jueves, 26 de febrero de 2015

JOSE LUIS BOTE, PROFESOR DE TAUROMAQUIA

“Hay todo un mundo desde que el toro coge la muleta hasta que la suelta al terminar el pase”, dice José Luis Bote, matador de toros y codirector de la Escuela de Tauromaquia de Madrid Marcial Lalanda, en la Tertulia de Jordán el pasado 25 de febrero.


Jose Luis Bote en la Tertulia de Jordán
Fotografía de Andrew Moore

Ese mundo es el toreo, que Bote ha vivido desde sus 9 años, cuando se enfrentó por primera vez a una becerra, hasta ahora que comparte la dirección de la Escuela en la que estuvo como alumno en su fundación. La conversación se entrecorta al inicio, pues ha ocurrido une emergencia que tiene que atender y ha sido una cornada de un alumno de la escuela, que estaba toreando junto con El Fundi, en una clase práctica en una ganadería extremeña. Gajes del oficio que demuestra su dureza cuando menos se piensa.
José Luis Bote habla pausado, suave, consciente de los problemas y sabedor de que las prisas y los nervios son para los malos toreros. Sus opiniones denotan conocimiento y experiencia  y las desgrana con orden, con un tono de voz cercano y una afable expresión profesoral.


José Luis Bote
Fotografía de Andrew Moore

La Escuela cuenta en la actualidad con 32 alumnos, divididos en tres niveles, donde les enseñan desde el necesario toreo de salón hasta la historia del toreo y las características de las distintas ganaderías y encastes, sin olvidar las clases prácticas en las que el año pasado torearon los alumnos más de 400 reses. En años pasados la Escuela llegó a tener hasta 200 alumnos matriculados en un año, pero ahora además de la proliferación de escuelas en diferentes ciudades y pueblos, no se vive un momento idóneo para la divulgación del toreo. Hasta en algunos casos los alumnos, que tienen entre 12 y 18 años han tenido problemas en sus centros de estudio por dedicarse a su aprendizaje. Escasas ayudas oficiales, baja matrícula, alta dedicación, mucha vocación.


El Fundi, José Luis Bote y Joselito
Codirectores de la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda

Defiende el papel de las escuelas en el aprendizaje de los futuros toreros, pues conocer la técnica es la base tanto de la creatividad, como del clasicismo. Pone como ejemplo a sus compañeros Joselito y El Fundi, que han formado un grupo desde sus inicios en la escuela, hasta ahora mismo que comparten la dirección de la misma y han sido de estilos y maneras diferentes. Lo importante es la dedicación, el trabajo, proporcionar una enseñanza de calidad y una orientación práctica adecuada y eso sólo se consigue con esfuerzo. La calidad depende además, como no, de la suerte.


En Las Ventas 
Tomada de El Mundo

Como con todos los toreros, la relación de sus cornadas marca profundamente su historia. José Luis Bote tuvo una gravísima de novillero en San Martín de Valdeiglesias, otra en Benidorm y la de Madrid en 1992 que le retiró de la primera fila del toreo, aunque siguió toreando y dejó huella en México, donde una tarde de mayo de 1996 cortó las 4 orejas y dos rabos de dos toros en Aguas Calientes. En 2005 se vistió de luces por última vez, aunque desde Francia le están tentando, vanamente dice, para que vuelva a formar cartel con Joselito y El Fundi.


Fotografía de Andrew Moore

Comparte la idea de que es necesario que haya una organización que defienda la tauromaquia, no sólo de las agresiones de los antis, sino como espectáculo digno y legal. El ejemplo de Francia, como tantas veces en los últimos tiempos, vuelve a ser fuente de inspiración, en un día triste en el que conocemos que los cursos del Aula de Tauromaquia del CEU se van a reorganizar en un nuevo formato.
Romántico del toreo, le ha dedicado la vida desde que su vecino El Yiyo le metiera, aún niño, el gusanillo de los toros y así sigue, formando parte del grupo mítico de la segunda generación de la Escuela de Tauromaquia y transmitiendo a sus alumnos su conocimiento y su pasión.

2 comentarios:

  1. Me moriría tranquila si veo a estos tres juntos de luces. En Magesc estuvo Enooooorme !!! Disfrutamos como enanos !!!

    ResponderEliminar
  2. Bote hablaba con cariño de Magesc. No veía muy claro lo de torear, pero quizá si le aprietan un poco, la afición le pueda. Gran trío que llena de recuerdos a los que les vimos ya de becerristas. Luego la carrera de cada uno ha sido larga y con diferentes valoraciones, pero son un grupo mítico. Espero que lo puedas ver Ethaille Seyllanaisse

    ResponderEliminar