jueves, 28 de mayo de 2015

TAUROMAQUIA DEFENSIVA

Quietud, mantener el cuerpo erguido, dejar llegar al toro, dirigir su embestida alrededor del torero, ligar los pases, rematar las series airosas. Una tauromaquia.

 
Jabatillo embistiendo planeando

Necesita de la voluntad y capacidad del torero y de la colaboración del toro. Ahí, en esa colaboración del toro es donde hace agua esa tauromaquia, que no es una sorpresa, que Castella repitió con el noble y flojo Jabatillo de Alcurrucén, en una faena similar a la del bravo y flojo Lenguadito de El Torero.

Bajonazo de remate de faena de Sebastian Castella

Confieso mi preferencia por una tauromaquia más ofensiva, de ir hacia el toro y que el animal tenga además de una gran nobleza otros ingredientes que son los que hacen de la corrida de toros un espectáculo singular, pero no tengo nada que oponer a la tauromaquia defensiva, de dejar llegar al toro que sigue con nobleza el camino y el ritmo que manda el torero. Quizá sólo la falta de emoción, que no es un problema menor, sino que es el quid de la discusión sobre la evolución y la justificación de la corrida de toros.

El Juli espatarrao


Morante y Juli dieron otra vergonzosa sesión del espectáculo que pasean por los pueblos y ferias de España y con el cual hacen y deshacen carteles, ganaderías y empresarios. Y yo hablando de tauromaquias ofensivas y defensivas y de toros nobles o bravos.

Fotos 1 y 3 de JMSV tomadas de Larga cambiada
Foto 2 de Andrew Moore tomada de Del toro al infinito
Publicado en www.opinionytoros.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario