Ir al contenido principal

ESCRIBIR PARA COMPRENDER

Hay una superabundancia de aficionados escribiendo acerca de los toros y me temo que hay muchos menos leyendo. Sólo en Opinión y Toros, el portal que acoge mis apuntes desde su creación hace ya más de 10 años, somos 8 ó 10 los que, en San Isidro, dejamos nuestro granito de opinión, empezando por su director y acabando en mis apuntes. Con otros portales de aficionados y los blogs en internet, en español y francés, pasamos fácilmente de los 50. En Twitter y Facebook hay centenares de aficionados escribiendo sus impresiones.


Eso sin contar los que cobran por escribir en la prensa impresa, las infrecuentes radios y televisiones, las agencias y los portales taurinos oficiales u oficialistas, más los gabinetes de comunicación, por frugales que algunos sean, de ganaderos, toreros y empresarios. Todo ello en un momento en que las corridas de toros están en un bajón en la aceptación popular e incluso hay opiniones de destacados empresarios pesimistas sobre el futuro, así como intentos de poner la zancadilla, cuando no abolirlas, desde los propios programas políticos, que ya tiene mérito que la prohibición de las corridas de toros pueda ser un reclamo electoral.


El impulso de escribir de toros, existe y su costumbre se dispara. Como supongo que todos los que escriben tienen claro que su aportación no va a influir en el desarrollo de la tauromaquia, salvo como la pequeña parte de una ola de opinión, y eso en el caso de acertar en el diagnóstico de los males y la predicción del futuro, se me ocurre que debe haber otra razón que nos impulsa a escribir y creo que sencillamente es comprender mejor.


Se escribe para comprender, para ordenar las ideas propias, para enfrentarse con la realidad de aquel natural que no te enteraste y que todo el mundo apunta, o con ese toro que te pareció bravo y muchos dicen que no pasó de pastueño. Escribir no deja de ser un ejercicio de humildad, un grito de tu afición, desnudarse ante los demás exponiendo tu criterio, tu opinión concreta, tus errores públicos, tus aciertos secretos. Nadie te dirá, salvo que alcances una gran notoriedad, que te equivocaste al apreciar el juego de un toro o el valor de un torero, mucho menos que definiste con claridad una situación complicada o que supiste ver un toro que se mostró muy cambiante o la decisión de un torero que finalmente no acertó con su faena.


No puedes por menos que escribir el interés de una corrida correosa o el gusto de un torero ante un toro que jamás se entregó y no puedes contenerte sin escribir cuando un torero te hizo rozar el cielo con las manos o un toro se abalanzó sobre el caballo con alegría y poder.


Aunque sepas que tienes que mandar tu escrito a tus amigos para que te lean o no te interesen los cientos (o incluso miles) de lectores que desconoces y que averiguas que se han conectado a tu blog desde países exóticos, tienes que escribir para alcanzar a entender cabalmente la belleza, para disfrutar de nuevo de la emoción, para comprender aquellos comportamientos que no acabas de definir correctamente.



Escribimos porque amamos las corridas de toros y queremos mantenerlas en nuestro corazón, en nuestra memoria. Comprender es amar y escribimos, como vivimos, para amar.

Publicado en www.opinionytoros.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de