lunes, 14 de abril de 2014

EL APUNTE DEL 13 DE ABRIL

ABANDONAR EL ESTOQUE SIMULADO

Desprenderse del mal llamado estoque simulado es la mejor de las llamadas innovaciones que últimamente tanto se prodigan. Entre los cantiñeos a la mínima, las presentaciones de la temporada por adelantado tan fiadas a la inexistencia de incidentes y los boicots y formación de cárteles de toreros en defensa de oscuros intereses y claros dineros, el gesto de Jiménez Fortes de tirar la ayuda de la muleta y torear al natural con la mano derecha me parece el más interesante.
La mal llamada y peor entendida tradición taurina, hace que se toree “al natural” con la izquierda y se ayuda siempre la muleta (aumentando su longitud con el remedo de estoque) con la derecha. Puesto que el torear por uno u otro lado depende mayormente de la calidad de la embestida del animal, más que del riesgo que el torero esté dispuesto a asumir, la ayuda no tiene sentido, sea esta de fibra de carbono, aluminio o tosca madera.
Vista la innovación, que por otra parte ya prodigó en su momento José Miguel Arroyo “Joselito”, vimos lo mejor de la corrida. El trote de los atanasios, la fijeza del sobrero “raboso” que adolecía de la misma falta de fuerza de sus primos, la bravura del quinto mostrada primero y desperdiciada después por la mala cabeza de David Galván que le llevó a dejarse vivo un toro y dejarle las orejas al otro, el valor sin que se le vea la causa de Jiménez Fortes, que acabó en la enfermería cuando la tarde tocaba a su fin y las buenas composturas de López Simón que le llevaron a ser jaleado desde unos tendidos amables, hicieron una corrida entretenida, ligera, con poco fondo y que se borrará pronto de la memoria.

López Simón con el sexto de la corrida, Ventisquito
Tomada de Las Ventas

Probablemente los atanasios del Puerto de San Lorenzo y afines son un encaste a defender por su relativa singularidad actual, pero no vendría mal que además del volumen, que les hace asiduos de Madrid, tuvieran más argumentos que su habitual trote cansino y se mostraran más dispuestos a embestir con codicia que a esperar el traspiés del torero para mostrar el peligro de la casta.

Puesto que ni los toreros con la costumbre extendida de esconder la pierna para que el toro pase con mayor facilidad, ni los toros con más trote que embestida, ponen chispa en las corridas, deberemos fiarnos a las innovaciones para buscar la emoción. Bienvenido el abandono del estoque simulado.

Publicada en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46289 con foto de Muriel Feiner

No hay comentarios:

Publicar un comentario