Ir al contenido principal

FRANCIS WOLFF: LA EMOCIÓN ES LO SINGULAR DE LA CORRIDA DE TOROS

“Filosofía de las corridas de toros” es un texto fundamental para entender y defender la corrida de toros, así como el divulgado “50 razones para defender la corrida de toros”, su autor Francis Wolff, catedrático de Filosofía en la École Normal Supérieure de Paris, expuso en la Tertulia de Jordán sus líneas principales con argumentos sencillos de expresión y complejos de contenidos.

Francis Wolff en la Tertulia de Jordán

Distingue entre Tauromaquia, concepto global que se dio en muchos países del Mediterráneo, y corrida de toros, que constituye una de sus expresiones. Esta modalidad nació en España y se extendió a otros países, que la han enriquecido con sus aportaciones.


Pese a su larga tradición, las corridas de toros son un espectáculo moderno. Rebosan de argumentos para su defensa, pero el problema es de imagen, de la necesidad de conseguir que los argumentos salgan del círculo de los aficionados a los toros y lleguen a la sociedad. Distingue Francis Wolff entre ecologistas y animalistas y estima que los aficionados coinciden con los ecologistas como defensores de los ecosistemas, del equilibrio de las especies y la defensa de las especies amenazadas, mientras que se enfrentan con los animalistas preocupados por el bien o el mal que se hace a cada animal individual. Comenta que está creciendo una tendencia, que llama anti-especie, que valora que se debe defender la vida en cada animal, sea cual sea su condición o utilidad para el hombre. Sin tener en cuenta los distintos contratos que ha firmado el hombre con los animales: mascotas, domésticos o salvajes. El toro estaría en una posición difícil de definir entre los domésticos y salvajes.


La emoción marca la singularidad de la corrida de toros, el combate entre la bravura del toro y el poder sereno de la inteligencia del torero.

Francis Wolff

No sólo la defensa de la corrida de toros ocupa su labor, la ética del torero, una ética del ser y no del acto, el concepto del toreo como una fusión de ética, técnica y estética. La definición del arte en el toreo, no en las corridas de toros, matiza, sino en el quehacer del torero, que crea un arte contemporáneo con cánones clásicos, pone la discusión en el concepto del arte y no en la adecuación del toreo al mismo, son algunos de los temas que salieron en la tertulia.




Todo ello aderezado con humor, el mismo que rebosa en el prólogo a su libro escrito como un presunto diálogo de Sócrates con sus discípulos acerca de la corrida de toros. Esa presunta transcripción de un diálogo socrático, se compadece bien con el aspecto físico de Francis Wolff, que recuerda al que conocemos de Platón, cuerpo poderoso, de anchas espaldas y amante de los placeres de la mesa.

Francis Wolff, Rafael Cabrera y Pepe Carlos Fernández-Villaverde


Parisino, llegó a los toros de casualidad y por curiosidad, en unas vacaciones de juventud, y mantiene desde entonces, hace ya más de 40 años, su abono en Nîmes. Su dedicación al estudio de las corridas de toros es sólo una pequeña parte de su trabajo y opina que se debe volcar el prestigio adquirido en la profesión en la defensa de las corridas de toros y no adquirir prestigio en la defensa de las mismas. En la actualidad, está inmerso en un proyecto para mostrar al gran público el porqué de las corridas de toros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MADRID ES LO MÁXIMO PARA UN GANADERO. RAFAEL FINAT, CONDE DE MAYALDE, EN LA TERTULIA DE JORDÁN

La maldita pandemia, que tantas personas ha herido y tantas cosas ha cambiado, nos hizo suspender la Tertulia de Jordán tras la del 25 de febrero de 2020 en la que fue nuestro invitado el empresario de Tauroemoción Alberto García. Con las precauciones debidas a lo incierto del desarrollo de la pandemia, el 15 de noviembre de 2021 volvemos a la carga, ocho años después de la primera Tertulia que se celebró el 13 de noviembre de 2013, día de la publicación de la aprobación de la Ley para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, precisamente con Juan Manuel Albendea, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados y gran impulsor de dicha ley. Rafael Finat, Conde de Mayalde, en la Tertulia de Jordán El invitado ha sido Rafael Finat, conde de Mayalde, propietario de la ganadería que fundó su abuelo hace más de 70 años. La ganadería que tuvo toros de encaste contreras , tras deshacerse de los coquillas con los que se formó originalmente, ha sido cruz

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

CARA Y CRUZ DE LA VUELTA A LAS VENTAS

Emilio de Justo y Juan Ortega han sido las caras de dos distintas monedas, cuyas cruces han recaído en Antonio Ferrera y El Juli. La decisión de Emilio de Justo con Farolero ha sido épica, como vibrante fue el toreo de Juan Ortega, quien posee un innegable talento dramático que convierte en un acontecimiento todo su toreo, aunque sólo se mostró en pinceladas sueltas. El intento de espectáculo de Ferrera quedó lastrado por los descastados albaserradas de Adolfo Martín y El Juli discurrió en sus faenas con monotonía insufrible desplegando su talento ante los toros que se lo permiten sin la menor emoción como su primero y cuando no se lo permiten, simplemente se retira, como en el cuarto toro de la corrida de su ganadería de cabecera. Emilio de Justo fue despedido con gritos de "torero, torero" De Justo salió aclamado por el público gracias a su decisión y claro, a su capacidad, de asentar los pies ante las embestidas a oleadas de Farolero-90 de Domingo Hernández, un toro de