viernes, 5 de diciembre de 2014

UNA AGRESION INTOLERABLE

El jueves 4 de diciembre, ayer, llegaba 15 minutos tarde a la conferencia de la catedrática de Historia y amiga Yolanda Fernández Fernández-Cuesta, presidenta de la Peña El Toro de Madrid, titulada “Simbología taurina hasta los albores del mundo antiguo”, que formaba parte del curso 2014 del Aula de Tauromaquia del CEU.
Al abrir la puerta del ascensor veo y oigo un tumulto de gente entre los que oigo a algún joven energúmeno, de cara congestionada y mirada alterada, gritando “Tauromaquia, abolición”. Detrás de ellos veo a Rafael Cabrera Bonet en la puerta del Aula Magna donde se celebran las conferencias del curso, exigiendo que se vayan de allí las personas que, luego me enteré, habían intentado boicotear el acto.
Participantes en la lección inaugural 
del Aula de Tauromaquia del CEU del curso 2013-2014
Tomada de Toroslidia

Rafael me pide que vaya a avisar al guardia de seguridad del edificio para que se haga cargo de la situación. Bajo a la planta 1ª donde hay una garita de portería y cuando estoy acercándome a mirar si está el vigilante, oigo un gran tumulto de gritos y carreras, siento un empujón y me voy al suelo desde mi 1,92m de estatura. Alcanzo a ver jóvenes desconocidos corriendo a la salida e inmediatamente me pongo a gritar que “me he roto el hombro”, pues el dolor es grande.
Ni participé en riña alguna, ni en discusión, solamente fui agredido mediante un empujón de malas, dolorosas e invalidantes consecuencias.
A continuación llamaron a una ambulancia que me trasladó al Hospital Clínico San Carlos donde me diagnosticaron: “Fractura proximal de húmero”, me inmovilizaron el hombro con un vendaje y me informaron de que si todo iba bien, debería mantener la inmovilización cuatro semanas, esperar dos semanas más para consolidar la soldadura del hueso e iniciar rehabilitación. Ahora me espera la denuncia en comisaría, papeleo, quien sabe si juicio y finalmente, con gran probabilidad, no pase nada.

Esta mañana en mi casa 
con la inmovilización hecha en el hospital


La única esperanza es que esta agresión de tan malos resultados para mí, sirviera para que se tomara conciencia de que hay que trabajar de manera organizada y con medios, desde el aspecto legal y de comunicación, para impedir la escalada de las acciones pretendidamente antitaurinas y que esconden una histeria de personas que consideran más importante la vida animal que la humana, dispuestas a descargar su rabia o frustración social mediante la agresión a la tauromaquia y a sus seguidores, sean estos aficionados, intelectuales, profesionales o público en general.          

7 comentarios:

  1. Andrés, sólo puedo transmitirte mi solidaridad, desearte una pronta recuperación, y difundir esta entrada en mi blog.
    Lo demás ya lo has dicho tú.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Andrés: Yo estaba dentro del Aula y, por tanto, asistí a la bochornosa escena de la premeditada interrupción de la conferencia por parte de un grupo perfectamente organizado de enemigos de la libertad e intransigentes animalistas. La conferencia continuó, una vez abandonaron rápidamente el aula, no sin antes contemplar el vergonzoso intento de manipulación, cuando en la puerta una chica se tiró al suelo para que otro de sus compañeros (ya preparado) la fotografiase con un móvil. Al concluir la brillante conferencia, me enteré de tu lesión por la agresión de estos energúmenos antidemócratas. Recibe mi solidaridad y mi deseo de una pronta recuperación.

    ResponderEliminar
  3. ANDRES ME TIENES A TU DISPOSICIÓN para lo que necesites luego te envio correo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta gentuza con premeditación y alevosía hay que darla caña, José Ramón, como tú sabes.

      Eliminar
  4. Todo mi apoyo Andrés. Demasiado estamos aguantando los taurinos ante tanto insulto y agresiones, entre otras cosas porque estamos totalmente desprotegidos ante las autoridades. Voy a compartirlo en mi Facebook y en mi blog, El Retoñal, el cual tienes para lo que necesites.
    Un saludo y ánimos que no estás solo.

    ResponderEliminar
  5. Ni hemos perdido esta batalla, ni vamos a perder la guerra; al menos, si nuestros enemigos utilizan estos argumentos tan "convincentes". No es que me alegre de la agresión, pero prefiero que sean ellos, los antitaurinos, los violentos, los intolerantes, los caciques, los dictadorese, los antidemócratas. Nosotros, debemos unirnos, asocirnos, defendernos y, sobre todo, atacar con argumentos pacíficos, científicos, culturales y legales; pero, sobre todo, unidos. Almacenar uno a uno todos estos pasajes de terror, actos de violencia, de intolerancia y hacerlos públicos en el momento adecuado. Creo que esta violencia irracional se pone a nuestro favor.

    ResponderEliminar