Ir al contenido principal

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo.


Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid,
bien picado en dos varas por Barroso

La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia.


Lo importante no es solo la colocación,
 sino lo adecuado para tener el toro en la mano

En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro siempre en la mano se limitó a pases sin remate en series que sólo tenían fuerza en los pases cambiados. No le faltó arte al torero, le faltó que los pases deben rematarse atrás y abajo para evidenciar el riesgo y sin riesgo no hay emoción.

Gran colocación y convencimiento
La espada no entró, a pesar de hacer bien la suerte

La emoción en el toro con el que convenció El Juli, no la puso tanto el toro, que era áspero pero no evidenció peligro, sino el dominio del torero que no se dejó ganar la partida, que quiso rubricar su pequeño triunfo de su primer toro con una salida por la Puerta Grande de Madrid que siempre le ha sido esquiva. La espada tras la que se fue dos veces por derecho sin conseguir una estocada, le privó de rubricar el triunfo oficial, pero el verdadero triunfo fue el de convencer con su toreo de dominio a una afición que apenas le había sentido comprometido con lo mejor del arte, que no es tanto la capacidad de hacerse con el toro, sino la de poner su conocimiento al servicio de la lidia, la de buscar el máximo lucimiento con la mayor entrega. Ese es mejor triunfo más allá de los números de orejas cortadas y salidas a hombros que llenan las estadísticas.


Morante y Aguado no brillaron

Morante era la expectación de la corrida y no brilló y Aguado no dejó buenas sensaciones. Los toros de La Quinta de irreprochable presentación y trapío, fueron nobles y encastados, brillando más en la primera mitad de la corrida y contribuyendo a un gran espectáculo.


Fotos de Andrew Moore

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BELLEZA DE LA DIFICULTAD. FIESTA TORISTA EN VIC Y CERET

  La corrida de los toros de casta navarra de Miguel Reta ha sido un gran acontecimiento integrista, aunque el resultado tuviera un sabor agridulce. Saludado en las redes sociales como la búsqueda de una nueva lidia, más basada en el movimiento que elude el riesgo, que en la quietud que propicia la nobleza, tuvo más tirón debido a su inclusión en la renombrada feria torista de Ceret, que siempre está a la cabeza de la diversidad de encastes, que por la singular lidia de los toros de la casta navarra desaparecida de los ruedos hace más de cien años, aunque haya subsistido para los festejos populares. El paseíllo tuvo aires de epopeya, recibiendo a los toreros como héroes que iban a lidiar a los inciertos toros de seis años, con permiso especial de la UVTF para la ocasión. El otro héroe, el ganadero, recibió todos los agradecimientos y felicitaciones por su costosa dedicación y fantástica decisión y la ADAC puede presumir de ser los adalides en la búsqueda de la diversidad en la lidia

EN LA RETIRADA DE ENRIQUE PONCE

Tengo para mí que Enrique Ponce es el torero más completo que he visto en mis 40 años de aficionado. Sobrio y elegante en los ruedos, ese era el aire que daba a sus faenas. La sobriedad no excluye el buen gusto, que lo tenía, y la elegancia no es necesariamente lo mismo que la pureza. Ese ha sido el reproche principal a lo largo de su carrera, en la que el arrebato no ha tenido hueco en sus faenas y la enjundia no siempre es un componente fundamental. Ponce ha mantenido un toreo plásticamente bello, sin contorsiones. Ha recorrido todo el escalafón de ganaderías, en todo tipo de plazas de toros. No ha sido acusado de vetos absurdos, ni falsas competencias comerciales y ha protagonizado una larga carrera sin estridencias, escándalos, broncas, ni malquistarse con sectores importantes de la afición. Sin protagonizar una imagen social como Antoñete del resurgir de las corridas de toros en los 80, ni ser un ídolo integrista como César Rincón en los 90, ni un mesías hermético como José To

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz