jueves, 22 de junio de 2017

RIAZA REMARCA SU PERSONALIDAD TAURINA

En los últimos días de San Isidro, la Peña Taurina de Riaza, repartió los folletos con los toros y novillos reseñados para las fiestas de final de verano. La elección por el Ayuntamiento de una corrida de Cebada Gago y la repetición de una novillada de Baltasar Ibán, confirma la decisión de su alcaldesa de que los toros sigan siendo un componente esencial de las fiestas de Riaza y con la elección de esas dos ganaderías sigue apostando por marcar su personalidad en la geografía de la tauromaquia.
Toros de la ganadería de Cebada Gago
reseñados para la corrida del 16 de septiembre

Novillos de la ganadería de Baltasar Ibán
reseñados para el 15 de septiembre

Dos ganaderías interesantes, ambas ausentes de este largo San isidro a despecho de las peticiones de los aficionados que siempre las incluyen entre sus favoritas, son aliciente suficiente para que Riaza tenga un hueco en el peregrinar de los que se recorren la geografía siguiendo las ganaderías con casta, que son las que mantienen el interés de la tauromaquia.
 La plaza de toros de Riaza instalada en la Plaza Mayor (año 2015)

La plaza de toros de Riaza instalada en la Plaza Mayor (antes de 1960)
Nótese la farola en el centro de la plaza

Pasada la prueba del año pasado en la que se lidiaron con éxito una corrida de toros de José Escolar y una novillada de Baltasar Ibán, este año se repite la novillada y se va hasta Cádiz para contratar la de Cebada Gago, ganadería de plaza fija en San Fermín, que pone el listón más alto del toro.
Víctor Barrio y Joselito Adame salen a hombros
en la corrida de 2015

Los mozos demuestran sus habilidades y valor
en las capeas de las fiestas
Foto de Andrew Moore

El encierro por la Gran Vía con los toros de la corrida
Foto de Andrew Moore

El año pasado, los seis novillos y los seis toros reseñados y anunciados de la misma forma de este año, fueron los finalmente lidiados. Todos sabemos la dificultad de mantener en la ganadería durante todo el verano la corrida reseñada, de la que siempre hay intereses cruzados en sacar toros para otros compromisos o remendarlos con sobrantes de otras corridas. La lidia de los doce toros y novillos reseñados es una prueba, y no menor, de la seriedad en la apuesta y en la gestión de la misma.
Víctor Barrio, tan unido a Riaza, toreando en la plaza Mayor


Carteles antiguos de fiestas de Riaza

Las corridas serán el 15 y 16 de septiembre, acabando el verano que todavía no ha empezado, y durante este tiempo se irán cerrando los carteles de novilleros y matadores, pero la seriedad y el rigor demostrados por la publicidad de lo contratado es una garantía de entusiasmo y buen hacer, tan necesarios en el mundo de los toros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario