lunes, 27 de junio de 2016

A CORAZÓN ABIERTO. PACO UREÑA EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Paco Ureña, para muchos aficionados el triunfador de San Isidro por su estilo de torear muy centrado con el toro, habla pausado, convencido de lo que dice, reflexivo. Su cabeza parece guardar más impresiones de las que sólo deja salir una pequeña parte. A pesar de ello, lo que dice rezuma sinceridad tanto en el plano personal como profesional. Como en su toreo, no se esconde y charla a corazón abierto pero sin desgarro, con pausa, con mesura, se diría que, incluso, con compás.
Paco Ureña en la Tertulia de Jordán, 
acompañado de su jefa de prensa Eva Peña

Su discurso es aparentemente sencillo: “Asumo riesgos al torear porque sólo me interesa torear así”. No alardea de pureza, ni de verdad, en realidad no alardea de nada. Si es cierto que se torea como se es, Paco Ureña es serio, incluso severo, aparenta estar convencido tanto de lo que dice cómo de  lo que hace y no parece querer convencer a nadie. No define una tauromaquia, ni pretende ser heredero de nadie y ni tan siquiera innovador. Se conforma con ser como es.
Ureña con Ojibello-40 de El Torero,
 el 11 de mayo de 2016 en Las Ventas

Es un caso de vocación precoz. Sin antecedentes taurinos familiares en un pueblo de Murcia, lejos del circuito taurino y de las ganaderías de bravo. Desde los diez años quiso ser torero y a los quince se fue a Medina Sidonia donde estaba afincado un amigo torero de nombre El Hilla, quien le ofreció cobijo en un pueblo de ambiente taurino, donde pastan numerosas ganaderías y donde empezó a introducirse en el mundillo.
Toros en Los Alburejos, en Medina Sidonia 

Relata su historia personal con orgullo, consciente de su dificultad, pero sin asomo de resentimiento. Hijo de agricultores, relata como gracias a un amigo que le cede unas tierras y a su padre que las cultiva, con brócoli, matiza, ha podido mantener unos ingresos para vivir con dignidad.
Paco Ureña en Lorca, su ciudad natal

Tuvo cierto ambiente de novillero, recorrió la geografía de las novilladas duras del Valle del Tiétar y llegó a triunfar en el certamen de novilladas de Madrid “Camino a Las Ventas” en el año 2005, que le ayudó a tomar la alternativa al año siguiente, para posteriormente casi desaparecer en unas temporadas de corridas escasas.
Paco Ureña, reflexivo

Los años de poco torear son años duros, de introspección, donde hay que tener las ideas claras, la confianza alta y el temple de carácter necesario para aguantar, confiando en obtener un reconocimiento que no aparece. Tiene un sentido ascético de su profesión y dice que su referente es José Tomás, con quién, por lo demás y visto desde el tendido, no parece compartir las formas de torear, aunque si una manera de entender su profesión basada en el compromiso ascético con su profesión y la lidia del toro.
Paco Ureña en la Tertulia de Jordán

Habla poco de esa travesía del desierto, de la que sólo relata que estuvo acompañado de su mujer, de quien se acaba de separar, y que salió gracias al apoderamiento de la Casa Chopera que le permitió empezar a torear en Madrid en el verano de 2013, y de donde ha salido como el torero más destacado de este San Isidro, aun sin llegar a triunfar, como así lo ha reconocido, entre otros, el Premio especial de Onda Cero Radio.
Paco Ureña con Costurero-33 de José Escolar
Premio al toro más bravo de Pamplona 2015

Altibajos sentimentales y de ánimo parecen acompañarle tanto como su decisión inquebrantable de ser torero. Las reacciones tras la faena a Agitador de Fuente Ymbro, que toreó el pasado año en Las Ventas, le produjeron un quebranto que superó tras salir por la puerta grande de Pamplona en la dura corrida de José Escolar, donde sorteó el toro premiado como más bravo de la feria.
Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Afirma que entrena poco, pues arriesga mucho también toreando en el campo, y prefiere torear de salón que depura el estilo. La espada es un punto débil que espera corregir.
Adolfo en Alicante y Soria, Fuente Ymbro en Pamplona, Victorino en Bilbao, son algunos de los carteles que le esperan esta temporada, que encara con optimismo, serenidad y confianza en el futuro, adonde parece dirigirse sin prisa, con paso firme y sin techo aparente, consciente de ser una esperanza para muchos aficionados gracias a su toreo de mucho compromiso y gran pureza.

Fotografías de Paco Ureña en la Tertulia de Jordán y en Las Ventas de Andrew Moore


No hay comentarios:

Publicar un comentario