Ir al contenido principal

HERRADERO EN VICTORINO MARTIN (II). EL IMPRESCINDIBLE MUECO

Pilar Martín, veterinaria, de la tercera generación de ganaderos, cotejará con el facultativo correspondiente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia los datos de cada animal, mientras en el moderno mueco, sujetan al becerro para ponerle las cinco marcas candentes, seguidas de una loción de aceite para ayudar la cicatrización. 

Pilar Martín

Untar de tintura de iodo los cuernos previene posibles enfermedades, una papilla antiparasitaria, una jeringuilla de saneamiento veterinario, se añaden a los hierros en la misma operación. La grabación en vídeo documenta el trabajo y permitirá también obtener espectaculares imágenes de  los toros. Todo dirigido en mono de faena por Victorino hijo y con la presencia de su padre quien, aun mermado de facultades, no deja de asistir a las faenas camperas.



Aplicando los diferentes tratamientos

Una mezcla de mundos, tan usual en los toros y tan rara en la sociedad. Faenas camperas, trabajos rurales, esfuerzo familiar, van unidos a un trabajo sanitario riguroso, un control administrativo eficiente, una documentación gráfica completa. La ganadería es una explotación moderna hecha en el campo de siempre. “Este es hijo del 3 y la 37” afirma Victorino, cuando llega un macho al mueco. “Efectivamente” replica Pilar, mientras le da número de orden y comprueba en los papeles, que comparte con el veterinario de la Unión, el crotal donde figura el nacimiento e historial, antes de clavar ella misma la jeringuilla de saneamiento, mientras el resto se aplican a su tarea claramente definida, que cumplen con rigor industrial.

Victorino Martín García

El mueco, fea palabra, siempre remite a un instrumento de violencia, a tiras y aflojas de cuerdas, a imágenes en claroscuro al amanecer, al denostado afeitado de los pitones, no por denunciado menos habitual, a mugidos de protesta e imprecaciones de vaqueros. La necesidad del manejo, tan habitual de los toros bravos, que los introduce en una suerte de domesticación tan separada de la idílica vida salvaje que supuestamente tendría y que remite a una actividad ganadera más reglada, hace del mueco un instrumento imprescindible, donde el eufemismo “cajón de curas” cobra su sentido. 

El funcional mueco

Saneamientos rigurosos y habituales, el propio herradero, las fundas para los pitones en las ganaderías que las usan, obligan a que el mueco sea cómodo y recio, funcional en definitiva. Paredes móviles, ventanas correderas y abatibles, fijaciones  fiables, anclajes seguros, muestran una vez más la contradicción aparente y la confluencia real entre las labores mecanizadas y la ganadería rural.

Los hierros calentándose

Aplicando el hierro de Monteviejo a Cidrón-53

Incluso es posible una pequeña incursión de los neófitos, poniendo el hierro de la ganadería, apadrinando a un becerro. Andrew lo hará con Gambito-54 y yo apadrinaré a Cidrón-53, a los que esperamos ver lidiar en unas temporadas próximas.
Corriendo a la dehesa

La comida en la mesa común, presidida por Victorino, después de cotejar papeles y datos entre los veterinarios, es el último acto, tras la que todos se dispersaran a sus trabajos cotidianos, entre los que el herradero ha sido un breve paréntesis. (cont.)

Acabando la faena

Reportaje fotográfico de Andrew Moore
(cont.)


Comentarios

  1. Vaya día guapo que echastéis. Hay que seguir la pista a ese Cidrón-53...


    Un saludo, Pedro

    ResponderEliminar
  2. Es un compromiso con Cidrón-53 y Gambito-54 seguirles en su recorrido y además, contarlo.
    Por lo menos no nos tenemos que encargar de su manutención, es un apadrinamiento suave, je je.
    Felices fiestas y mejor 2016, Pedro
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de