Ir al contenido principal

EL APUNTE DE LA BENEFICENCIA: A PUNTO DE CARAMELO

La decisión de Fandiño recorrió la plaza en la faena al quinto toro de la áspera corrida de Alcurrucén. Codicioso, el toro punteaba la muleta y Fandiño imprimía al trasteo un sello de entrega excesivamente acelerada. Con la muleta en la izquierda, instrumentó una serie más templada, más armónica, más acorde con las esperanzas del público.

Fandiño al natural

Sale Fandiño de la serie con la plaza expectante, a punto de caramelo si se permite la metáfora culinaria tan de moda actualmente, hay que acabar la faena en alto para dejar una obra bien construida, el pitón izquierdo parece el idóneo para rematar con una serie o dos buenos naturales sólo, incluso uno bien macizo y un remate acorde, y, de repente el torero se cambia la muleta de mano, cita al toro por el pitón derecho, este se muestra renuente en la embestida y lo que podía ser un final de triunfo se desinfla. Acaba con las célebres bernardinas con las que nos castigan todos los días unos u otros, y se entrega matando al toro en la cara, sin cruzarse, arriesgando lo que no arriesgó en la fallida última serie.

Las evitables bernardinas

El Juli al que muchos le achacan la culpa de muchos de los males que tiene actualmente la tauromaquia, probablemente con razón, tuvo una actuación muy protestada con su primero, un cinqueño con aspecto de novillote y dócil deambular y otra basta, fea y sin conseguir resolver los pequeños problemas que planteaba el toro en el cuarto. Talavante estaba en el día del no.

Despedida del palco


Como siempre en los últimos años, la corrida de la Beneficencia defraudó las expectativas que se crean artificialmente en torno a ella, aunque mantuvo el interés de visualizar la despedida del inquilino del palco real, quien siempre ha demostrado su apoyo a la tauromaquia.

Fotos de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de