Ir al contenido principal

EMOCION Y BELLEZA

La emoción en el toreo surge cuando el torero define su sitio frente al toro y no lo abandona tras cada una de sus embestidas. La belleza cuando el sitio del torero está en el viaje del toro, por lo que cada pase en el que ocurre, el toro debe desviar su viaje sin ser despedido del sitio del torero.
 
Paco Ureña
 
Por eso las faenas de Paco Ureña frente a los toros de El Torero fueron emocionantes. El torero fijó su sitio y obligó al toro a seguir el viaje que marcaba su muleta alrededor del torero y sin despedir nunca al toro, notablemente en la segunda serie de derechazos al sexto toro, el noble Ojibello.
 
 
 
No sólo esta segunda serie, que fue un monumento de la voluntad y el valor del torero, un ejemplo de la emoción en el toreo. Toda la faena a Ojibello estuvo marcada por la voluntad del torero de no ceder su sitio al toro, sino obligarle a seguir la voluntad del torero. Más ceñidos los derechazos en los que el toro iba acortando la embestida hasta el pase de pecho obligado y menos los naturales en los que el toro salía más suelto, pero todos ellos con la emoción del dominio del torero. La faena fue rematada con una estocada, al segundo viaje, a la que se tiró con todo, menos con técnica, pero con la firme voluntad de no perder el triunfo.
 
El tercer toro, menos noble y por tanto, más emocionante, fue un aviso premonitorio del sitio y la voluntad del torero. Nunca se movió Ureña de su sitio, aun cuando el toro con inciertos viajes se vencía hacia el torero especialmente en los naturales. Nunca abandonó su sitio el torero y en un derechazo, segundo de tanda, surgió la belleza al entrar el torero en el viaje del toro y obligarle a desplazarse a su alrededor soltándole detrás de su cadera. Un pase sublime en una faena llena de emoción.
Ojibello-50, cinqueño de El Torero
 
En una corrida noble y con pitones de El Torero, que se dio bajo la lluvia, con el público aguantando con sus paraguas y chubasqueros, Escribano nos volvió a regalar su arriesgado par al quiebro en tablas y Fandiño no consigue coger aire para rememorar su valeroso pasado.
 Manuel Escribano
 
Las faenas de Ureña marcan un listón muy alto para las próximas visitas de las figuras de cartel, pues sirven para reafirmar que la emoción en los toros aparece como consecuencia de la decisión del torero, que no renuncia a imponer su voluntad al toro.
 
 
Paco Ureña
 
El público bajo la lluvia en la meseta de toriles
 
Rafael Agudo, picando al toro Orejuelo lidiado en segundo lugar
 
El bello Gladiador, remiendo de Torrealta, lidiado en quinto lugar
 
Fotos de Andrew Moore
Publicado en Opinión y Toros


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

TOREÓ COMO DICEN QUE NO SE PUEDE TOREAR. HOMENAJE A FERNANDO ROBLEÑO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Fernando Robleño es un torero para aficionados y  ha firmado en Madrid con el toro Camionero de José Escolar el 18 de septiembre, una faena con riesgo y belleza, pureza y enjundia, para muchos de los que la vieron, la mejor faena de la temporada ante poco más de 3.000 espectadores (5.658 según las cuentas de la empresa, que incluyen todos los abonados de temporada asistan o no). Homenaje de la Tertulia de Jordán a Fernando Robleño La Tertulia de Jordán hemos invitado, por segunda vez, a Fernando Robleño como homenaje a dicha faena y a su trayectoria. Sus anhelos, decepciones, ilusiones, esperanzas y temores ya los desgranó en enero de 2019, 47ª Tertulia de Jordán , cuando esperaba que su gran faena al toro Navarro de Valdellán, le abriera puertas que han estado tradicionalmente cerradas para él. La temporada 2019 sólo le trajo más contratos en Las Ventas, donde se anunció hasta 5 tardes, además de su inclusión en Pamplona. Tras la pandemia cesó la repercusión de la faena. Robleño c

LA FÁBRICA DE REDECILLAS. ISABEL LIPPERHEIDE EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Isabel Lipperheide mantiene una gran herencia taurina, la de su madre Dolores Aguirre a quien acompañó desde la compra de su ganadería y que dirige desde su fallecimiento en 2013. Una ganadería singular por su origen, Atanasio y Conde de la Corte, por su comportamiento encastado y duro y por la valoración de muchos aficionados deseosos de verla en plazas de importancia. Habitual en Madrid, Pamplona, Bilbao y las plazas toristas francesas, este año está anunciada en Ceret y Bilbao. Una ganadería mediana que tiene 180 vacas lo que le da para lidiar poco más de 50 machos de diferentes edades cada año, antes de la pandemia, claro.  Isabel Lipperheide en la Tertulia de Jordán Tiene la ganadera una mirada inquieta en un semblante amable en el que predomina la atención, incluso la reflexión, que no se ve perturbada por sus movimientos pues apenas gesticula al hablar. Sabe lo que quiere de su ganadería y lo busca sin componendas: Toros duros, que embistan sin plegarse a la colaboración y que