Ir al contenido principal

HERRADERO EN VICTORINO MARTIN (y III) LA BASE DE LA GANADERÍA

Todos los toros y vacas de la ganadería han pasado por el herradero en su año de nacimiento. Luego han seguido su vida, que para unos ha sido el combate en la plaza y para otras continuar la línea de la ganadería o irse directamente al matadero, por diferentes problemas de salud o accidentes, o sencillamente por no cumplir los requisitos de bravura.


Vacas en Monteviejo

Mientras que los toros son el escaparate de la ganadería, grandes, fieros, majestuosos, los protagonistas del espectáculo que les da sentido, las vacas son la base de una ganadería. Lejos de la vista de los ocasionales visitantes, cumplen su tranquilo papel de criar a los becerros bajo la atenta vigilancia de los vaqueros.


Vacas de Urcola

Menos armoniosas de cuerpo, más descaradas de pitones, más longevas, evidentemente, que los machos, muestran al visitante sus caras asustadizas, sus ojos vigilantes, sus pocas ganas de lío y su reserva de fuerza en caso de necesidad.

  
Victorino las va señalando, “esta viene de Barcial”, dice señalando a una de encornadura despampanante, “aquella más recogida es de Encinas”, que viene de Galache, los guirlaches de los años 60, nobles y bravos, dulces como su apodo, favoritos de las figuras y que han acabado casi desapareciendo a fuerza de su pequeño tamaño y la uniformidad del gusto de toreros y públicos que prefieren los modernos Domecqs. 




Vacas de Monteviejo de procedencia Barcial

Las de Urcola son más grandes, de capa más uniforme que las vegavillar, que parece que se inventaron para ellas los calificativos que aparecen en las páginas de los carteles, que explican los singulares nombres que la distribución caprichosa del pelaje forma en las vacas, que conocemos como patasblancas. Berrendas por principio, calceteras, botineras, luceras, coleteras, berrendas en cárdeno, girones, capirotes, caretos, un espectacular mundo en blanco y negro coronado de considerables pitones.



La reserva de Albaserradas en la finca Monteviejo


En la finca Monteviejo además de las vegavillar y las urcolas, Victorino tiene una reserva de albaserradas, sus cárdenas, base de su ganadería, que mantiene separadas del resto que está en Las Tiesas, para evitar problemas de extinción de familias por una crisis con los saneamientos. Las coloradas urcolas, la mezcolanza op-art de patasblancas y las grises albaserradas, con las inevitables vacas negras que existen en todos los encastes, color habitual de la bravura, conforman un polícromo viaje en el que no dejas de soñar con imágenes de pelea en la plaza, miedo en los tendidos y aparición exultante de la belleza, cuando se junta la bravura del toro con la verdad del torero.

Cerrando la jornada en la puerta de la finca

Reportaje fotográfico de Andrew Moore

Publicado anteriormente:

Comentarios

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de