Ir al contenido principal

EL APUNTE DEL 28 DE MAYO. RECORDANDO A BASTONITO


En el vigésimo aniversario de la lidia y muerte de Bastonito por César Rincón a sangre y fuego el 7 de junio de 1994, la ganadería de Baltasar Ibán trajo una encastada corrida a Madrid.

El más cuajado y de mayor trapío, Tomillero, castaño, cinqueño y de 507 Kg, con frondosos pitones de gruesa mazorca, le correspondió al matador colombiano Luis Bolívar. Tras sufrir castigo en sólo dos entradas al caballo desde el que Luis Miguel Leiro le apretó en dos puyazos muy traseros, sin darle oportunidad de enseñar cabalmente su bravura, Bolívar se hizo cargo del toro en una faena exenta de dramatismo, en la que nunca le volvió la cara, ni apagó la expresión de la bravura del animal, pero no consiguió redondear una faena acorde con la calidad y seriedad de su embestida.

Tomillero de Baltasar Ibán

Cuando sale un animal bravo y encastado, hay una tendencia a considerar que las faenas están por debajo de las posibilidades del animal y por encima de las capacidades del torero y posiblemente sea así, pero estar a la altura de una embestida, brava, encastada y fuerte está sólo al alcance de los elegidos por la gloria, sin que por ello debamos despreciar el esfuerzo de los matadores que no optan por tapar la casta a base de tundirle en el caballo y recortarle la embestida con la muleta.

Luis Bolívar con Tomillero

Bolívar hizo el esfuerzo de torear un animal bravo sin recurrir a tapar sus virtudes y eso debemos celebrarlo, como debemos celebrar el conjunto de la corrida, que sin ser de alto voltaje, trajo la frescura de la casta y de los toreros que no le vuelven la cara.
Fernando Robleño con Camarito, el bravo primero
Fotos de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas
Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=47069 con fotografía de Muriel Feiner

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JULI DA EL TOPE DE SU TOREO EN MADRID

El Juli dio la medida del tope de su toreo con el quinto de La Quinta. Un toro que nunca se negó a embestir, si bien nunca fue claro, una faena de consentir al toro, aguantarle y tirar con suavidad para conseguir que siguiera la muleta en largos naturales en redondo. Gañafote-47 el toro de La Quinta con el que triunfó El Juli en Madrid, bien picado en dos varas por Barroso La mayoría de las grandes faenas de los toreros que no son de los denominados artistas se han hecho con toros ásperos, pues ahí es donde brillan sus cualidades. Eso no es ninguna novedad, la novedad es que lo hiciera El Juli quien siempre en Madrid se ha contentado con anunciarse con toros sin interés y cuando le ha salido un toro díscolo ha tirado por la calle del medio del dominio sin rematar con prestancia. Lo importante no es solo la colocación,  sino lo adecuado para tener el toro en la mano En su primer toro demostró que su toreo está falto de calidad expresiva para brillar con un toro noble. Con el toro si

TOREÓ COMO DICEN QUE NO SE PUEDE TOREAR. HOMENAJE A FERNANDO ROBLEÑO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Fernando Robleño es un torero para aficionados y  ha firmado en Madrid con el toro Camionero de José Escolar el 18 de septiembre, una faena con riesgo y belleza, pureza y enjundia, para muchos de los que la vieron, la mejor faena de la temporada ante poco más de 3.000 espectadores (5.658 según las cuentas de la empresa, que incluyen todos los abonados de temporada asistan o no). Homenaje de la Tertulia de Jordán a Fernando Robleño La Tertulia de Jordán hemos invitado, por segunda vez, a Fernando Robleño como homenaje a dicha faena y a su trayectoria. Sus anhelos, decepciones, ilusiones, esperanzas y temores ya los desgranó en enero de 2019, 47ª Tertulia de Jordán , cuando esperaba que su gran faena al toro Navarro de Valdellán, le abriera puertas que han estado tradicionalmente cerradas para él. La temporada 2019 sólo le trajo más contratos en Las Ventas, donde se anunció hasta 5 tardes, además de su inclusión en Pamplona. Tras la pandemia cesó la repercusión de la faena. Robleño c

LA FÁBRICA DE REDECILLAS. ISABEL LIPPERHEIDE EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Isabel Lipperheide mantiene una gran herencia taurina, la de su madre Dolores Aguirre a quien acompañó desde la compra de su ganadería y que dirige desde su fallecimiento en 2013. Una ganadería singular por su origen, Atanasio y Conde de la Corte, por su comportamiento encastado y duro y por la valoración de muchos aficionados deseosos de verla en plazas de importancia. Habitual en Madrid, Pamplona, Bilbao y las plazas toristas francesas, este año está anunciada en Ceret y Bilbao. Una ganadería mediana que tiene 180 vacas lo que le da para lidiar poco más de 50 machos de diferentes edades cada año, antes de la pandemia, claro.  Isabel Lipperheide en la Tertulia de Jordán Tiene la ganadera una mirada inquieta en un semblante amable en el que predomina la atención, incluso la reflexión, que no se ve perturbada por sus movimientos pues apenas gesticula al hablar. Sabe lo que quiere de su ganadería y lo busca sin componendas: Toros duros, que embistan sin plegarse a la colaboración y que