miércoles, 9 de julio de 2014

LAS SUERTES DEL ENCIERRO

El corredor de toros marca, como mínimo, los siguientes tiempos:
1. Ver el toro y situarse en condiciones de ejecutar la suerte (acercarse al terreno del toro). Tiempo análogo al de la lidia: fijar al toro.

Ver al toro. Atanasio busca el modo de entrar en la manada

2. Entrar delante del toro, es decir, llegar al borde de la marca de dicho terreno, que en este caso es móvil, salvo cuando el toro está parado.

Tito Murillo entrando al toro

3. Acoplarse al ritmo del toro, que sería comparable a tender la suerte, o si se prefiere a templarse con el toro.

Atanasio y otro divino conducen la manada al alimón

4. Marcarle al toro el ritmo de la carrera, lo cual se logra muy pocas veces y sería el momento álgido de las suertes del encierro; equivaldría a cargar la suerte o a mandar…

Lalo Moreno mandando el trote del toro

5. Retirarse del toro, tiempo este que suele venir marcado por el propio animal. 

1 Retirándose. 2 y 3 Entrando al alimón. 4 Templándose. 5 Viendo al toro

Javier Echeverría. Toros y juego. Del arte de correr toros a pie: El encierro de Pamplona. Publicado en Arte y Tauromaquia (VV AA) Ediciones Turner Madrid 1983. Pags 162 y 163. 
Fotos incluidas en el texto

2 comentarios:

  1. Todo eso, Andrés, lo desmonta la cámara de la tirolina, que demuestra que nadie apenas corre en la proximidad de los toros.Otro mito.

    ResponderEliminar
  2. Ya te he leido muy decepcionado con el encierro, Bebe Chico.
    Tres comentarios:
    Lo que he visto de la tirolina donde hay más espacio es en la salida de la curva de Mercaderes y allí no se puede correr con arreglo a ninguna norma salvo la del puro valor, pues el galope, la velocidad e incluso la colocación es incierta y depende de como tomen la curva los toros.
    Es sabido que delante del toro siempre hay sitio, o sea que siempre se pueden reducir las distancias, aunque a veces haya atropellos en el intento y eso se sabe antes de la tirolina.
    El ensayo de Echeverría es del 80 y creo que ahora se corre más cerca que entonces, pero con menos temple.

    ResponderEliminar