Ir al contenido principal

JOSÉ GÓMEZ “GALLITO”, BALDOMERO Y LA REVISTA “(T)ORO”

Debería haberlo leído antes, pero no fue hasta diciembre cuando, de manera más sorprendente que curiosa me encontré con la revista (T)ORO, que edita Plaza 1 para los abonados de Madrid, del mes de agosto pasado.
Portada del nº 5 de la revista (T)ORO, 
editada para los abonados de Las Ventas
por Plaza 1.
Corresponde al mes de agosto de 2017

En este mundo de los toros donde sostengo que somos más los escritores que los lectores, raramente los artículos taurinos ni las propias revistas son tema de conversación habitual y no he echado de menos no recibir la revista que me correspondería por ser abonado, justamente ahora que tengo los abonos a mi nombre, después de más de 35 años acogido a la hospitalidad de Ana que los gestionó durante todo ese tiempo.
Con la curiosidad que siempre me produce la letra impresa, hojeé el ejemplar que encontré, cuatro meses después de su publicación, en el mostrador de Viña P donde me entretuve en la foto de “Gallito en el Hotel Castilla de Toledo”. De repente ví que el título de dicha foto estaba bien puesto, figuraba como "Joselito el Gallo, en Toledo en agosto de 1916". Era la primera vez que aparecía la bella foto de Baldomero con su exacta localización tras figurar durante muchos años con el erróneo título de “Gallito en el portal de su casa de la calle Arrieta de Madrid”.
La foto reproducida en la revista (T)ORO
La ubicación es en la puerta del antiguo Hotel Castilla,
actual sede de la Tesorería de la Seguridad Social

La historia de la foto, el error de su ubicación y su corrección en la entrada “La falsa calle Arrieta 3” de este blog, son generalmente conocidas por los seguidores de la vida de Gallito o de la fotografía de Baldomero, pero nunca había visto corregido el nombre en una publicación.
Manuel Durán, referente de los estudios de fotografía taurina, compilador junto a Juan Manuel Sánchez Vigil de la imprescindible Historia de la fotografía taurina, era el autor del artículo en el que no sólo se mostraba la foto con su título real, sino que se hacía una generosa descripción del proceso de su hallazgo y se refería amablemente al blog y la entrada en el que se había publicado.
Primera página del artículo de Manuel Durán,
acerca de Baldomero Fernández, en el que aparece la foto

Es una sensación grata y difícilmente explicable la que te produce saber que has contribuido, mínimamente, a fijar una referencia, a corregir un error, a matizar un título, a añadir un dato que aclara un viejo pie de foto, arrastrado por la costumbre de  repetir sin fijarse en los detalles, a confiar en el trabajo de otros aunque no conozcas su pertinencia, a dejarte llevar por la inercia. Que después de ello veas que se ha empezado a corregir por una persona que es una autoridad en la materia, me llena de orgullo, aunque sólo sea porque en un momento, no te has dejado arrastrar por la corriente.

Sirvan estas breves líneas de agradecimiento público a Manuel Durán y de bienvenida a la primera publicación de tan conocida foto con su ubicación real.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de