Ir al contenido principal

ESCRIBIR ES TOREAR. JORGE F. HERNÁNDEZ EN LA TERTULIA DE JORDÁN


Un escritor que intenta que cada frase suya sea equiparable a un lance de capote. Un aficionado que vive las faenas de una corrida como poesías que van tomando forma a cada pase de muleta. Un novillero que probó suerte en más de una docena de novilladas y prefirió perseguir su destino en las letras. Todo eso y más es Jorge F. Hernández, agregado cultural de México en España y director del Instituto de México en Madrid. Columnista del diario EL PAÍS, ha publicado cuatro novelas y varias recopilaciones de cuentos, ensayos y crónicas.
Jorge F. Hernández en la Tertulia de Jordán, 
que se celebra en Casa Salvador

Su amena conversación salta en lo literario y en lo taurino entre España y México. Nueva España como recuerda, valorando el positivo mestizaje colonial del que procede su país. Mestizaje biológico, cultural, político y hasta anímico, espejo transatlántico de ida y vuelta, que atañe tanto a México como a España, llega a decir en sus ensayos publicados con el título de Réquiem taurino.
Jorge F. Hernández 
hace gala de un cálido sentido del humor

Aunque mantiene un cierto pesimismo sobre el futuro de las corridas de toros, lo reviste de un ropaje de optimista bien informado, que por lo demás impregna toda su charla. Su hablar es suave, cálido, provisto de embeleso, los mismos adjetivos que utiliza para definir la embestida del toro mexicano y sus pesimistas previsiones del futuro cercano de la plaza México no destilan amargura o rabia, sino claro análisis. Ve un lento empeoramiento en la asistencia del público a la México, pero entrevé que la inacción para revertir la situación quizá esté propiciada por intereses inmobiliarios, como ya ha pasado con el cercano estadio de fútbol Azul que se encamina hacia un centro residencial y de ocio.
La nota de optimismo la pone en la posible aparición de un torero que a modo de José Tomás en México, César Rincón en Colombia o Roca Rey en Perú, puedan dar un tirón de la fiesta y del torero como héroe.
La Emperatriz de Lavapiés fue finalista del
Premio de Novela Alfaguara en 1998

Disfruta con la naturalidad en el toreo y cree que el toro mexicano la propicia, ese toro que dice que hay que picar para que saque la calidad. Nos recuerda que en México no existen las novilladas sin picadores y aunque a los toros mexicanos no se les pique mucho, es la vara la que posibilita la entrega del novillo y del toro.


Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Conoce a los toreros de las grandes dinastías mexicanas como los Silveti y los Armillitas (Espinosa de apellido) y habla de la necesidad de que México tenga un renacer con toreros de la categoría de Gaona, Garza, Silverio, Freg, Martínez y tantos otros.
Entre el ensayo y el cuento en prosa poética,
habla de su visión de la vida y la tauromaquia

Amante de la naturalidad y la elegancia, en la plaza como en su prosa, recuerda en la conversación a Pablo Aguado y sus actuaciones en Sevilla y Madrid y menciona a un torero de allá, José Mauricio, quien le ha generado similar esperanza, en otro ejemplo del intercambio de ida y vuelta que le gusta.

Fotos de Andrew Moore

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de