lunes, 5 de mayo de 2014

EL CONTROVERTIDO PUBLICO IV

Antonio Machado escribe que en las plazas de toros, después de una ovación cerrada, se oye siempre un agudo silbido. Ese silbido no va contra el torero: va contra la ovación.

Tauromagia. Guillermo Sureda. Tauromagia. Espasa Calpe. Madrid 1978. pag 53

No hay comentarios:

Publicar un comentario