Ir al contenido principal

LA FÁBRICA DE REDECILLAS. ISABEL LIPPERHEIDE EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Isabel Lipperheide mantiene una gran herencia taurina, la de su madre Dolores Aguirre a quien acompañó desde la compra de su ganadería y que dirige desde su fallecimiento en 2013.

Una ganadería singular por su origen, Atanasio y Conde de la Corte, por su comportamiento encastado y duro y por la valoración de muchos aficionados deseosos de verla en plazas de importancia. Habitual en Madrid, Pamplona, Bilbao y las plazas toristas francesas, este año está anunciada en Ceret y Bilbao. Una ganadería mediana que tiene 180 vacas lo que le da para lidiar poco más de 50 machos de diferentes edades cada año, antes de la pandemia, claro. 

Isabel Lipperheide en la Tertulia de Jordán

Tiene la ganadera una mirada inquieta en un semblante amable en el que predomina la atención, incluso la reflexión, que no se ve perturbada por sus movimientos pues apenas gesticula al hablar. Sabe lo que quiere de su ganadería y lo busca sin componendas: Toros duros, que embistan sin plegarse a la colaboración y que proporcionen espectáculo desde la salida hasta su muerte. Algunas veces salen así y ponen a prueba la decisión, el conocimiento y las ansias de algún valiente en busca de gloria o simplemente de un lugar en los carteles de las ferias.


Una mujer seria y afable, de claras ideas y fácil trato

Sin una tradición familiar taurina, su madre Dolores Aguirre compró en 1977 el hierro, modificando la ganadería gracias al aporte genético de dos sementales de la ganadería del Conde de la Corte que padrearon con las vacas de origen Atanasio Fernández. Defensora de la integridad del toro desde sus inicios, le tocó enfrentarse con los últimos coletazos de la picaresca taurina, en un ambiente tan distinto al de la burguesía industrial vasca de la que formaba parte, dando lugar a anécdotas chocantes que su hija relata con un punto entre  tímida, sorprendida con vergüenza ajena y resuelta a llevar adelante su proyecto.

Un toro de Dolores Aguirre, reseñado para la corrida de Ceret
en la Dehesa de Frías
Fotografía de Mundotoro

No es muy partidaria de lidiar en las calles pues el manejo no es lo más apropiado para la dignidad de un toro que ha sido  criado para lidiar en una plaza, aunque alguno haya echado si no tenía encaje en sus corridas. También siguen sin poner fundas a los toros pues, razona, si se desgastan los cuernos, serán los suyos, nunca ha habido toros tan astifinos como actualmente debido a las fundas, pero es preferible que el pitón sea natural. Estas cuestiones tienen reflejo en el balance económico de la ganadería que se muestra dispuesta a soportarlo antes que a cambiar sus creencias.

Es consciente de las dificultades para lidiar toros de ganaderías consideradas duras. “Nos están arrinconando” afirma, pues cada vez hay menos huecos en las ferias para estos hierros.

Estamos criando unos productos que no interesan a las empresas, dice y hace el ejemplo de las redecillas: “Es como si tuviéramos una fábrica de redecillas, cuando nadie las usa”.

Cantinillo con quien Alberto Lamelas  
protagonizó una hazaña en Vic Feçensac 2014
Foto de André Viard, tomada de Toro, torero y afición

En estos años de pandemia no se ha deshecho de vacas y como muchos ganaderos si ha lidiado toros a puerta cerrada, en su finca de la Dehesa de Frías en la sierra de Sevilla. Está ilusionada con un nuevo semental de origen Conde de la Corte del que espera buenos resultados.

Acompañada de su marido Jorge Ortiz de Urbina, cirujano pionero de los trasplantes de hígado en España, mira el futuro con resolución y confianza en sus fuerzas y su criterio ganadero por el que se esmera en la presentación integra y la fuerza de los toros.

Firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán
en Casa Salvador

Una ganadera romántica dispuesta a defender su criterio por encima de las modas del mercado y confiada en el respeto de los aficionados que disfrutan con este hierro singular y atrevido, para quienes no es una fábrica de redecillas, sino un fortín del respeto a la casta brava.


Fotos de Isabel Lipperheide de Andrew Moore

Comentarios

  1. Bonita semblanza como todas las que hace con ocasión de esas tertulias. ¿Tal vez un punto de melancolía ante el devenir de la fiesta que no se augura demasiado boyante? ¿Quién es capaz hoy de lidiar una corrida de Dolores Aguirre?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Genaro García Mingo. Seguro que hay muchos toreros capaces de lidiar una corrida de Dolores Aguirre y todos los toreros debería pasar por todas las ganaderías, pero así está la fiesta. En concreto en Ceret la torearan Alberto Lamelas, Román y Maxime Solera. Allí estaremos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA BELLEZA DE LA DIFICULTAD. FIESTA TORISTA EN VIC Y CERET

  La corrida de los toros de casta navarra de Miguel Reta ha sido un gran acontecimiento integrista, aunque el resultado tuviera un sabor agridulce. Saludado en las redes sociales como la búsqueda de una nueva lidia, más basada en el movimiento que elude el riesgo, que en la quietud que propicia la nobleza, tuvo más tirón debido a su inclusión en la renombrada feria torista de Ceret, que siempre está a la cabeza de la diversidad de encastes, que por la singular lidia de los toros de la casta navarra desaparecida de los ruedos hace más de cien años, aunque haya subsistido para los festejos populares. El paseíllo tuvo aires de epopeya, recibiendo a los toreros como héroes que iban a lidiar a los inciertos toros de seis años, con permiso especial de la UVTF para la ocasión. El otro héroe, el ganadero, recibió todos los agradecimientos y felicitaciones por su costosa dedicación y fantástica decisión y la ADAC puede presumir de ser los adalides en la búsqueda de la diversidad en la lidia

EN LA RETIRADA DE ENRIQUE PONCE

Tengo para mí que Enrique Ponce es el torero más completo que he visto en mis 40 años de aficionado. Sobrio y elegante en los ruedos, ese era el aire que daba a sus faenas. La sobriedad no excluye el buen gusto, que lo tenía, y la elegancia no es necesariamente lo mismo que la pureza. Ese ha sido el reproche principal a lo largo de su carrera, en la que el arrebato no ha tenido hueco en sus faenas y la enjundia no siempre es un componente fundamental. Ponce ha mantenido un toreo plásticamente bello, sin contorsiones. Ha recorrido todo el escalafón de ganaderías, en todo tipo de plazas de toros. No ha sido acusado de vetos absurdos, ni falsas competencias comerciales y ha protagonizado una larga carrera sin estridencias, escándalos, broncas, ni malquistarse con sectores importantes de la afición. Sin protagonizar una imagen social como Antoñete del resurgir de las corridas de toros en los 80, ni ser un ídolo integrista como César Rincón en los 90, ni un mesías hermético como José To

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz