Ir al contenido principal

EL APUNTE DE LA FERIA DE OTOÑO. SOLIDAS RAZONES

Urdiales es el torero a seguir pues tiene dos sólidas razones: Dibuja unos naturales puros y bellos y lo hace ante toros de casta. Añadió una estocada de mucha exposición, perfecta ejecución y lento dibujo. Ahí está la belleza del toreo.

Natural de Urdiales a Sevillanito

La corrida de Adolfo Martín fue, sin duda, encastada y por tanto interesante. Para ser una buena corrida de toros faltó bravura en el caballo y codicia en la muleta. Toros remisos en su embestida, quizá por su falta de fuerzas, medían a los toreros. El primero fue dominado con las verónicas de Uceda Leal desde las tablas hasta el centro del platillo. 

Uceda Leal a la verónica con Tomatillo

El sexto, de más largas embestidas, se encontró con un Serafín Marín compuesto y falto de brillo y el cuarto, de aviesas intenciones, murió en el caballo, aunque despertó el interés de un sector del público que prefiere la pelea a la bravura y que gusta más del enfrentamiento brutal que de la belleza del toreo, quizá no aprecien que en esa pelea entre el toro y el matador está siempre por medio el caballo del picador.

Natural de Serafín Marín con la derecha a Baratillo

El natural es el pase que mejor expresa la belleza del toreo y Urdiales construyó dos bellísimos. Firme el torero con la pierna adelantada para obligar al toro a desviar el viaje, enganchando al toro cuando entra en jurisdicción, llevándole suavemente durante el embroque y rematando detrás de la cadera con los vuelos de la muleta. La embestida del toro no tenía codicia para ligar las series y el torero optó por darlos de uno en uno. No todos tuvieron la enjundia de estos dos de la primera serie y luego los dibujó tirando más del toro con el pico de la muleta. El interés de una faena no está en la repetición de unos pases prefabricados sino en la adecuación de los mismos a las condiciones del toro, listo y remiso.

Lenta y bella estocada a Sevillanito


El remate de la faena con la mejor estocada de la temporada, fue la guinda de una feria desprovista de interés, planteada como una lotería y donde el premio estaba escondido en la única corrida que podía tenerlo, la que tenía la casta del toro y se cruzó con un torero con dos sólidas razones.

Fotos de Paloma Aguilar tomadas de Larga cambiada

Comentarios

  1. Completamente de acuerdo, José Juan Jiménez

    ResponderEliminar
  2. Que mas tiene que hacer este torero para que le den cancha? Es la pregunta que ahora y nunca mejor dicho a toro pasado se hace todo el mundo( Pero amigos, Urdiales torea así de bien desde hace mucho tiempo y a algunos cuando lo decíamos nos miraban como a chalaos) Mi respuesta es que para que le dejen sitio lo que tiene que hacer es no torear tan bien a toros "imposibles" según los inefables críticos para no dejar en evidencia a todo el escalafón.Solo añadir que me parece poco premio para la mejor faena del año.

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes, Trincherazo, que los caminos del negocio y del arte no son los mismos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

TOREÓ COMO DICEN QUE NO SE PUEDE TOREAR. HOMENAJE A FERNANDO ROBLEÑO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Fernando Robleño es un torero para aficionados y  ha firmado en Madrid con el toro Camionero de José Escolar el 18 de septiembre, una faena con riesgo y belleza, pureza y enjundia, para muchos de los que la vieron, la mejor faena de la temporada ante poco más de 3.000 espectadores (5.658 según las cuentas de la empresa, que incluyen todos los abonados de temporada asistan o no). Homenaje de la Tertulia de Jordán a Fernando Robleño La Tertulia de Jordán hemos invitado, por segunda vez, a Fernando Robleño como homenaje a dicha faena y a su trayectoria. Sus anhelos, decepciones, ilusiones, esperanzas y temores ya los desgranó en enero de 2019, 47ª Tertulia de Jordán , cuando esperaba que su gran faena al toro Navarro de Valdellán, le abriera puertas que han estado tradicionalmente cerradas para él. La temporada 2019 sólo le trajo más contratos en Las Ventas, donde se anunció hasta 5 tardes, además de su inclusión en Pamplona. Tras la pandemia cesó la repercusión de la faena. Robleño c

LA FÁBRICA DE REDECILLAS. ISABEL LIPPERHEIDE EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Isabel Lipperheide mantiene una gran herencia taurina, la de su madre Dolores Aguirre a quien acompañó desde la compra de su ganadería y que dirige desde su fallecimiento en 2013. Una ganadería singular por su origen, Atanasio y Conde de la Corte, por su comportamiento encastado y duro y por la valoración de muchos aficionados deseosos de verla en plazas de importancia. Habitual en Madrid, Pamplona, Bilbao y las plazas toristas francesas, este año está anunciada en Ceret y Bilbao. Una ganadería mediana que tiene 180 vacas lo que le da para lidiar poco más de 50 machos de diferentes edades cada año, antes de la pandemia, claro.  Isabel Lipperheide en la Tertulia de Jordán Tiene la ganadera una mirada inquieta en un semblante amable en el que predomina la atención, incluso la reflexión, que no se ve perturbada por sus movimientos pues apenas gesticula al hablar. Sabe lo que quiere de su ganadería y lo busca sin componendas: Toros duros, que embistan sin plegarse a la colaboración y que