viernes, 4 de abril de 2014

EL CONTROVERTIDO PUBLICO II



Difícil es describir lo que entonces ocurrió. El redondel se atestó de gente para saludar, abrazar y estrujar al gran torero -Frascuelo, 1887- , impidiendo su marcha.
Un grupo más decidido cogióle en brazos y se abrió trabajosamente camino entre la multitud que, loca de entusiasmo, aplaudía y vitoreaba
Cuando por fin se le pudo conducir al coche y poner éste en marcha, cientos de aficionados le siguieron para continuar ovacionándole por las calles. Otra buena parte del público, desde las aceras, desde los ómnibus y los tranvías, aplaudía también al diestro y le saludaban con los pañuelos.
Todo este lujo de homenajes populares a un torero, sabía a cosa nueva e inusitada allá por los años grandes de Frascuelo. 
F. Bleu. Antes y después del Guerra. Selecciones Austral. Madrid 1983, pag 154

Muletazo de Frascuelo a favor de querencia
Tomada de La razón incorpórea

No hay comentarios:

Publicar un comentario