remata los pases. Guiado por la falta de oponente, construye su faena buena intentando más quedar bonito que torear bien. Mató igual que toreó, con facilidad y sin hacer la suerte, con estocadas desprendidas.
 
1 de junio de 1994
DECISIÓN Y ARREBATO
Toros de Sepúlveda. Jose Mari Manzanares, Paco Ojeda y Enrique Ponce.
Paró el viento, y salió «Tramposo», de Sepúlveda, tercero de la tarde, con fijeza en el caballo, y Ponce le toreó y la plaza se entregó.
El toro tardó en entrar en la muleta de Ponce. El torero, habitualmente templado, no acababa de encontrar la distancia. Los pases rematados arriba terminaban enganchados, hasta que cogió el pitón izquierdo del toro, el bueno.
Las dos últimas series, una por cada pitón, fueron más fieles al estilo de Ponce, más armoniosas, más rematadas, más abajo, más llevando al toro, más templado y más despacio, para acabar con unos naturales haciendo girar
al toro alrededor de su pierna arqueada.
La plaza, otros años reticente con Ponce, se entregó sin condiciones. Aplaudió desde el principio los cambios de mano y pases de pecho de la primera parte y se desbordó con las tres series finales. La faena, más de decisión que de arrebato, tuvo su colofón en una estocada hábil, de gran efecto, como realmente fue toda la faena.
Arrebatado y decidido estuvo en el último de la tarde, que no paró de defenderse ni de huir hacia su querencia en chiqueros. No se arrugó delante del manso que se defendía con fiereza y no se dejó meter la espada.
El público que se quedó con la miel en los labios, aclamó a Ponce.
 
24 de mayo de 1996
COMPETENCIA ENTRE IGUALES
Toros de Samuel Flores. José M. Arroyo “Joselito”, Enrique Ponce, Rivera Ordóñez
Ponce es otra cosa, más fácil, más claro, su toreo es más limpio, su repertorio más corto y sus pases más largos, aunque su misma facilidad le hace caer en un toreo más preciosista que fundamental. Al abusar del pase largo, el toro gira más lejos del torero, menos obligado y más frecuente con la derecha, que da más recorrido, que con la izquierda, que da más profundidad. Pero cuando Ponce se aprieta como en las dos tandas de naturales al toro 'Zaragozano', se entiende toda la capacidad de expresar emociones que el toreo atesora.
(…) Si a la emotividad de Ponce y la plástica de Joselito se hubiera añadido el riesgo del toro, en vez de hablar de una tarde importante habríamos vivido una fecha histórica. (la llamada tarde de los quites).
 
21 de mayo de 2008
HABLEMOS DE PONCE
Toros de Alcurrucén para Enrique Ponce, Sebastian Castella y Morenito de Aranda.
El interés de la corrida de ayer era, ¿quién lo duda?, Enrique Ponce. (…)
Así que aquí lo importante era Ponce, además en un año que se supone de semidespedida y Ponce no estuvo, ni bien ni mal, ni presente ni ausente, ni con interés, ni con desgana.
Enrique Ponce no ha querido asumir ningún tipo de compromiso con la afición de Madrid, se ha anunciado en un solo cartel, en esta feria duplicada y tramposa. Ha elegido los toros y han fallado estrepitosamente, y no es este un detalle menor en un torero que se supone que conoce y controla todas las dehesas de España. Si queremos valorar su maestría podemos fijarnos en los derechazos ligados del final de la faena al primero que no quería meter la cabeza por si le uncían a la carreta o en las series al cuarto entre las rayas del 9. Si valoramos la desgana está todo el resto, incluyendo la tunda sin misericordia que les recetó en el caballo como el que no quiere líos.
Decepcionó Ponce sin paliativos, nos dejó sin argumentos para defenderle y lo peor es que pareció un desastre planificado para pasar de puntillas sin dejar espacio a la bronca ni a exponer ni un alamar. Lástima.
 
2 de junio de 2017
¿Y SI TOREAR FUERA ESTO?
Toros de Domingo Hernández. Enrique Ponce, David Mora y Varea.
Enrique Ponce toreó en Las Ventas como en el patio de su casa, con las mismas ganas que podría torear para unos amigos en una fiesta familiar, con el mismo entusiasmo de una celebración singular.
Tiene su toreo un poso y singularidad, que se traduce en elegancia. Es verdad que con los años el medio pecho que daba a los toros, herencia del toreo de los años 80 y 90, se va poniendo de perfil como el toreo de este siglo XXI, pero no acaba de perder la compostura por ello.
A su primer manso le buscó las vueltas con rapidez para tras una faena marca de la casa, con esa rara mezcla de superficialidad y brillantez, remató con una serie de ayudados por bajo, con la pierna contraria muy adelantada, llevando al toro toreado y largo.
Lo bueno vino en la faena a Rumbero-24,  manso, falto de voluntad para embestir y de fuerzas para seguir la muleta, lo que le llevaba a puntear y levantar la cara. Aunque no daba especial sensación de peligro, tampoco pasaba en la muleta.
Tras un trasteo en el que se transparentaba la seguridad del matador, en el que no sobraba ningún pase, ni había descanso para el toro que no dejaba de puntear la muleta, Ponce humedeció levemente la pañosa, quizá para darle un poco de peso que le faltaba y volvió al toro, al que le obligó a embestir en una serie por la izquierda y otra por la derecha.
Nada más y nada menos. Obligar a embestir a un toro que no quiere y hacerle pasar en una serie por el pitón izquierdo y otra por el derecho y todo ello con decisión, sabiduría y elegancia. ¿Y si el toreo fuera eso?
Lástima de la estocada, pues como me dijo el maestro Luis Francisco Esplá, en un encuentro fortuito a la salida: “Una pena, pues cuando uno torea así, necesita, para él mismo, matar bien al toro”.
 
30 de mayo de 2018
ENRIQUE PONCE RENUNCIA A LA GLORIA
Toros de Domingo Hernández. Enrique Ponce, Sebastian Castella y Jesús Enrique Colombo
La gloria estaba detrás de la embestida destemplada y áspera de Francachelito-125 de Domingo Hernández, ganadería cuyos tres últimos toros resultaron interesantes para el aficionado.
Ponce tenía ayer la oportunidad, no de pasar a la historia en la que ya está con orla de honor por toda su trayectoria, sino de hacer una faena que quedara para la historia de los toros. La faena de un matador, figura desde su presentación de novillero, que ante un toro áspero y destemplado rinde su embestida y le hace pasar por los dos pitones. No se trataba de llevar suavemente una noble embestida. Se trataba de solucionar los problemas con  la lidia adecuada y Enrique Ponce tiene sobrados argumentos para hacerlo.
Ya en su primer toro había salido al centro de platillo para recoger al manso ahorrando tantos capotazos inútiles y carreras como son habituales cuando el toro se sale del guion.
Cuando se enfrentó con la muleta a Francachelito había cierta expectación entre muchos, como cuando ves que confluyen el toro adecuado para el torero capaz, pero no parecía que Ponce dominara la embestida del toro, llegando incluso a dar una tanda de castigo que parecía excesiva, pues el toro no tenía peligro sino aspereza en su embestida. Esa tanda consistió en unos elegantes y duros doblones y la remató con un magnífico pase por alto de pitón a pitón de gran belleza y clasicismo. En el paseíllo, como una premonición había sonado el pasodoble Gallito y el recuerdo de los videos donde se le ve castigando al toro de hace 100 años se hizo presente.
El final de la faena tras la serie de castigo fue una serie de derechazos arriesgando y mandando mucho al toro, lo mejor de la tarde, pero cuando parecía que había encontrado el camino del dominio del toro, renunció a seguir, a demostrar su dominio, a rematar elegantemente con el toro entregado. Gran faena, si. Muy grande, para un torero de 28 años de alternativa que nada tiene que demostrar, pero una renuncia a la gloria que estaba en mostrar el dominio con belleza tras un trasteo maestro a un toro de embestida destemplada y áspera.

 


domingo, 27 de junio de 2021

REENCUENTRO SIN PASIÓN

Victorino vuelve a abrir la temporada de Las Ventas, como estos últimos años en el domingo de Ramos, sólo que esta vez no era el inicio de una temporada normal, sino el difícil intento de retomar una normalidad que todos sabemos que no volverá.

Un reencuentro sin abrazos, con distanciamiento en los tendidos, con una distribución ajedrezada de los espectadores, que no llegaron a agotar el aforo de 6.000 localidades, en la que la habitual incomodidad de Las Ventas dejaba hueco para asientos amplios aunque desprovistos de almohadillas. Los tics de siempre de Las Ventas, run-run de disconformidad, mayor rapidez para protestar que para aplaudir lo bueno por parte de los aficionados, aplausos facilones a detalles más demagógicos que buenos por parte de los espectadores, que parecían indicar que se había olvidado de la trascendencia del reencuentro tras más de una temporada, y dos sanisidros, sin corridas de toros.

Un aplauso a la terna tras romper el paseíllo, que, para más inri, surgió después del brindado a una pancarta integrista, fue el soso recuerdo de la importancia de la corrida, que el gobierno de la Comunidad de Madrid si supo valorar y quiso realzar con la presencia de la Presidenta Díaz Ayuso, en un burladero del callejón.

Cae la tarde en Las Ventas en la corrida del reencuentro

No estaría mal que la afición, que tanto ha pedido la apertura de Las Ventas, hiciera gestos de alegría cuando llega ese día y fuera protagonista de un feliz reencuentro con nuestro espectáculo favorito. Mucho hay que criticar de la gestión de los toros en Madrid durante esta desgraciada época de la pandemia, mucho hay que reivindicar para el futuro inmediato y mucho habrá que trabajar para el mantenimiento de las corridas de toros, pero tan importante como eso, es saber demostrar alegría cuando el anhelado reencuentro se produce.

La corrida discurrió por la normalidad de las corridas de victorinos de los últimos años, en los que, salvo excepciones, la mezcla de bravura y mansedumbre se reparte en toros nobles como el cuarto, bravos como el quinto, bobos como el tercero, pregonaos como los dos primeros y vaya usted a saber cómo el sexto, al que Fortes le dio candela en el caballo hasta dejarlo exhausto. Corrida interesante para el aficionado pero sin brillo, en la que destacó la bravura del quinto, que fue más notable en la muleta que en el tercio de varas, que tuvo más lustre por el buen quehacer de Tito Sandoval, que por la bravura propiamente dicha de Venenoso-27.

Un verdadero escaparate de cuernos, la corrida de cinqueños, con la que Escribano estuvo solvente con sus detalles de valor y capacidad lidiadora, tanto con el espabilao que abrió plaza como con el noble cuarto de la tarde y Sergio Serrano demostró más aguante con su primera casi alimaña, que gusto con su bravo segundo, el mentado Venenoso. Fortes desdibujado con el noble y soso, no quiso ver al último, con el que se desvaneció la corrida en la que se produjo el primer reencuentro, de parte de la afición, con nuestra plaza de Las Ventas, tras la maldita pandemia que tanto daño ha hecho, también a la fiesta de los toros.

lunes, 24 de mayo de 2021

VISTALEGRE: AGGIORNAMENTO SIN ÉPICA

Escasos espectadores, poquísimos aficionados, toros del montón, faenas de sentimiento, altos precios, cuidada escenografía, cómodos asientos y accesos, gélido ambiente, ruina económica, sensación de fracaso. Motivos todos de reflexión que deberían ser analizados por quien corresponda y que indican que las corridas del futuro inmediato, no van a ser continuidad del ambiente pre pandemia.

Diego Urdiales recibió de capote a su primero con una templada
y continuada serie de, nada menos que, 9 verónicas rematadas con dos medias,
empezó junto a tablas y acabó en la boca de riego
Torería clásica

Como aficionado, señalar que el toreo de sentimiento se ha apoderado del escenario, los momentos de Urdiales, Aguado, Ortega y Morante han acaparado los comentarios y parabienes, los toros han sido prácticamente intercambiables unas corridas por otras, todos bien presentados, desprovistos de poder, adheridos al monopuyazo, bien lidiados, de los que se han aprovechado sus nobles embestidas y despreciado las complicadas. Salvan las crónicas, derretidas de almíbar a Ureña y Luque, y puedo dar fe de Román con los de Adolfo Martín. Tragar el paquetón de la embestida corta y el tornillazo final, aguantar los pies quietos y sacar los pases que el toro no quiere entregar, obligándole a someterse a la decisión del matador, lo hizo Román, pero la feria se recordará por los detalles del toreo de gusto del que alcancé a ver a Urdiales soberbio en su recibo al primer toro y entregado en una serie de derechazos dando el pecho a su segundo, dentro de una actuación de serenidad, belleza y clasicismo.

Román intentó torcer la voluntad del toro y solucionar sus problemas,
para meterlo en la muleta y sacar meritorias faenas

El camino de la lírica, del toreo rematado, jugando la cintura, las muñecas, de vertical compostura y naturalidad exquisita, que por momentos han protagonizado Ortega, Aguado, Morante y Urdiales, ha copado los titulares, al tiempo que las noticias han hecho abstracción de los toros, pues se necesita un toro más colaborador que fiero para estas faenas, que instaladas en el asombro excluyen el arrebato. Se buscan los momentos de inspiración y el toro que los permita, ensalzando esa calidad que solo posibilita la colaboración del animal. Colaboración, no se equivoque nadie, que no excluye el riesgo. Si me permito recordar el 30 aniversario del gran año de César Rincón, creo que se entenderá mejor la diferencia entre la lírica que tanto se ha cantado en esta feria, con la épica que llenaba el sentimiento a borbotones de las faenas de Rincón en Las Ventas.

Juan Ortega torea con sentimiento,
quiebra la cintura, lleva al toro detrás de la cadera, juega la muñeca

Planteada al estilo de una feria de capital de provincia con gran profusión de figuras, toros de ganaderías de “garantía” aunque cinqueños, los carteles han atraído a un público escaso y a un pequeño grupo de aficionados, cosechando no sólo lo que parece una ruina económica, sino una mala imagen del apego por la corrida de toros.

Pablo Aguado, la gracia que derrama la naturalidad

Las innegables mejoras de comodidad y puesta al día, un tímido aggiornamento, que han sustituido las apreturas venteñas y las tumultuosas tertulias de la salida, por espaciosas terrazas y rápidas vueltas a casa, no han convocado interesadas minorías, ni masivos públicos, con la señalada excepción de Roca Rey, que aún así no ha llenado los menguados tendidos. La pandemia ha tenido su parte, igual que los altos precios, pero se necesita algo más que unos carteles de figuras para llenar las plazas. Es imprescindible, para la supervivencia del negocio, para el mantenimiento de la industria taurina, para la subsistencia de los profesionales, enraizar los toros en la sociedad y eso, más pronto que tarde, lo tendrá que hacer el sector taurino en su conjunto y no por medio de guerrillas individuales, y sería bueno que los aficionados tuviéramos voz en ese cambio, pues los aficionados que disfrutamos con la lírica, sabemos que la grandeza de la corrida de toros está en la épica y que es la unión de las dos la que posibilita la aparición de la belleza, única justificación de la supervivencia de la corrida de toros en esta sociedad, que se pretende moderna y camina hacia la anodina uniformidad.

Paco Ureña toreando al natural con exposición

Derechazo de Diego Urdiales con la pierna contraria adelantada

El majestuoso toro de Vistalegre

Fotos de Andrew Moore

miércoles, 7 de abril de 2021

ERNESTO PASTOR, LA GRANDEZA DE LO IMPOSIBLE

 La historia del toreo está llena de héroes románticos, a menudo olvidados entre los éxitos y las tragedias de sus protagonistas principales. Una historia de anhelos incumplidos, sueños fracasados y muertes prematuras, que engrandecen la visión heroica del toreo.

Ernesto Pastor fue un torero nacido en Puerto Rico, cuando aún era territorio de España y que se formó taurinamente en México, en la escuela del célebre Saturnino Frutos “Ojitos”, por la que también pasaron los grandes Fermín Espinosa “Armillita” y Rodolfo Gaona.

Vino a España en la edad de oro del toreo, donde despuntó como novillero y llegó a tomar la alternativa de José Gómez Ortega “Gallito” en 1919, en la plaza de toros de Oviedo.

Al año siguiente, estando todavía en sus primeros pasos como matador, el toro Bellotero del  Marqués de Villagodio, en la plaza de Madrid, dio al traste con su incipiente carrera y con su vida.

Portada del libro de Rafael Gómez y Juan Salazar

Rafael Gómez, aficionado cordobés residente en Puerto Rico y el estudioso Juan Salazar, recopilador de historias de la tauromaquia, han editado el interesante libro “La grandeza de lo imposible” donde a través del rescate de la memoria de Ernesto Pastor, despliegan un fresco donde muestran la vertiente más romántica y apasionada de la fiesta de los toros.

Un video cuenta en primera persona, la experiencia y la vida del torero a través de diferentes fotos de la época, que permiten fijar la imagen de su historia a través del sepia de las instantáneas.

https://youtu.be/DgmiTyrUYp0

miércoles, 27 de enero de 2021

LXIV CICLO DE CONFERENCIAS DE LA PEÑA TAURINA "LOS DE JOSÉ Y JUAN"

 

CARTA DEL PRESIDENTE

Queridos todos

La Peña Taurina “Los de Jose y Juan” organiza este año 2021 su LXIV Ciclo de Conferencias. Lo hacemos, porque a pesar de las dificultades y complicaciones de todo tipo que el maldito coronavirus nos ha impuesto, creemos que los aficionados debemos mantener nuestra defensa de las corridas de toros como parte importante e inseparable de nuestra cultura.

Hemos aprovechado los condicionantes que la pandemia nos genera para reinventar nuestro formato de conferencias. Ampliamos nuestro abanico de ponentes y asistentes que estaba restringido a quienes pudieran asistir en las mañanas de los sábados a la sala Antonio Bienvenida, en nuestra querida Plaza de toros de Las Ventas, a todo el planeta taurino, a los ocho países de la tauromaquia y a los aficionados de todo el mundo.

Para ello las conferencias se realizarán telemáticamente, a través de Zoom para que todos se puedan conectar desde cualquier parte, y tendrán lugar todos los lunes de febrero a las 19,00 horas (hora de Madrid), que es un horario compatible con los aficionados europeos y americanos. El video se colgará posteriormente en el blog de la Peña.

El formato de las conferencias será el de mesas redondas, acerca de un aspecto concreto del papel de los aficionados, con cuatro participantes, uno de los cuales hará de coordinador. Las intervenciones serán breves para dar paso al coloquio, en el que podrán participar los aficionados que estén conectados. Habrá ponentes de España, Francia, Portugal, México, Perú, Venezuela y Puerto Rico, cuya participación habría sido prácticamente imposible con el formato tradicional.

El papel que los aficionados jugamos en la defensa y difusión de la tauromaquia, nuestros motivos, anhelos y esperanzas, nuestros derechos frente a las tentativas prohibicionistas y nuestras opiniones acerca de la organización, interés y brillantez del espectáculo, serán los temas que se traten. Prácticamente los mismos, que estaban en discusión hace cien años, cuando Juan Belmonte ocupaba la cúspide del toreo que había dejado Joselito tras su muerte en Talavera de la Reina. Aunque los grandes temas sean los mismos, las situaciones concretas son bien diferentes y piden reflexiones y respuestas distintas. 

Os convoco a todos a esta participación, en el convencimiento de que la tauromaquia tiene valores universales positivos, que debe difundir para contribuir a la mejora de la sociedad de nuestros días.

Andrés de Miguel

Presidente